Este 18 de diciembre, los guadalupanos lucharán por los derechos de los migrantes

El Día Nacional del Inmigrante reunirá a la comunidad de Los Ángeles para reivindicar su aportación a este país

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Este 18 de diciembre, los guadalupanos lucharán por los derechos de los migrantes
Líderes activistas, políticos y religiosos locales llamaron a la comunidad a marchar por los derechos de los inmigrantes el próximo 18.
Foto: Jacqueline García / La Opinión

Como buen creyente guadalupano, Axel Paredes de 42 años, estuvo como voluntario el lunes por la madrugada en la placita Olvera en la celebración del cumpleaños de la morenita del Tepeyac. El residente de Lynwood e inmigrante indocumentado dijo que es un devoto creyente de la virgen y nunca olvida que ella lo cuidó durante su travesía a EE.UU.

Hace 11 años Paredes viajó de Cancún, México a Los Ángeles, haciendo una escala en la Ciudad de México para visitar a la virgen en la basílica de Guadalupe. “Y ahí sentí tanto amor de parte de ella y lo comprobé cuando caminé por cuatro días en el desierto”, dijo Paredes recordando cuando intentaron asaltarlos. Él dijo que llevaba la imagen de la virgen en su mano y los ladrones no le hicieron nada en cuanto la vieron.

Con más de una década viviendo en el país con “un record limpio” Paredes dice que su único error fue cruzar la frontera ilegalmente. Y pese a que no califica para ningún alivio migratorio en la actualidad, él no se da por vencido en su lucha pro inmigrante.

Axel Paredes, de 43 años participará en la marcha del 18 de diciembre. (Suministrada)
Axel Paredes, de 43 años, participará en la marcha del 18 de diciembre (Foto: Suministrada)

Paredes será uno de los miles de participantes que se espera lleguen el domingo 18 de diciembre al mediodía en Pershing Square del centro de Los Ángeles.

La marcha del Día Mundial del Inmigrante tiene como objetivo demostrar que los inmigrantes son valiosos en la fuerza laboral del país. Un día después el voto electoral decidirá oficialmente a Donald J. Trump como el próximo presidente de EE.UU.

“Mi compromiso es seguir luchando hasta que nos den un alivio migratorio a todos”, dijo Paredes quien aseguró tener “tres corazones” puesto que nació en Guatemala, se crió en México y desde hace 11 años vive en EEUU.

A la marcha también asistirá Griselda Sánchez, de 59 años de edad y residente de Los Ángeles. Sánchez, de origen hondureño y ciudadana estadounidense, dice que va a participar en nombre de la comunidad inmigrante.

“Yo también fui inmigrante indocumentada. Yo vine jovencita a este país y sé lo que es pasar hambres”, explicó Sánchez quien lleva viviendo 38 años en EE.UU. y tiene familiares cercanos indocumentados. “No debemos darnos por vencidos, no debemos creer en todo lo que dice el [próximo] presidente”, dijo Sánchez, madre de un hijo.

Griselda Sánchez es una ciudadana estadounidense de origen Hondureño que continua luchando por la comunidad inmigrante. (Suministrada)
Griselda Sánchez es una ciudadana estadounidense de origen hondureño que continúa luchando por la comunidad inmigrante (Foto: Suministrada)

Sin poder contener las lágrimas, Sánchez recordó la noche en que Trump fue anunciado como el próximo presidente del país. “Fue como puñaladas que me dieron cuando yo veía que el mapa se iba poniendo rojo. Yo lloraba y pensaba que esto era un fraude”, dijo Sánchez quien pensaba en sus hermanos indocumentados.

“Cuando voy a la frontera a mí se me quema el alma cuando veo a las personas en el muro”, dijo Sánchez añadiendo que esa es una de las principales razones por la que lucha por los inmigrantes.

No hay que sentarnos, hay que luchar. Yo doy la cara por ustedes [los inmigrantes indocumentados] porque así igual fui yo. Yo doy la vida por mi comunidad”, asevera.

Por su parte, Paredes dijo que sintió mucha rabia y coraje cuando anunciaron a Trump como el ganador. Igualmente vio más lejana la esperanza de tener una pronta reforma migratoria. La idea de poder visitar a sus dos hijos en México se desvanecía, así como hace años desapareció la idea de asistir al funeral de sus padres.

“Mi madre murió en el 2010, un año después falleció mi padre y hace dos años falleció mi hermano”, dijo Paredes “Pero por el estatus de uno [de indocumentado], yo aquí estoy como miles de paisanos que no podemos ir a ver a la familia”.

Sin embargo, Paredes dice que continúa siendo un buen ciudadano local, participando como ministro guadalupano en la iglesia de la placita Olvera y ayudando a los discapacitados y desamparados. Ambos, Paredes y Sánchez son miembros activos con la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA).

Te recomendamos