Jueves 19 de Enero 2017

Hombre se declara culpable de extorsionar negocios en Riverside

Culpable de 143 felonías: extorsión, intento de extorsión, hurto mayor, intento de hurto y abuso financiero a ancianos

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Hombre se declara culpable de extorsionar negocios en Riverside
El sospechoso es Rodolfo De Hoyos, de 56 años de edad.
Foto: Policía de Riverside

Un hombre se declaró culpable ante la corte superior del condado de Riverside de 143 felonías, que incluyen extorsión, intento de extorsión, hurto mayor, intento de hurto y abuso financiero a ancianos, entre otros.

Rodolfo De Hoyos, de 56 años de edad y residente de la ciudad de Menifee, tiene programado recibir sentencia el próximo 3 de febrero, según documentos de la corte. Además, tendrá que pagar una indemnización a los afectados tras declararse culpable de haber afectado a alrededor de 100 negocios de la región.

El acusado se hacía pasar como representante de la comunidad discapacitada de la zona y dejaba recados alegando que los negocios violaban las leyes que protegen a personas con limitaciones físicas, de acuerdo con reportes de una investigación liderada por el fiscal de distrito del condado de Riverside, Michael Hestrin.

“De Hoyos se identificaba como dueño de ADA Advocates and Consulting [Abogados y Consultores de la ley que protege a las personas con discapacidad]. Los negocios contactados aseguraron que [se les dijo] serían contactados de nuevo vía correos electrónicos, cartas, llamadas e incluso en persona”, indicó la policía de Riverside.

Acto seguido, De Hoyos demandaba un acuerdo económico y advertía que era para que los negocios se eviten gastos mayores. Advertía que los negocios podrían perder hasta $40,000 dólares en gastos legales, por lo que les pedía una cantidad para retirar los alegatos.

Según las autoridades, De Hoyos les pedía a los negocios entre $500 $10,000 para resolver el caso.  Se calcula que bajo esa amenaza llegó a colectar cerca de $140,000.

Un cateo a su casa de Wildomar dio a conocer que De Hoyos había hecho lo mismo con al menos 50 negocios adicionales, añadieron las autoridades.

Entre los locales afectados se encuentran compañías grandes como: American Inn & Suites, Kentucky Fried Chicken, Quality Nissan, De La Pena Eye Clinic, Walnut Grove Medical Center, America Best Value Inn, y Wendy’s, entre otros.

Entre los negocios familiares: TR Auto Body, CowGirl Café, Kendra Quiropractic, Linda’s Feed, Music Mike’s, Murrieta Valley Funeral Home, Tax Solutions, Tienda Tzulama, entre otros.

Leticia Joaquín, de 24 años de edad y propietaria de Tienda Tzulama, negocio que se especializa en botanas y artículos guatemaltecos con sede en Riverside, dijo a La Opinión que De Hoyos llegó al lugar demandando que se instalaran y se pintaran anuncios correspondientes a discapacitados y que se arreglara el baño para uso de los mismos.

Tienda Tzulama / Foto: Alejandro Cano
La tienda Tzulama es propiedad de Leticia Joaquín (Foto: Alejandro Cano/Especial para La Opinión)

Añadió que el hombre le dijo que la multa por ignorar las demandas saldría en $2,500 pero que si le daban la mitad podría retirar las quejas.

“Nosotros fuimos a comprar los anuncios y pintura, pintamos, arreglamos el baño y todo con temor a ser multados.  Gastamos en materiales en vano.  Nos pidió la mitad y nos dijo que regresaba luego, pero nunca regresó”, comentó Joaquín.  “Él se hacía pasar por un inspector y le creímos.  Pudimos haber perdido mucho dinero.  Ya aprendimos la lección”.

Según reportes de policía, De Hoyos extorsionó a la Tienda Tzuluma con más de $950, lo que constituye a una felonía.

Su arresto se dio en abril del año pasado y fue acusado de 10 delitos de extorsión. Por esos delitos las autoridades le fijaron una fianza de $250,000 pero esta se incrementó 1 millón de dólares tras sumarse otros 68 cargos.

La estafa: el pan de cada día

A finales de julio La Opinión reportó sobre el caso de Rogelio Morales, un abogado en inmigración que había entablado más de 10 demandas legales en un periodo de mes y medio en la zona de Riverside.

Morales alegaba que los negocios violaron los derechos constitucionales de su cliente, Mireya Arias, quien ahora es su esposa.

El abogado decía que había discriminación de género en contra de Arias porque ella recibía por un corte de cabello, un precio diferente al que Morales recibió.  La comunidad catalogó las demandas como abuso y de inmediato se organizó para exponer el comportamiento “inmoral” de Morales.

Varias personas acusan al abogado Rogelio Morales de indiscriminadamente demandar a negocios latinos por presunta discriminación. /ALEJANDRO CANO, Especial para La Opinión
Varias personas acusaron al abogado Rogelio Morales de demandar ideliberadamente a pequeños negocios latinos liderados por inmigrantes (Foto: Alejandro Cano/Especial para La Opinión)

A principios de noviembre, este reportero, además de varios empresarios, una reportera de la cadena Univisión, un representante de la Cámara de Comercio Hispana de California y la abogada Rosa Elena Sahagún —quien apoyó a los empresarios— fueron citados a corte por Morales, quien buscaba una orden de alejamiento bajo el argumento de que su clienta había sido perseguida y acosada.

Un juez desestimó todos los casos.

“Este caso (De Hoyos), muestra que las autoridades están escuchando a la comunidad e investigando casos de extorsión.  Oportunistas que piensan escudarse tras la ley para enriquecerse del trabajo de los negocios están en todas partes.  El volumen de cargos manda un fuerte mensaje: las autoridades están alertas a este tipo de casos”, comentó Sahagún.

Te recomendamos