Tras el incendio de Oakland, Los Ángeles planea cerrar lugares similares

La ciudad alberga edificios donde la gente vive ilegalmente y en condiciones inseguras al estilo del que se incendió matando a 36 personas

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Tras el incendio de Oakland, Los Ángeles planea cerrar lugares similares
Una de las estructuras que la ciudad mira con desconfianza es esta fábrica en el 931 de Pico Boulevard.
Foto: Google Maps

La polémica está a la orden del día en Oakland después de que una tragedia arrojara luz sobre una bomba a punto de estallar que nadie desactivó a tiempo.

El conocido como Ghost Ship era un almacén no apto para ser utilizado como residencia, pero una pequeña comunidad de artistas vivía regularmente en su interior, donde también se organizaban conciertos y otros eventos sin la autorización necesaria.

El pasado viernes, mientras estaba teniendo lugar uno de esos conciertos, se desató un fuego cuya causa todavía no está clara y que provocó la muerte de 36 personas, en su mayor parte jóvenes artistas. Se cree que el incendio comenzó a causa de un electrodoméstico, probablemente un refrigerador, que se encontraba en la primera planta y que provocó una conflagración que se extendió rápidamente por un edificio lleno de madera y sin ningún sistema de alarma o aspersores.

Las críticas comenzaron a llover cuando se hizo evidente que no era ningún secreto para la ciudad o el arrendatario que lo explotaba que ese espacio era peligroso. Acumulaba numerosas quejas de vecinos y solo unas semanas antes del horror un inspector de urbanismo había solicitado un permiso para entrar en él.

El trágico ejemplo de Oakland ha inspirado a otras ciudades a revisar edificios similares a los que hasta ahora habían hecho la vista gorda. Como declaró el fiscal general de Los Ángeles Mike Feuer al Los Angeles Times, “A la luz de la tragedia de Oakland, creo que es especialmente importante que nos mantengamos vigilantes”.

Según reportó el periódico, Feuer, el jefe del cuerpo de bomberos y el superintendente del Departamento de Edificios y Seguridad de Los Ángeles se reunirán la semana que viene para considerar una “respuesta agresiva” al riesgo que se ha comprobado que suponen los alojamientos informales.

No está claro cuántos espacios comerciales utilizados con fines residenciales como el almacén de Oakland hay en Los Ángeles, pero el plan de acción de la ciudad cita el caso concreto de un almacén ubicado en el 931 de Pico Boulevard, en el Distrito de la Moda.

La Fiscalía de Los Ángeles ya ha presentado una queja criminal contra el propietario del edificio, alegando que contiene “residencias contruidas ilegítimamente que tienen salidas de incendios inaccesibles y carecen de alarmas de humo“. Habitaciones construidas en “lofts” dentro del almacén se anuncian por $1,000 en Internet.

Muchas personas señalaron que había una relación entre los altos costo de la vivienda en Oakland y los alrededores y la popularidad de opciones residenciales informales como el Ghost Ship, que para muchos artistas son lo único que pueden permitirse. Es precisamente por esto que la alcaldesa de la ciudad, Libby Schaaf, anunció la creación de ayudas para la comunidad artística local.

Feuer reconoció que Los Ángeles también tiene que hacer algo para remediar su falta de vivienda. “Hay un problema más amplio: ¿cómo va la ciudad a lidiar con las propiedades comerciales que alojan inquilinos? “, reflexionó, señalando que Los Ángeles debe “continuar haciendo un trabajo mejor para aumentar nuestro mercado de vivienda asequible“.

Una residencia ilegal en un almacén inseguro era todo lo que muchos artistas podían permitirse (Foto: EFE)
Una residencia ilegal en un almacén inseguro era todo lo que muchos artistas podían permitirse (Foto: EFE)

Los Ángeles no es la única ciudad que se ha puesto en alerta tras lo ocurrido en Oakland: este lunes la ciudad de Baltimore desalojó un almacén conocido como The Bell Foundry en el que residían una docena de artistas. Las condiciones del edificio fueron descritas como “deplorables”, con agujeros en el suelo de la segunda planta, cableado eléctrico de riesgo, un sistema de calefacción sin la ventilación adecuada y falta de vigas en el techo.

Te recomendamos