Con el retraso en las cortes, aumenta disparidad en resultados de asilo

Lograr una decisión favorable en un caso de asilo al parecer tiene más que ver con qué juez le toca que con los méritos del caso. Las disparidades en decisiones dependiendo del magistrado han aumentado en los últimos años, con los retrasos en las cortes.

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Con el retraso en las cortes, aumenta disparidad en resultados de asilo
Los tribunales de inmigración, dependientes del Departamento de Justicia y del EIOR (oficina ejecutiva de inmigración) se ocupan de casos de asilo y deportación. Hay medio millón de casos en el sistema en este momento y graves retrasos en los procesos en general.

Un migrante que pide asilo a un tribunal en los Estados Unidos se enfrentar a una verdadera ruleta rusa, en la que el resultado de su caso depende no solamente de los méritos que tiene el mismo sino de qué juez le toca, según un análisis de los casos dado a conocer este lunes.

La disparidad entre los resultados ante unos jueces y otros no es nueva, pero según los analistas de datos de TRAC, Transactional Records Access Clearinhouse de la Universidad de Syracuse, New York, la diferencia se ha vuelto más extrema durante los últimos seis años, en el mismo período que han aumentado notablemente los retrasos y cuellos de botella de casos en el sistema.

“El promedio de la disparidad en decisiones dependiendo del juez empeoró en 27% durante estos años” establece el reporte de TRAC, dado a conocer este lunes.

En 2006, TRAC hizo un análisis similar y el gobierno estadounidense también hizo un seguimiento al respecto, por medio de un estudio de la GAO, Oficina de Responsabilidad Federal. Ambos encontraron una tendencia similar que en ese momento resultó alarmante.

Como resultado, el entonces procurador general de la nación Alberto González ordenó evaluaciones anuales del desempeño de los jueces y pruebas de competencia, aunque no se mencionó como se implementaría tal directiva o si se tomaría algún tipo de acción disciplinaria si se hallaban fallos en el desempeño de algunos jueces.

De hecho, la conclusión del estudio realizado hace diez años fue que la disparidad no parece tener que ver tanto con el juez mismo sino con el sistema en sí, y apunta a la necesidad de reformas de entrenamiento, estandares más firmes a la hora de tomar decisiones y un reforzamiento de la necesidad de ceñirse no sólo a casos individuales sino a los precedentes legales que existen.

La situación mejoró un poco entre los años 2008 y 2010, cuando se tomaron medidas al respecto pero volvió a caer en declive a partir de entonces.

En el siguiente gráfico se ve como han crecido las disparidades desde 2006 en las mismas cortes de inmigración. Esto no depende del número ni tipo de casos, ya que se analizaron las tasas de aprobación tomando en cuenta que cada juez recibe una diversidad de tipos de casos de asilo.

figure2

Por ejemplo, en la corte de Newark, NY, había, en 2006, una diferencia de 32% entre las disposiciones de casos de asilo dependiendo del juez. Esa disparidad ahora es de 82%. En Los Angeles aumentó de 47.2 a 75.3%. En Nueva York, sin embargo, descendió ligeramente de 63.7% a 56.8%.   Este porcentaje refleja la diferencia entre la tasa de rechazo de casos de asilo para el juez con la tasa más baja y el juez con la tasa más alta. 

No esta claro a qué se debe la vuelta atrás, pero el nuevo aumento en la disparidad coincide con un aumento de los casos en el “cuello de botella” o en espera de resolución y la presión administrativa para resolverlos.

“El retraso en casos ha aumentado las presiones sobre los tribunales migratorios para acelerar los procesos”, explica el reporte. “No sería sorprendente si la presión sobre los jueces resulta en menos tiempo para profundizar en la eviencia, menos capacidad de entrenamiento y otras limitaciones”.

Las diferencias halladas por el nuevo análisis son bastante extremas. A continuación un gráfico que refleja el porcentaje de casos negados en varias de las cortes más grandes del país.

graficos

Por ejemplo, en la corte de inmigración de San Francisco, la probabilidad de ganar un caso de asilo varía de 15.3% a un 97.7%. Es decir, hay jueces que sólo aprueban 15 de cada 100 casos y hay otros jueces que los aprueban casi todos.

Uno de los lugares aparentemente más difíciles para obtener asilo es Nueva York, donde hay jueces que lo otorgan en sólo 2.2% de los casos y otros hasta un 59%. Nueva York tiene 31 jueces que realizan un total de 37,970 decisiones de asilo cada año.

Las cortes donde se vio un aumento más fuerte en la disparidad dependiendo del juez fueron Newark, San Francisco, Los Angeles, San Antonio, Arlintgon, Baltimore, San Diego, Chicago y Boston.

 

Te recomendamos