Sábado 21 de Enero 2017

“Ahora todo depende de mí”: Julio César Chávez Jr.

El boxeador mexicano luce más maduro, mira a su futuro sin miedo y con los pies en la tierra

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

“Ahora todo depende de mí”: Julio César Chávez Jr.
Julio César Chávez Jr. toma su nueva oportunidad con seriedad.
Foto: Getty Images

“Ahora todo depende de mi”, es la frase con la que Julio César Chávez Jr., resume el presente de su carrera en lo previo a su pelea de este sábado en Monterrey ante el alemán Dominik Britsch.

Regresa después de 17 meses para rescatar el tiempo perdido y para convencerse a si mismo de que tiene cosas que decir en el boxeo.

¿Qué se siente regresar después de una inactividad de casi año y medio?

“Es volver a pelear simplemente… yo no me había sido del boxeo, ni estuve retirado.. Tuve una lesión en una mano que se me quebró en cuatro partes, pero aquí estoy para reanudar mi carrera”.

Lo primero es que ¿vuelves porque amas el boxeo?

“Eso es lo más importante, que mantengo el gusto por lo que siempre quise hacer. Todo parte de ahí que quiero pelear y sé que me cuesta un sacrificio y que es un compromiso”.

Compromiso ¿con la familia, los fans, con quién?

“Visto así creo que el primer compromiso es conmigo mismo. Quería demostrarme que podía subir preparado a un cuadrilátero y lo conseguí. Ahora ya estamos listos para subir a pelear”.

¿Qué sabes del rival Dominik Britsch?

“Lo estudiamos mucho como a todo rival… como todo alemán es muy fuerte, muy disciplinado y hay que estar listo porque no hay rivales fáciles ni pequeños”.

Frente a un alemán, aquel llamado Sebastian Zbik, se coronó Chávez Jr. campeón mundial de los pesos medianos en Los Angeles y el guerrero mexicano no descarta que cómo aquella vez una victoria convincente lo ponga en el camino de grandes momentos.

“Ojalá sea así, pero de todos modos yo tengo claro que todo depende de mi. Con cualquier rival tengo que estar al 100% y dar eso y más”.

¿Por qué elegiste Monterrey para este regreso?

“Se hizo un acuerdo con el gobernador que le interesa apoyar el boxeo y nos gusta porque la gente acá apoya y la cartelera tiene peleadores locales muy buenos. Va a ser una gran noche para el boxeo”.

Un problema de antes era la báscula ¿Cómo está el peso para este combate?

“Esta bien vamos pelear en 77 kilogramos [169 libras] y ya estoy muy cerca. Listo para el pesaje. Estoy seguro que no habrá problemas con eso”.

Se atreve Chávez Jr. en los supermedianos y ello supone un esfuerzo titánico para tumbar muchas libras de sobra y de manera inevitable obliga a pensar en lo que viene para el sinaloense. En buena parte por lo que él piensa y luego por lo que Al Haymon, su promotor, pueda decidir, según lo vea en este combate.

Hecho lo más duro, es decir volver a picar piedra en el gimnasio para entrar en ritmo y volver a sentirse boxeador surge sola la pregunta.

Una gran victoria que llene los ojos de la gente puede cambiar muchas cosas.

¿Capaz que te agrandas y desafías en los supermedianos a Gennady Golovkin?

“No hablo de eso…Si luego viene una pelea grande depende de cómo me vea.Pero ahora no me interesa lo famosos que sean Golovkin o ‘Canelo’… Yo tengo que hacer lo mío y es ganarle el sábado a Britsch”.

¿Arreglaste la relación con tu padre?

“Es que la relación siempre fue buena .. Pasa que los papás siempre se meten y opinan y como somos de distinta época podemos chocar… Yo tengo treinta años y él 50 y tantos… es normal que pasen cosas… pero la relación es buena”.

¿Dónde hiciste el campamento?

Entre Los Angeles con Freddie Roach y en Sinaloa con mi equipo al mando de Angel Heredia. Fueron casi cinco meses para bajar peso y luego meter ritmo y guanteo para competir”.

¿Ha cambiado Chávez Jr.?

“Todos cambiamos. El paso del tiempo lo va cambiando a uno. Lo importante es que llegue un momento en que ya tomes mejores decisiones…”.

Duramente criticado por su aversión al entrenamiento y por tomar sin mucho rigor los compromisos de su carrera, el hijo del legendario JC Chávez a sus 30 años luce más aterrizado. Alguna vez el mismo dijo que hacerse padre lo había cambiado. Podría haber ocurrido eso, porque ahora parece tener los
pies en la tierra.

“Quiero ir una pelea después de otra. No quiero planes de grandes combates… Primero debo ganarle a [Dominik] Britsch y ya veremos como me siento para pensar en lo que sigue”.

Ahora todo depende de él.

Te recomendamos