Siamesas latinas: Eva y Erika sobreviven cirugía para separarlas

Tras 17 horas de angustia, las gemelas de 2 años de edad se recuperan de la complicada operación

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Siamesas latinas: Eva y Erika sobreviven cirugía para separarlas
Las pequeñas permanecen ingresadas en el Hospital para Niños Lucile Packard, de Stanford.
Foto: Cortesía de la familia Sandoval

El sueño anhelado de ver separadas a sus dos pequeñas siamesas se hizo realidad la mañana del miércoles para Aida y Arturo Sandoval, padres de las pequeñas Eva y Erika de 2 años de edad.

Cansados pero felices, la pareja del Valle del Antílope salió después de 30 horas del Hospital para Niños Lucile Packard de Stanford. Allí dejaron a sus dos hijas, quienes descansaban bajo los efectos de un sedante en la Unidad Pediátrica de Cuidados Intensivos.

Las siamesas Eva y Erika, quienes nacieron en agosto de 2014 unidas del pecho para abajo, fueron separadas con éxito luego de 17 horas en el quirófano, donde no solo se logró que sus pequeños cuerpos gocen hoy de independencia sino que se les practicaron cirugías reconstructivas.

Sus padres recién pudieron ver a sus niñas pasada la medianoche del martes. “Se ven maravillosas. Son maravillosas y ahora están descansando”, dijo Aida tras salir del hospital al Sacramento Bee. “Vamos a tomar un día a la vez para que se pongan al día en su descanso”.

Luego de dos años de cargar a Eva y a Erika como si fueran una, fusionadas del esternón para abajo, su madre cuenta a dicho medio que es surreal ver a sus hijas en dos camas diferentes. “Es un poco como decir ‘¿dónde está tu otra mitad?’. Va a tomar un poco acostumbrarse”.

Tras calificar la cirugía como un “gran éxito”, el padre de las niñas dijo sentir curiosidad por saber cuál será la reacción de sus hijas cuando despierten.

“No sé qué irán a hacer”, dijo Arturo, quien trabaja muy duro con equipo industrial mecánico para poder pagar los gastos médicos de Eva y Erika.

Aida Sandoval ha comentado lo sorprendente que le ha resultado ver a sus pequeñas durmiendo por fin en cama separadas (Foto: Cortesía de la familia Sandoval)
Aida Sandoval ha comentado lo sorprendente que le ha resultado ver a sus pequeñas durmiendo por fin en camas separadas. (Foto: Cortesía de la familia Sandoval)

El día de la esperanza

Los doctores dijeron las pequeñas tenían un 70% de probabilidades de sobrevivir en su cirugía de separación.

La mañana del martes 6 de diciembre, Eva estuvo 17 horas en la sala de operaciones; mientras que, Erika permaneció allí 18, informaron las autoridades del Hospital.

Hoy las niñas son monitoreadas en la Unidad Pediátrica de Cuidados Intensivos, donde se recuperan en camas adyacentes. Se espera que Eva y Erika permanezcan allí por dos semanas más.

El doctor Gary Hartman fue el cirujano que lideró al equipo de 50 personas entre médicos, enfermeras y personal de quirófano, durante esta complicada operación que dio inicio a las 8:00 a.m.

“Las gemelas lo hicieron muy bien”, dijo Hartman ayer por la mañana. “Estoy muy contento; esto es mucho mejor de lo que podíamos haber pedido”.

Antes de la cirugía, Eva y Erika compartían el hígado, la vejiga y una pierna. Ayer los padres confirmaron que cada niña tiene ahora una porción de vejiga, hígado e intestinos y que cada una tiene una pierna.

El martes por la tarde, cuando terminó la primera parte de la cirugía —la separación riesgosa— Esmeralda, otra de las hijas de la pareja Sandoval de 25 años, celebró la noticia junto a otros 40 familiares que se reunieron en el auditorio del Hospital.

Ellas siempre han sido dos pequeñas personas emocionalmente. Es la parte física lo que es difícil de comprender”.

Las pequeñas nacieron en agosto de 2014.
Las pequeñas nacieron en agosto de 2014. (Foto: Cortesía de la familia Sandoval)

Eva y Erika nacieron en 2014 y pasaron sus primeros siete meses en el hospital antes de volver a su hogar. Al pasar el tiempo se convirtieron en unas niñas vivaces, habladoras que bailan, saltan y gatean como todo niño inquieto. Solo que siempre unidas.

En sus 24 meses de vida, ambas han sufrido más de 20 infecciones urinarias provocadas por el hecho de compartir la vejiga, lo que ha provocado varias visitas al hospital. Además para la cirugía de separación tuvieron que someterse a un tratamiento para expander su piel y así poder cubrir partes de su cuerpo tras la separación.

En octubre la madre de las niñas se mudó a Palo Alto para estar cerca del equipo médico que iba a atender a sus hijas y la familia abrió una página en el portal YouCaring para poder recibir donaciones para los gastos médicos, de vivienda y comida.

Aida, Arturo y sus hijos mayores se reunieron alrededor de Eva y Erika con lágrimas y rezos para pedir por su salud antes de entrar al quirófano. Tras cinco horas las niñas fueron separadas del área de la pelvis. Ya por la tarde, los cirujanos se concentraron en separar el hígado y otros órganos.

Los padres de las niñas supieron que sus hijas sobrevivieron hacia las 4:30 p.m. Su padre, Arturo, salió a avisarle a sus familiares. “Están oficialmente separadas”, dijo mientras sostenía sus pulgares hacia arriba y hacia un gesto de separación.

Uno de cada 200,000 nacimientos resulta en bebés siameses. En el 50% de los casos nacen muertos y el 35% sobrevive solo un día, de acuerdo con el Centro Médico de la Universidad de Maryland.

“Estoy muy emocionada. Los últimos dos días hemos tratado de solo pensar en positivo. Oír ahora que todo salió bien es como finalmente poder respirar”, dijo Jennifer Gorsuch, amiga de la pareja Sandoval.

Para donaciones a la familia visita su página de YouCaring en: https://www.youcaring.com/sandoval-twins-medical-donation-account-659236.

Te recomendamos