California podría endurecer las medidas para conservar agua

Los legisladores proponen más severidad con las ciudades y hacer permanentes las políticas de ahorro

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

California podría endurecer las medidas para conservar agua
Ahorrar podría convertirse en la normalidad para los californianos, ya que la interminable sequía evidencia la realidad del cambio climático.
Foto: Getty Images

En una serie de propuestas compartidas el miércoles, las autoridades estatales de California plantean la necesidad de endurecer la regulación para que el ahorro de agua se convierta en una constante.

Una de las medidas que proponen sería exigir a los distritos de agua urbanos que quieran evadir los mandatos de la agencia de conservación que demuestren que tienen disponibles reservas suficientes como para abastecer a la población durante cinco años, frente a los tres que se requieren actualmente.

Las autoridades de conservación de agua habían expresado su preocupación por la caída en el porcentaje de agua ahorrado por los californianos desde que el Gobernador Jerry Brown terminó la ordenanza que hacía obligatorio el ahorro, y no descartaban que en el futuro volviera a implementarse.

“Las normas actuales con claramente inadecuadas”, dijo Max Gomberg, gerente de clima y conservación en la Junta de Control de los Recursos Hídricos del Estado.

Bajo el título de “Haciendo de la conservación de agua una forma de vida en California“, las medidas han sido redactadas por una serie de agencias estatales como el Department of Water Resources, California Energy Commission, Public Utilities Commission and Department of Food & Agriculture.

Proponen legislaciones que sean a largo plazo, e incluyen la prohibición permanente de acciones particularmente despilfarradoras como lavar el coche con una manguera sin boquilla de cierre o regar los jardines justo después de que haya llovido. Los distritos también deberán enfocarse en arreglar las fugas que llevan a la pérdida de hasta el 10% del agua procesada.

También la creación de límites personalizados al uso del agua para los distritos urbanos, para que cada ciudad tenga más o menos recursos en función de sus necesidades. Los distritos de agua urbanos tendrían hasta 2025 para implementar y cumplir los estándares establecidos para cada uno.

Es una respuesta, dicen los legisladores, a los ya seis años consecutivos de sequía, que sigue preocupando a las tres cuartas partes del estado. Además, pronostican que habrá más sequías y que incluso podrían ser más severas, atendiendo a estudios como el que vaticinaba que el banco de nieve de las montañas de Sierra Nevada podría reducirse a la mitad para finales de siglo.

Algunos críticos de las medidas señalan que se centran solo en las áreas urbanas y no exigen medidas de ahorro a los granjeros, responsables del uso del 80% de agua que consumen las personas en California. La industria agrícola del Estado Dorado se estima en $47 billones y es la más importante del país, responsable del cultivo de casi la mitad de las frutas, verduras y frutos secos producidos en los Estados Unidos.

Gomberg, sin enbargo, replicó que las medidas no se limitan solo a las ciudades y que por ejemplo la mayor parte de los distritos de irrigación agrícola estarán obligados a redactar planes detallados sobre cómo piensan volverse más eficientes, y aquellos que no lo hagan se enfrentarán a altas multas.

Las agencias esperan ahora la respuesta del público, y en enero procederán a estudiar las vías para hacer efectivas las propuestas. Algunas requerirán que se lleven a cabo acciones por parte de la legislatura, otras podrán implementarse solo a través de la administración.

Felicia Marcus, jefa de la Junta de Control de los Recursos Hídricos del Estado, dijo que con este nuevo modelo se busca evolucionar hacia la sostenibilidad y hacer a California cada vez más eficiente a un ritmo razonable, en lugar de responder solo cuando se produce una crisis.

Estamos intentando ser inteligentes de cara al futuro“, afirmó. “Es un gran cambio de mentalidad“.

El estado se esfuerza así en hacer la conservación del agua una nueva normalidad y parte de la vida de los californianos, atendiendo a la realidad de un clima que está cambiando.

Te recomendamos