La niña con piel de reptil, ¿un fraude de sus padres?

Los padres de Nadia Nerea Blanco realizaron varias campañas para recaudar fondos para tratarle una supuesta enfermedad extraña, pero fueron arrestados por un presunto fraude

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

La niña con piel de reptil, ¿un fraude de sus padres?

La historia de Nadia Nerea Blanco, una niña española de 11 años afectada por una rara enfermedad genética, lleva años conmoviendo a la audiencia. Y es que, según sus padres, enfrenta una inminente muerte a menos que se someta a ciertas intervenciones para alargarle la vida.

Decenas de medios, entre ellos BBC Mundo, se han hecho eco del caso desde 2009, cuando su padre, Fernando Blanco, empezó a contarlo en los platós de televisión de España y a pedir donaciones para poder someterla a las operaciones necesarias.

Pero la cuestión se volvió un fenómeno mediático el sábado 26 de noviembre, a partir de la publicación de un artículo de prensa y su posterior repercusión en las redes sociales, la televisión, radios y otros diarios.

A los tres días Blanco anunciaba haber recaudado, gracias a donaciones, los $95,000 que según él le hacían falta para una intervención que les costaría $140,000. Y fue a partir de entonces cuando comenzaron las acusaciones de fraude contra esta familia.

Lo que se sabe y lo que está en duda

La niña sufre tricotiodistrofia, una enfermedad genética degenerativa, considerada rara, cuyas principales manifestaciones son, en los supuestos leves, daños en la piel y en el cabello, y en los supuestos graves, envejecimiento prematuro y retraso en el desarrollo físico y mental.

Nadia
Lo que está en duda es si el estado de la niña es tan grave como han contado sus padres.

Así se lo confirmó a BBC Mundo en diciembre de 2014 -fecha en la que se publicó el reportaje- la doctora Ana Patiño , directora de la Unidad Genética Clínica de la Clínica Universidad de Navarra, en España.

Patiño fue la que llevó a cabo el estudio genético que determinó que lo que tenía Nadia Nerea era tricotiodistrofia. Y ahora el departamento de prensa de la Clínica Universidad de Navarra volvió a confirmar a BBC Mundo la existencia del diagnóstico, aunque aclaró que la doctora Patiño no ha vuelto a tener contacto con el caso.

Sin embargo, lo que está en duda es si el estado de la niña es tan grave como han contado sus padres y si el dinero recaudado durante años a través de la Asociación Nadia Nerea para la Tricotiodistrofia para tratar de mantenerla con vida se ha utilizado realmente para ese fin  o si todo fue una estafa.

Eso es lo que están investigando la policía de la Generalitat de Cataluña (el gobierno regional) y el titular del Juzgado de Instrucción número 1 de La Seu d’Urgell (Lleida, donde vive la familia).

“No es tan grave”

El dermatólogo Joan Ferrando, del Hospital Clinic de Barcelona , le dice a BBC Mundo que la enfermedad de la pequeña “no es tan grave, en absoluto”. Ferrando es uno de los médicos que participó en su diagnóstico.

Está especializado en cabello infantil y en 2009, tras llevar a cabo un microanálisis con rayos X de unos pelos de la menor para ver su composición y después de ver su forma aplanada, concluyó que la niña tenía tricotiodistrofia, pero en una forma leve.

En los casos más graves los pacientes sufren déficit mental y en un caso que registré hasta había malformación renal, pero la mayoría simplemente suelen tener un pelo ralo, seco, quebradizo”, le cuenta a BBC Mundo Ferrando.

Él mismo describió 20 casos en un artículo publicado en septiembre en la revista especializada International Journal of Trichology y titulado “Pediatric Hair Disorders: An Atlas and Text, Third Edition”.

“Pero esta niña tenía unos cambios mínimos en el pelo”. Sin embargo, Blanco aseguraba que su hija estaba en riesgo de morir y que para alargarle la vida unos cinco años más debía ser operada.

En el último reportaje publicado en la prensa antes de que empezaran los señalamientos, el padre contaba que la intervención a la que pretendían someter a la niña sería su quinta, que consistiría en una “manipulación genética prohibida en España” y que la llevaría a cabo en Houston (Estados Unidos) un grupo “secreto” de científicos de élite que él mismo había reclutado en diversos países.

Detención

Según el comunicado de este viernes de los Mossos d’Esquadra (la policía autonómica de Cataluña), la investigación la empezaron el 2 de diciembre, después de que varios ciudadanos denunciaran a los medios una posible estafa detrás de la colecta que el matrimonio estaba llevando a cabo.

El juez, por su parte, ya ordenó la inmovilización de todas las cuentas del padre y la retirada del pasaporte de la niña, para evitar cualquier intento de sacarla del país.

Y este miércoles 7 de diciembre los Mossos d’Esquadra (la policía autonómica de Cataluña) detuvieron a los progenitores, Fernando Blanco y Marga Garau, y les entregaron las notificaciones judiciales para que muestren la documentación médica oficial que avale la enfermedad de su hija y los informes sobre su estado actual.

Marga Garau, madre de Nadia Nerea Blanco
Marga Garau, como Fernando Blanco, fue arrestada el miércoles.

Blanco fue detenido “después de que hubiera huido de un control policial en la Cerdanya (una comarca de los Pirineos, también en Cataluña), que se había activado ante el eventual riesgo de fuga”, señala la policía en el último comunicado hecho público este viernes 9 de diciembre.

Según la policía autonómica, en el momento del arresto llevaba consigo, además de artículos electrónicos de alta gama y $1,450 euros en efectivo, una pistola de fogueo y cartuchos de rifle.

Hasta $976,000

De acuerdo a la investigación de los Mossos d’Esquadra, desde que empezaran la campaña para recolectar dinero para Nadia Nerea en 2008, sus padres obtuvieron hasta 918,000 euros (más de $976,000) .

Y “de esa cantidad se habían gastado 600,000 euros ($632,000)”, dice el comunicado de la policía. En la actualidad, en dos cuentas bancarias que poseía la pareja y que han sido bloqueadas a orden del juez que investiga el caso, había 319,676 euros ($336,910).

“Del estudio de los movimientos de las cuentas se desprende una gran cantidad de reintegros y gastos, sin que tuvieran ninguna relación con el tratamiento médico de la menor“, reza el comunicado de la policía.

Además, la policía señala que era la Asociación Nadia Nerea para la Tricotiodistrofia la que asumía el coste del alquiler de la casa en la que vivía la familia y que ascendía a 9,800 euros al año ($10,331), así como el pago de 24,500 euros ($25,800) a una empresa de automoción.

Los padres de la menor están declarando este viernes en dependencias judiciales a la espera de la resolución judicial , informa la policía. Hasta ahora la versión que se conoce de la pareja es la que ofrecieron a los medios.

“Exageración”

Dos días antes de ser detenido, pero sabiendo ya que estaba siendo investigado, Blanco habló por teléfono con el programa Espejo Público de la cadena privada de televisión Antena3. “He llegado a mentir a mi mujer cuando llevaba a mi hija a curanderos y no a Houston”, reconoció.

Blanco dijo que hay partes de la historia que puede explicar y otras no, y que algunas las exageró “por temor” a perder a su hija. “Mucha parte de mi historia es cierta” , reivindicó y añadió: “Estoy devolviendo los 301,000 euros ($318,000) que han donado a Nadia”.

Ese mensaje lo había compartido también a través de la página de Facebook de la Asociación Nadia Nerea para la Tricotiodistrofia la mañana del domingo 4 de diciembre, tres días antes de ser detenido. Y la madre, Marga Garau, explicó que el lunes habían intentado devolver todo el dinero pero que el banco les dijo que no puede operar por embargo judicial.

Lo hizo el 7 de diciembre durante unas declaraciones telefónicas al mismo programa de televisión con el que días antes había hablado su esposo. Además, afirmó que su marido no le explicaba a qué médicos llevaba a Nadia Nerea, pero que se “fiaba” de él.

Pongo la mano en el fuego por mi marido y sé que no ha hecho nada, el fallo ha sido exagerar la historia , ir a especialistas que hacen tratamientos experimentales y no pedir papeles ni nada de eso”, concluyó.

Pero no todos confían en su marido y hay quien pone en duda que sufra cáncer de hígado y páncreas, tal como ha solido contar él mismo.

Los cuestionamientos en torno a la enfermedad llegan después de que la Clínica Teknon de Barcelona -el centro en el que según Blanco le había diagnosticado el tumor y donde contó que había empezado el tratamiento- aseguró a los medios que no consta de ningún registro al respecto.

Blanco, quien en su perfil de Facebook dice ser director general de Grandes Vinos de España y “coach”, ya fue condenado por estafa en una ocasión.

Fue en septiembre del año 2000, cuando la Audiencia Provincial de Palma (Baleares, España) lo sentenció a cuatro años y diez meses por estafar $126,000 a la empresa en la que había trabajado previamente.

Te recomendamos