Trump escoge a Rex Tillerson, empresario con vínculos con Rusia como secretario de Estado

Sería la primera vez en la historia en que el jefe de la diplomacia estadounidense no proviene de círculos políticos o diplomáticos

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Trump escoge a Rex Tillerson, empresario con vínculos con Rusia como secretario de Estado
El presidente y principal ejecutivo de Exxon Mobil, Rex Tillerson, fue nombrado por Trump como próximo secretario de Estado. Foto captada de Twitter.

WASHINGTON.- Siguiendo un patrón de polémicos nombramientos al moldear su Gabinete, el presidente electo, Donald Trump, nombró este martes al presidente y principal ejecutivo de la multinacional Exxon Mobil, Rex Tillerson, como próximo secretario de Estado, pese a sus vínculos con Rusia y su falta de experiencia gubernamental.

Al formalizar el nombramiento, Trump pasó por encima de personas con experiencia política, como el excandidato presidencial republicano en 2012, Mitt Romney, el exalcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, y el exembajador de EEUU ante Naciones Unidas, John Bolton.

Sería la primera vez en la historia en que el jefe de la diplomacia estadounidense no proviene de círculos políticos o diplomáticos.

En una declaración escrita emitida por su equipo de transición,  y más adelante en Twitter, Trump elogió a Tulleron como uno de los empresarios más exitosos del mundo, cuya carrera es “la personificación del Sueño Americano”.

A su juicio, “su tenacidad, amplia experiencia, y profundo entendimiento de la geopolítica lo hacen una excelente opción para secretario de Estado”, porque sabe dirigir una empresa global y tiene relaciones “sin par” con líderes en todo el mundo.

Por su parte, en el mismo comunicado, Tillerson, de 64 años, dijo estar “honrado” por el nombramiento y aseguró que comparte con Trump “su visión para restablecer la credibility de las relaciones exteriores de EEUU y avanzar la seguridad nacional” del país.

¿Quién es ese millonario?

Nacido en Wichita Falls (Texas), el multimillonario inició su carrera en Exxon Mobil, la mayor empresa de gas y petróleo en el mundo, como ingeniero de producción al sólo graduarse de la Universidad de Texas en Austin en 1975. Desde entonces, ha sido su único empleo, y donde supo trepar escalafones, asumiendo distintos puestos de liderazgo en EEUU, Rusia, y Yemen.

Según datos oficiales, Tillerson ha amasado una fortuna en Exxon Mobil que ronda los $218 millones en acciones, además de una pensión con un valor de casi $70 millones.

En enero de 2006, Exxon Mobil lo nombró principal ejecutivo, y su jubilación estaba prevista para el próximo año, cuando debe ceder el puesto a Darren Woods.

El equipo de transición de Trump no ha explicado si, para evitar posibles conflictos de interés desde su cargo en el Departamento de Estado, éste tendrá que desprenderse de sus negocios antes de su jubilación, que ya estaba programada para el próximo año.

Tillerson tiene el respaldo de republicanos de la talla de los exsecretarios de Estado, Condoleezza Rice y James Bakerr, así como del exsecretario de Defensa, Robert Gates, y del exvicepresidente, Dick Cheney.

Bajo la lupa en el Senado

Tillerson tendrá que someterse a audiencias y voto de confirmación en el Senado, donde lo aguardan duros cuestionamientos sobre sus vínculos con el presidente ruso, Vladimir Putin.

El senador republicano por Florida, Marco Rubio, dijo en su cuenta en Twitter que “ser amigo de Vladimir” no una cualidad que admire en un secretario de Estado.

Su nombramiento se produjo en unos momentos en que demócratas y republicanos en ambas cámaras del Congreso han anunciado investigaciones sobre la presunta injerencia de Rusia en los comicios del pasado 8 de noviembre con el propósito de impedir la victoria de la demócrata Hillary Clinton.

Trump ha hecho caso omiso a las críticas de que Tillerson tiene una estrecha relación con Putin –quien hace tres años le otorgó el galardón “Orden de la Amistad”-, y reiteró hoy que esos vínculos son un punto fuerte.

Tillerson negoció importantes acuerdos de exploración petrolera en Rusia, que fueron suspendidos por las sanciones económicas de EEUU y la comunidad internacional, en represalia por la invasión de Crimea y su apoyo a grupos rebeldes en Ucrania.

Pero, según críticos, una cosa es dirigir una empresa y otra muy distinta es lidiar con las crisis del mundo a través de la diplomacia.

Así, líderes políticos de ambos partidos, ecologistas y expertos, han cuestionado el nombramiento de Tillerson, máxime si Exxon Mobil se ha opuesto a medidas para reducir el cambio climático, considerado uno de los riesgos más apremiantes del mundo.

Andrew Steer, presidente y principal ejecutivo del Instituto de Recursos Mundiales (WRI, en inglés), consideró que aunque la empresa ha reconocido el papel de los seres humanos en el cambio climático y apoya el “Acuerdo de París”, Tillerson tendrá que demostrar “su real compromiso con el liderazgo de EEUU” contra ese problema global.

Tillerson, además, tendrá que “distanciarse de sus intereses de negocios y hacer lo que sea mejor para el país”, incluyendo una transición a fuentes de energía renovable, señaló Steer.

Durante la contienda, Trump criticó la política exterior del presidente Barack Obama y el manejo de la diplomacia por parte de Clinton (2009-2013), su exrival en las urnas. Pero, de ser confirmado, Tillerson tendría que ofrecer una política clara y contundente para crisis como la guerra civil en Siria, y las discordias con China por asuntos comerciales y de derechos humanos.

Aunque rechazado por Trump tras una ronda de encuentros, incluyendo una cena privada en Manhattan, Romney dijo anoche en su cuenta en Facebook que fue un “honor” el que éste lo haya incluido en la baraja de nombres para secretario de Estado.

Te recomendamos