Sábado 21 de Enero 2017

Editorial: Dreamers en compás de espera

El futuro de los jóvenes Dreamers, que fueron traídos como menores de edad a Estados Unidos por sus padres indocumentados, es especialmente preocupante con el próximo arribo de la presidencia de Donald Trump.

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Editorial: Dreamers en compás de espera
Foto: Aurelia Ventura / La Opinion

La situación se va a complicar para todos los indocumentados después de una campaña política que los usó para asustar a los votantes. Pero los Dreamers están especialmente expuestos por haber dado su información personal al gobierno federal y porque Trump ha hecho una de sus prioridades la eliminación de DACA, la orden ejecutiva del presidente Obama que los protege de la deportación.

En la actualidad la única manera de asegurar la protección de estos jóvenes es que Obama otorgue a estas 750,000 personas un perdón presidencial antes de retirarse. Es imprescindible que el mandatario tome esta acción.

Un panorama tiene que ser muy malo para que la incertidumbre sea un perspectiva positiva. Esa es la realidad ante la reciente declaración del presidente electo en la que dice que “hay que hacer algo” por los Dreamers y que “humanitariamente es una situación muy dura”.

Las palabras sin acciones no valen nada. Pero es un cambio el que Trump reconozca la complejidad del caso de los Dreamers, como el que haya también haya aceptado en la misma entrevista que se necesitan trabajadores extranjeros. Una declaración impensable durante la campaña.

En el caso de Trump no está claro el significado y alcance de estos comentarios. De lo que no cabe duda es el esfuerzo bipartidista que se realiza en el Senado, encabezado por el republicano Lindsey Graham y el demócrata Dick Durbin, para tener listo un proyecto de ley que evite la deportación de los Dreamers, hasta que haya alguna ley de inmigración que contemple su situación. Los senadores republicanos por Arizona Jeff Flake y John McCain también respaldan la medida.

Es positivo el interés entre algunos legisladores republicanos de buscar un camino humanitario para quienes no tienen responsabilidad alguna de ser indocumentados. Eso no quiere decir que la Cámara de Baja apruebe una medida de este tipo, seguramente la bloqueará como lo hizo con la reforma migratoria en la pasada sesión del Congreso.

Esto muestra que la inmigración permanece como un tema que divide profundamente a los republicanos, incluso después de la campaña. Por eso no se puede contar con lo que ocurra en el Senado. Por eso es más importante que nunca que el presidente Obama actúe con su perdón.

Te recomendamos