A más de un año de descarrilamiento de Metrolink en Oxnard, surgen detalles

José Alejandro Sánchez-Ramírez fue acusado de homicidio vehícular

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

A más de un año de descarrilamiento de Metrolink en Oxnard, surgen detalles
José Alejandro Sánchez-Ramírez dejó su camioneta en las vías del tren sin avisar a las autoridades, lo que resultó en la muerte de un pasajero.
Foto: Archivo

Falta de conocimiento del área y cansancio severo fue lo que causó que un conductor dejara su camioneta y traíler varados sobre las vías de tren en Oxnard, provocando así el descarrilamiento del tren de Metrolink de febrero de 2015, encontró la investigación del accidente.

A casi dos años del trágico incidente que culminó en la muerte del ingeniero del tren y la lesión de docenas de pasajeros, la Junta de Seguridad de Transporte Nacional (NTSB) presentó su reporte final de la investigación en el caso que catalogó a José Alejandro Sánchez-Ramírez como el culpable.

Según el reporte, Sánchez-Ramírez había estado trabajando por 24 horas previo al accidente. Había estado conduciendo 17 horas desde Somerton, Arizona hacia un sitio de trabajo en Oxnard el pasado 24 de febrero de 2015.

Trabajadores del servicio de emergencias inspeccionan el lugar del accidente de un tren de Metrolink en Oxnard. (Foto: EFE)
Trabajadores del servicio de emergencias inspeccionan el lugar del accidente de un tren de Metrolink en Oxnard. (Foto: EFE)

El descarrilamiento, reportado a las 5:44 a.m., dejó un saldo de 32 heridos, y se dio en un área comercial y residencial.

El hombre, que se dedica a reparar maquinaria para granjas, fue acusado de un cargo menor de homicidio vehicular este año en el condado de Ventura.

Según el abogado del acusado, Sánchez-Ramírez intentó en varias ocasiones remover el vehículo de las vías de tren, pero al percatarse que se acercaban los vagones, huyó para salvar su vida, abandonando el coche.

La NTSB encontró que la falta de familiaridad con el área fue una de las causas por las que Sánchez-Ramírez cruzó por las vías. Éste se guiaba por medio de direcciones escritas en papel y por una aplicación de navegación que no detecta vías de tren en su mapa, por lo que la NTSB resaltó la posibilidad de que el conductor habría evitado la zona si era consciente de la existencia de tales vías.

En referencia a este detalle, la NTSB detalló que varias empresas que crean aplicaciones de navegación GPS han acordado incorporar tal data de la Administración Federal de Vías de Tren a su navegación. No se precisó cuándo se daría eso.

Al conducir unos 80 pies sobre las vías y quedar atrapado, Sánches-Ramírez se bajó del coche e intentó empujarlo, sin éxito, y después trató de llamar al 911 pero ya entrado en pánico no logró realizar la llamada. Entonces, el hombre encendió los faros de su vehículo y las luces intermitentes, antes de huir. Todo esto ocurrió en un lapso de 12 minutos, tiempo entre el cual quedó atascada la camioneta y cuando chocó el tren con el vehículo.

El tren que viajaba hacia el este a Los Ángeles, cargaba con 51 pasajeros, un conductor, un ingeniero y un ingeniero estudiante. Fue el estudiante quien se percató de la obstrucción en las vías a poco más de media milla de distancia, y efectuó el freno de emergencia. Ocho segundos después el tren se estrelló contra el vehículo.

Al menos cuatro vagones se descarrilaron.

La única víctima mortal fue identificado como Glenn Steele, de 62 años. Murió una semana después del incidente.

Te recomendamos