Las ‘conversaciones’ entre Picasso y Rivera se exhiben en LACMA

Exposición incluye más de 100 pinturas y grabados firmados por ambos artistas

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Las ‘conversaciones’ entre Picasso y Rivera se exhiben en LACMA
La directora del Programa de Arte de las Antiguas Américas del Museo de Arte Contemporáneo de Los Ángeles (LACMA), Diana Magaloni, muestra la obra "Día de las flores" del artista mexicano Diego de Rivera, durante la exhibición "Picasso y Rivera: conversaciones a través del tiempo", en la sede del museo en Los Ángeles, California. /EFE

Las “conversaciones a través del tiempo” de los pintores Pablo Picasso y Diego Rivera, sus encuentros y desencuentros en materia creativa, se muestran en una exposición en el Museo de Arte Contemporáneo de Los Ángeles (LACMA).

Con más de 100 pinturas y grabados firmados por ambos artistas, figuras estandartes de las artes plásticas del pasado siglo, la exhibición muestra el diálogo que surge entre las obra de los dos pintores, su formación en el cubismo y la relación que establecieron con la época que vivieron.

“Esta es una muy excepcional exhibición, no sólo por el concepto de asociar a estos dos gigantes del modernismo, uno europeo y uno mexicano, sino porque tenemos las más importantes obras de ellos que no volverán a estar juntas”, reveló Michael Govan, director ejecutivo de LACMA y uno de los curadores de la exhibición.

El curador del Museo del Palacio de Bellas Artes, Juan Rafael Coronel Rivera, posa junto a una obra de su abuelo el artista mexicano Diego Rivera en la exhibición "Picasso y Rivera: conversaciones a través del tiempo". /EFE
El curador del Museo del Palacio de Bellas Artes, Juan Rafael Coronel Rivera, posa junto a una obra de su abuelo el artista mexicano Diego Rivera en la exhibición “Picasso y Rivera: conversaciones a través del tiempo”. /EFE

Govan fue uno de los promotores de la muestra desde que cinco años atrás concibió la idea en México junto a la curadora Diana Magaloni, y aunque por un tiempo la idea quedó en el papel hace dos años empezaron a reunir las piezas de la exhibición, tras lograr unir los esfuerzos del LACMA y del Museo del Palacio de Bellas Artes de México.

Los curadores consiguieron piezas que nunca antes han salido de sus museos o de las colecciones privadas a las que pertenecen. De hecho, Bernard Picasso, nieto del pintor español, permitió que una de las pinturas de la colección privada de la familia cuelgue de las paredes de la sala.

“Es una exposición de ideas, de corte filosófico. No nada más se está tratando de mostrar el paralelismo de los dos autores, sino se está tratando de mostrar las ideas que ellos proponían en el siglo XX”, explicó Juan Rafael Coronel Rivera, curador del Museo del Palacio de Bellas Artes y nieto de Diego Rivera.

La exposición se inaugura casi un siglo después de que estos dos genios de la pintura se distanciaran, tras conocerse en París. Diego Rivera (1886-1957) había coincidido con Pablo Picasso (1881-1973) durante parte de su estancia en Francia, en los años de la Primera Guerra Mundial, pero la amistad se rompería cuando el mexicano acusó de plagio al malagueño.

Con más de 100 pinturas y grabados firmados por los pintores Pablo Picasso y Diego Rivera, figuras estandartes de las artes plásticas del pasado siglo, la exhibición muestra el diálogo que surge entre las obra de los dos pintores, su formación en el cubismo y la relación que establecieron con la época que vivieron. /EFE
Con más de 100 pinturas y grabados firmados por los pintores Pablo Picasso y Diego Rivera, figuras estandartes de las artes plásticas del pasado siglo, la exhibición muestra el diálogo que surge entre las obra de los dos pintores, su formación en el cubismo y la relación que establecieron con la época que vivieron. /EFE

Inspiración mutua

No obstante, tal como se puede contrastar en la muestra, las obras de las dos figuras de la plástica se vieron recíprocamente influidas.

“Cuando los miras juntos no sabes cuál es cuál, cuál es Rivera y cuál Picasso”, señaló Magaloni, también directora del Programa de Arte de las Antiguas Américas del LACMA.

“Lo que empiezas a mirar es que Picasso al final tiene cuadros con color y (con) esta factura delicada y cuidadosa de Rivera, y ves que no sólo Rivera acaba estudiando a Picasso sino Picasso respondiendo a Rivera e incorporando lo que aprendió de él”, agregó.

En la exposición, abierta al público hasta el 7 de mayo, se incluyen además docenas de antiguos objetos greco-romanos, ibéricos y aztecas, con los que se pretende mostrar cómo sus propuestas creativas bebieron de las formas, los mitos y las obras artísticas de la antigüedad

Para Coronel Rivera este es uno de los puntos más valiosos de la exposición, porque enaltece y da importancia a la cultura mesoamericana de la misma manera que el arte clásico exalta la influencia greco-romana.

“Estamos mirando las dos antigüedades a la par”, recalcó el curador.

El curador del Museo del Palacio de Bellas Artes, Juan Rafael Coronel Rivera, muestra el catálogo de la exhibición "Picasso y Rivera: conversaciones a través del tiempo". /EFE
El curador del Museo del Palacio de Bellas Artes, Juan Rafael Coronel Rivera, muestra el catálogo de la exhibición “Picasso y Rivera: conversaciones a través del tiempo”. /EFE

Tras su exhibición en esta ciudad de California, la muestra, que se enmarca en la celebración del 130 aniversario del nacimiento de Rivera, llegará en junio al Palacio de Bellas Artes en Ciudad de México, donde permanecerá hasta septiembre.

“(Los visitantes) se van a ver ellos mismos. Este es un arte con personas que conocen, que han visto en sus comunidades y esa es una cosa muy importante porque nos acerca como cultura”, aseveró Coronel Rivera

El museo LACMA

5905 Wilshire Boulevard Los Ángeles, 90036

 

Te recomendamos