Jueves 19 de Enero 2017

Un centenar de ingenieros de datos se negarán al uso de tecnología contra inmigrantes y musulmanes

Mientras el presidente electo Donald Trump se reunió en Nueva York con líderes de las empresas tecnológicas más grandes, empleados de Google, Twitter y otras empresas dicen que no ayudarán al futuro presidente a llevar a cabo sus objetivos de identificar a ciertos grupos de la población.

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Un centenar de ingenieros de datos se negarán al uso de tecnología contra inmigrantes y musulmanes
Jeff Bezos, de Amazon, Larry Page, de Alphabet Inc. (Google), Sheryl Sandberg, de Facebook y el vice presidente Mike Pence escuchan al presidente electo Donald Trump en la primera reunión de líderes tecnológicos con Trump en Nueva York,. (Photo by Drew Angerer/Getty Images)

Mientras en la Torres Trump de Nueva York, los líderes de las más importantes compañías tecnológicas del país, entre ellos Apple, Facebook y Tesla Motors se sentaban con el presidente electo Donald Trump a “limar asperezas”, más de 100 empleados e ingenieros del Valle del Silicio dejaban bien claro que no colaborarán con el uso de tecnología para perseguir inmigrantes o musulmanes.

Así lo expresaron los empleados ingenieros, diseñadores, vendedores y otros empleados de medio nivel de empresas como Google, Venmo, GitHub, Twitter, Amazon y otras empresas menos conocidas del centro tecnológico del país en una carta publicada en el sitio neveragain.tech.

“Elegimos levantarnos en solidaridad con los musulmanes-americanos, los inmigrantes y todas las personas cuyas vidas y fuentes de trabajo se vean amenazadas por las políticas de recolección de datos del próximo gobierno”, indica la carta. “Nos rehusamos a construir bases de datos de personas para separarlas por sus creencias religiosas o facilitar de alguna manera la deportación masiva de personas que el gobierno declara indeseables”.

Al mismo tiempo, la reunión de Trump con los líderes de varias de las compañías tecnológicas más grandes fue a puerta cerrada, y solo se permitió la presencia de medios en la introducción.

Durante la misma, el presidente electo dijo a los altos ejecutivos que “no hay nadie como ustedes en este país y haremos lo que podamos hacer para ayudar, queremos que sigan innovando …me llaman a mí o a mi gente, no hay diferencia”, según reportaron medios presentes en esa parte de la reunión.

Fox también reportó que Trump dijo a los ejecutivos que “queremos ayudarlos a comerciar a través de las fronteras”, a pesar de que durante su campaña criticó duramente a varias empresas, particularmente a Apple, por fabricar la mayoría de sus productos en el exterior.

La relación entre los líderes tecnológicos y Trump pasó por momentos tensos durante la campaña, ya que en el Valle del Silicio había mucha oposición a su candidatura ya que este tenía por costumbre no sólo atacar a los medios regulares o tradicionales de información sino a las compañías tecnológicas.

Por ejemplo, alguna vez atacó a Facebook, Google y Twitter de usar “algoritmos” para esconder información sobre la investigación del FBI sobre Hillary Clinton, una acusación que nunca pudo comprobar pero que tensó aún más las relaciones.

Además el líder de Amazon, Jeff Bezos, también es dueño del periódico más importante de Washington, el Washington Post, uno de los medios que Trump ha atacado por hacer periodismo que no es de su gusto. 

“Nos hemos educado en la historia”

Entretanto, el centenar de ingenieros de datos y otros líderes de las empresas que hacen del Valle del Silicio el centro tecnológico del mundo expresaron en su carta que la historia enseña “el rol de la tecnología en amenazas del pasado”.

Indicaron por ejemplo que en los años 30, se usó tecnología de clasificación y catalogación creada por la empresa IBM -fundada en 1911- para la identificación de los judíos en Alemania, facilitando el holocausto o que la Oficina del Censo proporcionó información sobre los japoneses americanos que facilitó su encierro en campos de concentración en Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial.

“Estamos juntos aquí hoy para decir que eso no sucederá estando nosotros aquí, nunca más”, agrega la carta.

 

Te recomendamos