Tultepec, un polvorín clandestino foco de frecuentes siniestros

Otras explosiones con resultados fatales han ocurrido antes en Tultepec, en el Estado de México

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Loading the player...

México.- Tultepec es uno de los municipios del Estado de México, colindante con la capital, que fabrica y vende, en muchos casos de forma clandestina, productos pirotécnicos y ha sido escenario recurrente de accidentes, como el que este martes dejó al menos 29 muertos y 70 heridos en una explosión.

En declaraciones a Efe el radio operador de Protección Civil de Tultepec Antonio Escalona informó de que el lugar del accidente está repleto de talleres y “locales comerciales”.

Cuando se produjo la explosión “estaba en un horario de venta”, detalla sobre lo ocurrido en ese municipio, que en 1997 sufrió una explosión en un taller pirotécnico que dejó tres muertos: un matrimonio, cuyos tres hijos también resultaron heridos, y una tercera persona.

Un año después, concretamente en octubre de 1998, la explosión de un depósito de pólvora allí mismo provocó al menos una decena de muertos, medio centenar de heridos y cuantiosos daños materiales en un radio superior a los 500 metros.

Según informó Efe entonces, Tultepec, considerada ya en aquellas fechas “la capital de la pirotecnia” de México, había sido escenario de cuatro explosiones en lo que iba de aquel año, aunque ninguna de esa gravedad.

Al año siguiente hubo otro muerto en un accidente similar en el mismo municipio, mientras que otras cuatro personas perecieron por causas parecidas en Ozumba, también en el Estado de México.

De nuevo en Tultepec, ya en 2005, un centenar de personas resultaron heridas, en su mayoría con lesiones leves y otros que sufrieron crisis nerviosas, a raíz de una explosión que arrasó un mercado pirotécnico.

En 2010, el municipio fue otra vez escenario de la explosión de un contenedor de pólvora de un taller de juegos pirotécnicos, en este caso con un saldo de tres muertos y dos heridos graves. Y en 2012, hubo otra víctima mortal en la misma zona por las mismas razones.

Un año después le tocó el turno al municipio mexiquense de Naucalpan, escenario de otra explosión de condiciones parecidas que dejó siete heridos.

Rescatistas en la zona de la explosión en un mercado de pirotecnia de Tultepec, en el estado de México.
Rescatistas en la zona de la explosión en un mercado de pirotecnia de Tultepec, en el estado de México.

Sin embargo, esta clase de accidentes en el país no se limitan al Estado de México. En el peor que se recuerda, en 1999 en la localidad de Celaya, en el estado central de Guanajuato, murieron 63 personas y 350 resultaron lesionadas en una concatenación de detonaciones que afectaron a un taller de pólvora clandestino.

Tres años después en Veracruz (Golfo de México) hubo 28 muertos, 15 desaparecidos y una treintena de heridos tras una explosión por artefactos pirotécnicos en Veracruz.

El estado de Tamaulipas, en el noreste del país, también ha sido escenario de esta clase de siniestros. En 1999 ocho personas murieron al hacer explosión una almacén clandestino de cohetes y material pirotécnico en Nuevo Laredo.

En 1996, diez personas fallecieron al explotar una camioneta con una carga de cohetes que se encontraba aparcada frente a una tienda, en la localidad tamaulipeca de Reynosa.

En 2013 la explosión de un vehículo cargado con cohetes pirotécnicos en el poblado de Jesús Tepactepec, en el central estado de Tlaxcala, causó la muerte 16 personas y heridas en 153.

También en Tlaxcala, pero dos años antes y en el municipio de Sanctórum, perecieron cinco personas y dos resultaron heridas por un mal manejo del material de material pirotécnico.

Tampoco escapa a estos incidentes la capital mexicana, donde cuatro personas murieron en 2003 en la delegación Tláhuac, y seis fallecieron y una decena resultaron lesionados en 2010 en la delegación de Iztacalco.

Hace dos años hubo dos muertos por otro accidente similar en el municipio de San Juan Xiutetelco, en el central estado de Puebla, que ese mismo año vio también cómo morían otras cuatro personas en el municipio de Cholula por las mismas razones.

Puebla capital había vivido un episodio semejantes en 2003, con un saldo de tres menores y dos adultos muertos.
En 2005, tres menores y dos adultos fenecieron en el municipio de Etla, en Oaxaca, un poco más al sur del país, por una explosión en una fábrica de fuegos artificiales.

Un año antes, siete personas morían, entre ellas dos niños, en la localidad de Tonalá, en el estado occidental de Jalisco, de nuevo por esa clase de siniestro.

Te recomendamos