Viernes 20 de Enero 2017

¿Quién fue Andrei Karlov, el embajador de Rusia muerto a tiros en Ankara?

El diplomático muerto a tiros este lunes en Ankara, tuvo en el último año la difícil tarea de reparar las relaciones entre Rusia y Turquía, tras el derribo de un cazabombardero ruso por un F-16 turco

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

¿Quién fue Andrei Karlov, el embajador de Rusia muerto a tiros en Ankara?
Karlov ofrecía un discurso en una galería de arte en Ankara cuando fue muerto a tiros.

Le tocaron tiempos y destinos difíciles.

Andrei Karlov, el embajador ruso que este lunes fue muerto a disparos por un policía en Ankara, era un experimentado diplomático que estuvo a cargo de legaciones importantes desde la época de la extinta Unión Soviética.

Cuando en julio de 2013 llegó a hacerse cargo de la embajada de Rusia en Turquía, ambos países intentaban impulsar las relaciones comerciales pero estaban profundamente enfrentados por sus diferencias sobre el conflicto en Siria , en el que apoyaban a bandos contrarios.

Karlov impulsó la creación de diversos espacios como el Foro de la Comunidad Ruso-Turca o el Foro de Cultura Rusa, que sirvieron para la organización de paneles y conferencias sobre cómo mejorar las relaciones entre ambos países, especialmente en los campos de la economía, la energía y la cultura.

“Puñalada”

Pero su prueba de fuego llegó en noviembre de 2015, cuando un jet F-16 turco derribó un cazabombardero ruso SU-24 que sobrevolaba sobre la frontera entre Turquía y Siria.

Moscú describió lo ocurrido como una “puñalada por la espalda” y no tardó en castigar a Ankara, prohibiendo la importación de alimentos turcos, el vuelo de aviones chárter con turistas rusos a Turquía, así como los proyectos de construcción en Rusia en los que participaran compañías turcas.

El impacto económico de estas medidas sobre la economía turca fue estimado en unos US$10.000 millones.

“El embajador Karlov hizo muchas contribuciones personales para el desarrollo de los vínculos con Turquía. Hizo mucho para superar la crisis en las relaciones bilaterales “, dijo este lunes la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova.

“Él era un hombre que ponía su corazón y su alma en su trabajo. Es una pérdida terrible para nosotros y también para el mundo”, agregó.

La restitución de los lazos entre ambos países no fue fácil y requirió unos siete meses de labor diplomática.

Los frutos comenzaron a verse en agosto cuando, después de que el mandatario turco se disculpara por el derribo del avión ruso, Erdogan y Putin se reunieron en San Petersburgo y anunciaron que buscarían aumentar la cooperación económica.

De Pyongyang a Seúl

Nacido en Moscú en 1954, Karlov era un diplomático de carrera.

Se formó en el Departamento de Relaciones Internacionales de la Universidad Estatal de Moscú, de donde egresó en 1976. Ese mismo año, fue enviado a trabajar en la embajada de la Unión Soviética en Corea del Norte , donde permaneció hasta 1990.

En 1992 completó su formación en la Academia Diplomática del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia y, tras la caída del comunismo, volvió a ser destacado en la península coreana, pero esta vez como embajador ruso en Corea del Sur, donde permaneció hasta 1997.

Entre los años 2001 y 2006 regresó a Pyongyang. Fue una época compleja, pues Corea del Norte reveló en ese entonces que dispone de armamento nuclear y es incluida por el presidente estadounidense George W. Bush en el llamado “eje del mal”.

Objetivos y métodos

Como representante de Rusia en Turquía, Karlov aseguró que ambos países compartían el deseo de hallar una solución pacífica a la guerra en Siria, pero que diferían en los métodos para conseguirlo.

En una entrevista con el diario turco Sabah , en 2015, dijo que estaban preparados para dialogar con los grupos de oposición siria que combatieran contra el autodenominado Estado Islámico en ese país.

“Si la oposición encuentra un consenso sobre el futuro de Siria, creemos que será más fácil alcanzar un acuerdo con el régimen (del presidente sirio Bashar al Asad)”, dijo en la entrevista apuntando a la atomización de los grupos opositores en ese país.

Según Zarharova, Karlov ” enfocó muchos de sus esfuerzos en contribuir a hallar una solución en Siria y en apuntalar la estabilidad en la región”.

Las primeras reacciones tras su muerte parecen indicar que Moscú y Ankara tienen la intención de mantener la línea de diálogo y cooperación reactivada durante sus últimos meses de vida.

Te recomendamos