¿Cómo retomar el peso y las curvas después de un parto?

Instructora de fitness habla sobre las rutinas de ejercicios y alimentación que ayudan a volver lo más pronto posible al peso normal después de dar a luz

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

¿Cómo retomar el peso y las curvas después de un parto?
La instructora de fitness Ángela Correa Goes (primera a la izq.) encontró en el ejercicio que combina los aeróbicos con el baile, la mejor rutina para regresar al peso regular después de dar a luz.
Foto: Patricia Prieto/La Opinión

Ser madre es uno de los roles más deseados por la mayoría de las mujeres, pero a la vez uno de los más temidos para aquellas que gustan mantener su peso a raya y una figura bien tonificada.

“Es algo difícil, pero no es imposible retomar el peso que uno tenía. Necesitas mucha disciplina y comer muy bien tanto para ti como para el bebé que estás lactando”, dice Fernanda Calvo, una madre primeriza oriunda de Argentina, quien después del nacimiento de su primogénita (hoy de 2 meses de edad) desea regresar cuanto antes a su peso normal.

Lo mismo opina Ángela Correa Goes, otra madre primeriza, quien para retomar su peso regular decidió crear la rutina de ejercicios BabyRoo Fitness, que mezcla movimientos de las clases de zumba y aeróbicos e incluye al bebé (que la mamá carga en su canguro), quien disfruta de la música y de cada movimiento que la madre ejecuta o se queda dormido.

“Las madres que pierden el peso de inmediato están dentro de un grupo muy reducido”, señala Correa Goes, originaria de Colombia e instructora de fitness de profesión, en el área de San Marino, California. “La mayoría de las mujeres toman por lo menos un año para regresar al peso y la tonificación corporal que se tenía antes del embarazo. Mi bebé tiene hoy nueve meses y yo ya casi estoy en el peso de antes [130 libras] gracias al amamantamiento, mi buena alimentación y el ejercicio que hago 2 a 3 veces por semana”.

Buena alimentación, la base

Una alimentación equilibrada es importante para la buena salud de toda persona y, en particular, para la mujer embarazada o que está amamantando, ya que regularmente siente mucha hambre debido a que las vitaminas y demás nutrientes que ingiere se reparten en dos: entre ella y su bebé.

Es por ello, que la madre lactante que hace ejercicio debe incrementar aún más la ingesta de proteínas y carbohidratos que la que no lo hace. Y, para evitar sentir hambre a cada rato, debe comer alimentos de calidad en menos cantidad, pero con mayor frecuencia.

Por lo general, a la mujer lactante se le recomienda ingerir unas 500 calorías más que las mamás que no están amamantando. Esto quiere decir que debe consumir entre 2,000 y 2,500 calorías diarias.

“Tomar muchos líquidos es también muy importante”, resalta Correa Goes. “Tomar líquidos para satisfacer la sed es suficiente para la mayoría de las madres (…) Mi mensaje para todas las mamis es que coman cuando tengan hambre y beban agua cuando tengan sed”.

El ejercicio durante la etapa del postparto es beneficioso para la madre; sin embargo, antes de hacerlo, es importante consultar con el médico de cabecera si se puede o no hacer, ya que todo depende del estado de salud particular de cada persona.
El ejercicio durante la etapa del postparto es beneficioso para la madre; sin embargo, antes de hacerlo, es importante consultar con el médico de cabecera si se puede o no hacer, ya que todo depende del estado de salud particular de cada persona./Patricia Prieto/La Opinión

El ejercicio después de un parto

Desde que el médico no lo prohíba o exista una condición médica que lo impida, toda mujer que se encuentra en la etapa del postparto puede seguir una rutina de ejercicios de poco impacto, pero efectiva para retomar su peso y tonificación corporal.

“Los médicos recomiendan que se realice una evaluación clínica completa para asegurarse que la mamá no tenga una razón médica para evitar el ejercicio”, señala la instructora de fitness. “La actividad física regular en todas las fases de la vida, incluyendo el embarazo, promueve los beneficios para la salud”.

Entre esos beneficios se encuentran: mejora la condición cardiovascular y muscular; mejora la tensión arterial y protege frente a la diabetes; previene el incremento de peso; promueve a buena postura que evita el dolor de espalda y de las articulaciones; incrementa el bienestar psicológico y emocional, reduce el tiempo de recuperación del postparto e incrementa la eficiencia cardiorespiratoria y energética.

Rutinas que funcionan

Basándose en su experiencia personal, Correa Goes sostiene que a ella le ha funcionado seguir estas rutinas:

– BabyRoo cardio-danza, que ella misma creó y comparte con otras mujeres a través de sus clases

– Senderismo o caminatas

– Pilates o yoga

– Ciclismo

– Tonificación con peso, pero con mucha repetición

Para que estas rutinas de ejercicio funcionen, se recomienda hacerlas de 2 a 3 veces por semana y con constancia.

Cabe recordar que antes de empezar cualquier rutina de ejercicio hay que consultar con el médico de cabecera, más si se ha dado a luz y durante el proceso de la gestación los músculos principales abdominales se separaron (un problema común). En cada caso particular, será el ginecólogo, obstetra u médico familiar quien indicará cuándo es apropiado empezar una rutina de ejercicio.

Te recomendamos