Atropelló fatalmente a un indigente y manejó durante una milla con el cadáver en el auto

La conductora supuestamente manejaba ebria y ahora se enfrenta a cargos por asesinato

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Atropelló fatalmente a un indigente y manejó durante una milla con el cadáver en el auto
El impacto fue tan fuerte que sesgó una de las piernas de la víctima y el cuerpo quedó atravesado en el parabrisas.
Foto: Captura/KGTV

Un caso de conducción bajo los efectos del alcohol, atropello y fuga particularmente macabro podría llevar a la culpable a la cárcel por asesinato.

Esteysi “Stacy” Sánchez Izazaga, de 30 años, conducía ebria cuando el pasado 27 junio se salió de la carretera y arrolló fatalmente a un hombre sin hogar.

Hacia las 6:20 a.m. Sánchez manejaba por Mission Avenue en Oceanside, después de haber estado bebiendo con varias amigas.

La sospechosa afirma que se durmió al volante cuando invadió la carretera y se llevó por delante a Jack Ray Tenhulzen, de 69 años, cerca del puente de la autopista 76. El accidente ocurrió a la altura de la cuadra 4000 de Mission Avenue, y se cree que Tenhulzen se dirigía o volvía del comedor benéfico Brother Benno’s.

Esteysi "Stacy" Sánchez tiene dos hijos de 13 y 2 años y manejaba mientras volvía de fiesta cuando ocurrió la tragedia (Foto: Facebook)
Esteysi “Stacy” Sánchez manejaba borracha mientras volvía de fiesta cuando ocurrió la tragedia. (Foto: Facebook)

El impacto fue tan violento que lanzó a la víctima contra el parabrisas, lo atravesó para quedar atorado en el asiento del copiloto, provocó que perdiera parte de su ropa e incluso le cercenó una pierna.

En lugar de detenerse y alertar a los servicios de emergencia, Sánchez volvió a la carretera y continuó adelante durante casi una milla con el cuerpo del anciano atravesado en el parabrisas y la pierna amputada, que había salido despedida y atravesado la luna trasera, sobre el maletero del auto.

Finalmente se detuvo, se estacionó en un callejón y salió del vehículo. Uno de los testigos, Edwin Esparza de 20 años, vio a Sánchez detener su coche en medio del cul de sac y bajarse “en estado de pánico” y gritando repetidamente “¡Ayúdenme!”. El joven describió a KNSD la visión del estado en el que había quedado la víctima como “traumática” y afirmó que “no hay palabras para describirlo”.

Después Sánchez procedió a abandonar la escena y su coche y se alejó a pie, como contaron a la policía las personas que presenciaron lo ocurrido y llamaron al 911. Se cree que fue caminando hasta su casa, a un par de cuadras de distancia, donde vivía con sus dos hijos de 13 y 2 años y su novio.

Sánchez llamó a su pareja, que no se encontraba en la casa. Cuando le contó que había atropellado a alguien, él alertó a la policía. Según reportó el San Diego Union-Tribune, el hombre le había llamado previamente sobre las 5:00 a.m. para avisarle de que se tenía que ir a trabajar y decirle que regresara para cuidar a los menores, a lo que ella le reconoció que se encontraba borracha.

Sánchez también lo admitió ante los agentes que acudieron a su domicilio. De hecho, cuando se le practicó un test de alcoholemia, habían pasado ya dos horas desde la colisión y aun así registró más del doble del límite legal de alcohol en sangre, entre .18 y .19 por ciento, muy por encima del umbral de .08.

Su hijo adolescente, que fue quien le abrió la puerta al llegar a su domicilio el día de los hechos, contó a la policía que su madre estaba llorando y que “olía como si hubiera estado tomando”, según expresó el agente Brad Hunter.

Amigos de Sánchez testificaron en una audiencia preliminar el lunes que había estado de fiesta y bebiendo durante horas antes de subirse a su auto, primero en un club en San Marcos y luego una habitación de hotel. Dos de los amigos que estaban con Sánchez en el hotel afirmaron que habían intentado disuadir a la acusada de que manejara.

También se descubrió que Sánchez no contaba con una licencia de conducir válida, y se sospecha que se encuentra en Estados Unidos de manera irregular.

En junio, Sánchez se había declarado no culpable de los cargos de los que se le acusaba entonces, que eran homicidio vehicular, conducción ebria, conducción sin licencia y atropello y fuga.

La acusada se declaró no culpable de los cargos en su contra en junio (Foto: Teri Figueroa via Twitter)
La acusada se declaró no culpable de los cargos en su contra en junio. (Foto: Teri Figueroa via Twitter)

Sin embargo, el juez Blaine Bowman de la Corte Superior de Vista determinó este miércoles que hay suficientes pruebas como para que Sánchez vaya a juicio y que además afrontará cargos por homicidio en segundo grado. 

En muchos casos de accidentes de tráfico fatales en los que está involucrado un conductor ebrio, los cargos presentados son los de homicidio vehicular flagrante, como en un principio se imputó a Sánchez.

Pero en esta ocasión los fiscales habían argumentado que el caso omiso que Sánchez hizo a los amigos que intentaron impedir que manejara y su comportamiento después de haber arrollado a la víctima demuestran un desdén consciente por la vida humana, un factor que determina un asesinato en segundo grado.

Stacy Sánchez durante la audiencia del miércoles en la que se determinó que irá a juicio y afrontará cargos por asesinato en segundo grado (Foto: Fox 5 San Diego via Twitter)
Stacy Sánchez durante la audiencia del miércoles en la que se determinó que irá a juicio y afrontará cargos por asesinato en segundo grado. (Foto: Fox 5 San Diego via Twitter)

Sánchez ha vuelto a declararse no culpable. Si es sentenciada por los cargos que se le imputan, la acusada se enfrenta a una condena de entre 15 años de cárcel y prisión de por vida.

Deberá presentarse de nuevo en el juzgado el 11 de enero. Por el momento permanece presa bajo una fianza de $1.5 millones.

Te recomendamos