Estación científica en el Polo Sur se traslada porque se raja el hielo

La estación de investigación de los polos British Antarctic Survey tiene un problema: una grieta enorme en la capa de hielo de la Antártida Oriental

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Estación científica en el Polo Sur se traslada porque se raja el hielo
La estación científica fue diseñada para que pudiera trasladarse.
Foto: British Antarctic Survey

El traslado de la estación científica perteneciente al British Antarctic Survey ya comenzó, con la llegada del verano al hemisferio austral. para evitar que quede a la deriva si continúa ampliándose una gran grieta existente en el hielo.

Inactiva durante unos 35 años, la grieta en la zona de la estación científica comenzó a crecer en 2012. Hoy en día, amenaza con escindir toda la plataforma de hielo que soporta la estación de investigación Halley VI. Y así, Halley VI será trasladada fuera de peligro.

“Si [la grieta] continúa moviéndose y el hielo se rompe, la estación estaría en el lado equivocado de la grieta”, dijo Athena Dinar, portavoz del British Antarctic Survey, cuando se le preguntó por qué se está moviendo la estación meteorológica 14 millas (23 kilómetros) tierra adentro. Si La Grieta se ignora, Halley VI podría terminar a la deriva en el mar.

El
El mapa muestra la ubicación actual de Halley VI, su ubicación futura, y la fisura llamada La Grieta (Chasm 1 en inglés). Imagen: British Antarctic Survey

Instalada en 2012 para estudiar el clima espacial extremo y el ozono, Halley VI se encuentra en la plataforma de hielo Brunt, de 150 metros de espesor, una región dinámica de la capa de hielo del Antártico Este que fluye hacia el mar a aproximadamente 0,25 millas (0,4 km) por año.

MÁS NOTICIAS CURIOSAS

Aquí, y en otros lugares a lo largo de los márgenes de la Antártida, la lenta migración de los glaciares empuja las estanterías de hielo sobre el océano abierto, un poco como un tablón de buceo que se despliega sobre una piscina. Eventualmente, una acumulación de tensión hace que estos estantes de hielo se rompan y formen icebergs.

Afortunadamente, el British Antarctic Survey conocía los peligros de la grieta cuando instaló Halley VI, la última en una larga línea de estaciones de investigación antártica que llevó al descubrimiento del agujero de ozono. En consecuencia, Halley VI fue diseñado para ser móvil.

Cada uno de los ocho módulos de la estación puede ser desacoplado de sus vecinos y remolcado a través del hielo en los tractores, que es exactamente lo que está sucediendo ahora que la Antártida está emergiendo de meses de la oscuridad hivernal.

Se espera que el proceso de traslado de la estación dure tres años.

Con información de British Antarctic Survey

Te recomendamos