Doctor se declara culpable de recetar medicamentos a pacientes adictas a cambio de sexo

Operaba en San Diego e intentaba enganchar a las víctimas a las pastillas, y una vez lo conseguía les exigía relacionas íntimas para proporcionárselas

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Doctor se declara culpable de recetar medicamentos a pacientes adictas a cambio de sexo
Naga Raja Thota ha sido acusado por unas 25 personas de haberles prescrito analgésicos adictivos sin necesidad.
Foto: Suministrada

Naga Raja Thota, un anestesista de 62 años de El Cajón, en el condado de San Diego, se ha declarado culpable de recetar analgésicos a pacientes que no los necesitaban por motivos médicos, según anunció la oficina del fiscal el miércoles.

Thota admitió también que lo hizo a cambio de mantener relaciones sexuales con al menos dos de sus pacientes, según afirma su alegato de culpabilidad.

El exdoctor tenía un centro de control del dolor en Navajo Road y se reconoció culpable de siete cargos por “reemplazar información”, prescribiendo ilegalmente medicamentos potencialmente adictivos a mujeres con las que luego mantuvo relaciones sexuales.

Admitió haber proveído 870 píldoras de oxicodona y 300 pastillas de hidrocodona a una mujer de 25 años nombrada solo con las iniciales J.S. en el año 2013, recetándolas incluso a nombre del padre, hermano y un amigo de la víctima para no atraer sospechas por prescribir una cantidad excesiva a una misma persona. Durante el año que duró su relación, tanto médico-paciente como sexual, le recetó medicamentos un total de 33 veces.

J.S. habló con la U.S. Drug Enforcement Administration (DEA) en diciembre de 2014, y les contó que Thota había sido poco profesional y se le había insinuado desde su primera visita, para después pedirle que salieran y enviarle mensajes de texto explícitos. Denunció también que había cambiado su prescripción a los medicamentos más adictivos, y que había ido aumentado la dosis progresivamente sin motivo.

Thota mantuvo relaciones sexuales con otras dos pacientes, ambas de entre solo 20 y 30 años. Una de ellas contó a los investigadores que le enviaba regalos caros tales como diamantes, perfume y un MacBook, y que incluso la llevaba en coche hasta las farmacias para que recogiera sus pastillas y le ofreció dinero cuando no tuvo suficiente para pagarlas.

La DEA llevaba ya años investigando a Thota antes de arrestarlo, el 31 de agosto de 2016. El 27 de mayo consiguieron una primera orden de registro de su centro médico, y el 1 de marzo de 2016 una segunda durante la cual encontraron más mensajes de texto explícitos entre Thota y una de sus pacientes, así como fotografías de otra víctima desnuda. También se entrevistaron con él el 4 de junio de 2015 y el 1 de diciembre de 2015, en presencia de su abogado.

Además, el registro de la Corte Superior de California recoge dos incidentes de mala práctica médica y un caso de negligencia profesional protagonizados por Thota en el condado de San Diego desde 2013.

Al menos 25 ppersonas han denunciado que Thota se les insinuó y les recetó medicamentos que no necesitaban. Dos de sus pacientes se volvieron adictas a la heroína por culpa suya (Foto: Twitter/@got_pills)
Al menos 25 ppersonas han denunciado que Thota se les insinuó y les recetó medicamentos que no necesitaban. Dos de sus pacientes se volvieron adictas a la heroína por culpa suya (Foto: Twitter/@got_pills)

Después de su arresto, más de dos docenas de pacientes, siempre mujeres jóvenes, denunciaron que había intentado flirtear con ellas, las había acosado sexualmente o, incluso, les había ofrecido dinero a cambio de sexo.

En la denuncia federal presentada contra Thota, los investigadores afirman que dos de las tres mujeres a las que recetó medicación innecesaria y con las que desarrolló una relación sexual se volvieran adictas a la heroína por su culpa. Y, acusa la demanda, esa había sido desde el principio la intención del médico, que quería que desarrollaran la adicción para pedirles sexo a cambio de nuevas prescripciones.

El acusado abusó de su poder para prescribir y explotó la desesperación de sus pacientes adictas a los opioides en un momento en el que el abuso y las sobredosis están en niveles críticos“, sentenció la fiscal Laura Duffy.

Irónicamente, el Los Angeles Times le entrevistó en 2012 junto a otros anastesistas sobre la responsabilidad que recaía sobre él a la hora de prescribir medicamentos potencialmente adictivos y peligrosos. En el artículo, el Times revela que entre 2005 y 2012 al menos 15 personas murieron como consecuencia de sufrir una sobredosis con medicamentos que Thota les había recetado.

En la entrevista Thota dijo que prescribir analgésicos era “jugar con fuego” y aseguró que era honesto y directo a la hora de informar a los pacientes de los riesgos de estos medicamentos. Afirmó también que recibía con los brazos abiertos el reto de cuidar de los pacientes que habían desarrollado una adicción – en sus propias palabras, “Alguien tiene que cuidar de esa gente, y yo soy el elegido”.

La licencia médica de Thota fue revocada cautelarmente en marzo, y suspendida definitivamente en septiembre. Recibirá sentencia el día 21 y podría ser condenado a 20 años de prisión y pagar una fianza de $1 millón.

Te recomendamos