Todos quieren adoptar a los perros veteranos de la guerra contra el narco

Nueve de los mejores perros policías de México llegan a la jubilación con premios por su valor y muchos aspiran a poder adoptarlos

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Todos quieren adoptar a los perros veteranos de la guerra contra el narco
Policía Federal da en adopción a nueve perros rastreadores.

MÉXICO.- Los teléfonos de la Federación Canófila Mexicana(FCM) no paran de sonar: hasta 40 llamadas al día de hombres y mujeres cuyo sueño gira en torno de adoptar un perro. Pero no es a cualquier “chucho”,  sino alguno de los nueve mejores perros policías de México recientemente jubilados con medalla de honor como veteranos de guerra.

Durante toda su vida adulta Claudia, Uva, Lucy, Max, Pepe, Tito, Tokio, Jerry I y Rosty no hicieron más que servir a la Patria como parte de la Unidad Canina de la Policía Federal.

Max, un labrador en espera de familia adoptiva.
Max, un labrador en espera de familia adoptiva. Policía Federal de México

Eran apenas unos cachorros de dos años o menos cuando llegaron procedentes de Estados Unidos como donación a su vecino del sur. Rastrearon droga y explosivos; encontraron cadáveres en fosas y husmearon tras la delincuencia que en los últimos 10 años el gobierno mexicano combate de manera frontal.

“No es una adopción normal, los próximos dueños se van a llevar a un héroe y así lo deben de tratar””, observa en entrevista con este diario José Luis Payro, presidente de la FCM, la organización encargada de buscar una familia para los perros “de la tercera edad”, como los llama.

Lo cierto es que la edad de estos animales ronda entre los 12 y los 15 años de edad lo que equivale a entre 84 y 105 años hombre, o sea, que requieren cuidados muy especiales: como cualquier anciano se cansan rápido, se distraen, no quieren caminar o caminan más lento, son irascibles y no quieren rascar.

Rascar fue una de las actividades clave de estos perritos policía. De hecho, aunque detectaron cargamentos completos de marihuana o cocaína como lo hizo Uva en Ciudad Juárez, considerada hasta hace poco una de las ciudades más peligrosas del mundo, todos ellos nunca dejaron de jugar, explica Oswaldo Alfaro, vocero de ACM.

“Ellos juegan a asociar aromas porque al final recibirán un premio porque así se les entrena aprovechando que tiene entre 700 y 1000 veces más sentido del olfato frente al hombre”.

NOTICIAS DE MÉXICO

Lejos de la creencia popular de que los perros se hacen adictos, la realidad es que sólo aprenden a distinguir aromas dentro de una pelota que se entierra en el suelo y cuando el animal la encuentra se le da un premio: un pedazo de pollo, de hígado, una galleta.

Por eso se explica que cuando van olisqueando entre las bandas del aeropuerto –por ejemplo- y detectan alguna droga o sustancia que asocian con el premio no hacen más que rascar y ¡listo! El resto del trabajo es de las autoridades.

Tener suficientes premios será un reto constante para los próximos dueños, pero no único. “Queremos darles una familia”, precisa Payro que ya comienza a afinar la lista de candidatos que compartirá con la Policía Federal para luego decidir en conjunto a los padres adoptivos que deben tener una casa amplia tal y como están acostumbrados.

José Luis Payro, presidente de la Federación Canófila de México.
José Luis Payro, presidente de la Federación Canófila de México.

El perfil de quien lo adopte debe ser el adecuado para cada uno de los nueves canes de raza pastor alemán, pastor belga marino, labrador y Golden. No puede haber niños si el animal es de carácter fuerte, por ejemplo; en cambio, hay un labrador que es todo amor,  encaja de maravilla con los muchachos.

Finalmente, una vez que se entregue el perro, el antiguo manejador de la Policía Federal tendrá derecho a visitarlo de vez en cuando para cerciorar que el veterano de la Nación tenga un final tranquilo y feliz: que no vaya a ser explotado o abusado por sus habilidades o fama, es decir, cero televisión.

“Vamos a estar 100% seguros de que tendrán un hogar y los van a cuidar bien”, precisa Payro. “Así queremos convencer a otras corporaciones policíacas y al Ejército porque estamos preparados: tenemos 200 clínicas en todo el país donde ofrecemos también a estos héroes todas sus consulta veterinaria hasta que terminen sus días”.

Un final muy distinto al que tuvieron otros veteranos a los que “durmieron” cuando se cansaron.

Tokio, uno de los perros policías en adopción
Tokio, uno de los perros policías en adopción

Te recomendamos