Viernes 20 de Enero 2017

Presionan a Trump para que condene injerencia de Rusia en elección

Hasta ahora, el presidente electo sólo ha escrito mensajes en Twitter sobre el conflicto electoral

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Presionan a Trump para que condene injerencia de Rusia en elección
Trump ahora es foco de atención por la injerencia de Rusia en el proceso electoral.

WASHINGTON.- La revelación de que el presidente ruso, Vladimir Putin, estuvo implicado en los esfuerzos para intervenir en las elecciones aumentó este jueves las presiones para que el presidente electo, Donald Trump, condene esa injerencia.

Citando fuentes de los servicios de inteligencia de alto rango, la cadena televisiva NBC dijo anoche que Putin está vinculado directamente con el “hackeo” de los correos del Comité Nacional Demócrata (DNC) y de John Podesta, director de la campaña presidencial de la demócrata Hillary Clinton.

Según esas fuentes, los objetivos de Putin fueron múltiples: vengarse de Clinton –porque ella criticó su reelección en 2011-, exponer la “corrupción” política y poner en duda el liderazgo de EEUU en el mundo.

Además, y especialmente grave, según la Agencia Central de Inteligencia (CIA), es que Putin lo hizo para que Trump ganara la presidencia.

Como ya es costumbre, Trump recurrió hoy a Twitter para quejarse de que la Casa Blanca actúa ahora sobre el “hackeo”, solo porque Clinton perdió, además de repetir su queja sobre la presunta conspiración de los medios de comunicación.

Es el mismo tono y la misma respuesta que tienen lista sus seguidores en las redes sociales, quienes insisten en que todo es una conspiración inmerecida contra Trump.

Para la Casa Blanca, sin embargo, no cabe duda de que Trump estaba al tanto de las maniobras del Kremlin, aunque el canciller ruso, Sergei Lavrov, rechazó hoy tajantamente las acusaciones, tachándolas de “ridículas”.

“Esto es un sinsentido, y no hay posibilidad de que alguien pueda creerlo”, dijo Lavrov, citando por la agencia de noticias estatal rusa, TASS.

En paralelo a las investigaciones que han programado líderes de ambas cámaras del Congreso -apoyadas por  legisladores hispanos-  centros de estudios políticos, como el Centro para el Progreso Estadounidense (CAP), han renovado su llamado para que una comisión independiente también investigue hasta dónde llegó la interferencia de Rusia en el proceso electoral de EEUU.

Ken Gude, analista del CAP, advirtió en una columna de opinión que en seis semanas Trump y su equipo tomarán las riendas del Ejecutivo y de los servicios de inteligencia bajo su control, y tendrá el poder de “enterrar” las pruebas del involucramiento de Rusia en el sabotage político.

“Estamos ante un momento increíblemente peligroso, y una comisión bipartidista e independiente es vital para preservar nuestra democracia… esto tiene graves repercusiones para las elecciones en varias naciones aliadas con EEUU, porque Rusia tiene un historial de manipular elecciones en Europa también”, afirmó Gude.

Durante la contienda, Trump alentó a Rusia a espiar a la campaña de Clinton para dar con el paradero de 30,000 correos electrónicos que desaparecieron de su servidor personal.

Ante la avalancha de críticas que recibió, Trump dijo posteriormente que sólo estaba bromeando.

El informe de NBC se suma a otros en los que la CIA ha concluido que Putin quiso facilitar el triunfo de Trump el pasado 8 de noviembre, incluso mediante la alteración del registro de votantes.

La comunidad de inteligencia, compuesta por 17 agencias, dijo en octubre pasado que el gobierno ruso estuvo detrás del “hackeo” de los correos electrónicos, aunque, por ahora, la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) no cree que hay suficientes pruebas que demuestren que el objetivo era ayudar a Trump.

La CIA ha mantenido el mismo mensaje en sus contactos con líderes del Congreso, y ahora decenas de miembros del Colegio Electoral piden detalles del alcance de la injerencia rusa.

Los 538 miembros del Colegio Electoral se reunirán el próximo lunes en sus respectivas capitales para certificar los resultados electorales.

Por órdenes del presidente Barack Obama, se prevé que los servicios de inteligencia entreguen al Congreso un informe completo antes de que Trump tome posesión el próximo 20 de enero.

Te recomendamos