Peña Nieto queda rebasado, Slim se volvió un “embajador ante Trump”

Así lo destacan analistas políticos tras la reunión entre el magnate mexicano y el presidente electo de Estados Unidos

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Peña Nieto queda rebasado, Slim se volvió un “embajador ante Trump”
Carlos Slim
Foto: Getty

México – El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, tuvo un gesto amable con el hombre más rico de México, Carlos Slim Helú, que con el Presidente Enrique Peña Nieto. Este acto, consideraron analistas, convirtió al empresario en una especie de “embajador” y ensombreció la figura del mandatario priista; evidenció el carácter “corporatocrático” de la futura política exterior estadounidense y planteó la existencia de encuentros a nivel tanto “oficial” como “atípico” para dar un fortalecimiento a la relación bilateral.

No creo que Slim construya un Hotel Trump en la Ciudad de México, pero ciertamente podría funcionar como una especie de embajador, aligerando las relaciones con Washington”, dijo Andrew Paxman, analista de los grandes empresarios en México y sus relaciones con los poderes políticos, a la articulista de Forbes, Dolia Estevez.

De acuerdo con Louis Nevaer, en un artículo publicado en New American Media, “cuando Donald Trump invitó a Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo y el inversionista más grande de The New York Times, quedó claro que la admiración de Trump es por los hombres de negocios mexicanos, no por los políticos”.

Este fin de semana ambos multimillonarios, quienes durante la campaña tuvieron roces, se reunieron en el restaurante Mar-a-Lago, en Palm Beach, Florida, tres meses después de la rápida visita del entonces candidato republicano a México para dialogar con Peña Nieto.

Trump describió la cita del sábado por la noche como “una encantadora cena con un maravilloso hombre”, informó The Washington Post. Pese a que meses antes lo acusó de haber dado “muchos millones de dólares” a los Clinton y a su fundación. El Presidente electo de Estados Unidos también arremetió contra los reporteros del New York Times, a quienes tildó de “cabilderos corporativos” de Carlos Slim y Hillary Clinton.

El encuentro, con toques de reconciliación, se dio primero con el empresario a pesar de que, ante la comunidad internacional, Peña Nieto le tendió un tapete a Trump cuando lo invitó a Los Pinos en plena campaña. La idea fue de Luis Videgaray, quien debió renunciar al cargo de Secretario de Hacienda por las críticas.

En entrevista, el analista político Juan Manuel Martínez aseguró que “se puede ver que la figura del Presidente Peña Nieto está rebasada y los vínculos se están estableciendo por otro lado”, pero también enfatizó que “la diplomacia se mueve en el plano abierto y en el no visible”.

“No dudo que hay contactos del Gobierno de Peña Nieto con gente de Trump. A Luis Videgaray se le ha nombrado como una especie de diplomático sin cartera que es quien podría tejer la relación con Estados Unidos. Han habido también actividades de la cancillería”, expuso el experto en comunicación política.

El internacionalista e investigador en política estadounidense, Jesús Gallegos Olvera, expuso que en planos alternos a los oficiales, hombres de negocios articulan una serie de estrategias para determinar la relación bilateral.

“Se están formando canales diferentes y diversos para dar un fortalecimiento a la relación bilateral. Podemos hablar de canales oficiales entre miembros del gobierno en turno; los de vanguardia que tienen que ver con representantes de la próxima administración de Estados Unidos –y que incluiría a Videgaray o miembros de la comunidad demócrata y republicana en México–, y un nivel atípico en el que se establecen relaciones diferentes a las establecidas en los canales tradicionales, donde se encuentran empresarios o miembros de las organizaciones civiles”, explicó Gallegos Olvera.

El internacionalista destacó también que el equipo del Gobierno federal sí está celebrando encuentros con los representantes de Donald Trump. Señaló que tanto el equipo de trabajo del próximo Presidente de Estados Unidos e incluso el propio Trump han “gestionando una serie de acercamientos no solo con empresarios mexicanos, también con políticos en Rusia”. Destacó, además, que la Secretaria de Relaciones Exteriores ha tenido encuentros con miembros del Congreso de Estados Unidos; mientras que algunos gobernadores fronterizos, como los de Sonora y Arizona, también se han reunido.

“Es un vínculo que da cuenta de una nueva dinámica bilateral en la que el Presidente electo enfatiza su experiencia como hombre de negocios. No hay que descartar que en algunos días más encontremos respuestas oficiales por parte del gobierno mexicano, que ha tenido varios encuentros”, aseguró el académico.

LOS INTERESES DE POR MEDIO

Para Carlos Sánchez y Sánchez, politólogo e investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), si bien el dueño de América Móvil “tiene una fuerza simbólica” por ser uno de los hombres más ricos del mundo, la reunión con el Presidente electo Donald Trump debe verse “estrictamente en los términos de sus intereses como empresario porque él no representa al Gobierno”.

“Trump será el hombre más poderoso del mundo y dado que tiene intereses en Estados Unidos, busca una reunión con el líder de la nación para limar diferencias. Si lo buscó Slim, no es un signo de debilidad, sino una muestra de respeto mutuo”, aseveró.

El analista político Eduardo Huchím May aseguró vía telefónica que el empresario Carlos Slim está entre “la selecta lista” de los más ricos del mundo (el cuarto, en el índice de Forbes) y con “una presencia importante” en la bolsa de valores en Wall Street, por lo que al próximo Presidente de Estados Unidos “no le conviene” estar enemistado.

“Trump, como empresario, sabe que no es conveniente que los grandes capitales pudieran estar en su contra”, afirmó.

El analista económico Alejandro Villagómez destacó que Slim, dueño de Grupo Carso, es un inversionista importante en el mundo y tiene capital en Estados Unidos.

“Ambos son empresarios muy importantes y es una visión de mantener algún tipo de relación razonable”, expuso.

Eduardo Huchím destacó que el Gobierno mexicano debería tomar nota de esta “importancia” que tiene el empresariado mexicano en la futura relación con un Presidente con un espíritu empresarial, por lo que el gobierno debe armonizar una articulación entre las posiciones gubernamentales y las del empresariado para que se pueda hacer “un frente común ante la amenaza que se viene más allá de la retórica”.

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) declaró que la conversación entre ambos magnates “es muy positivo” porque “genera escenarios de acuerdos”.

El sector privado enfatizó que se deben empezar a establecer “vínculos institucionales y generar mejores relaciones” no solo los grandes empresarios, también las medianas y pequeñas empresas, así como los funcionarios.

Alejandro Villagómez, economista, añadió que “el frente común del empresariado, más que para enfrentar, debe ser para definir estrategias comunes de cómo atender las acciones que va a tomar, que hasta el momento están en el terreno de la retórica”.

“NEUTRALIZAR” A CARLOS SLIM

Los dos multimillonarios en menos de un año pasaron de atacarse mutuamente a sentarse a dialogar y compartir la mesa. Ambos son empresarios con gran capital.

El ingeniero mexicano Carlos Slim tiene una fortuna de entre 45 y 50 mil millones de dólares y todas sus propiedades equivalen al 6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de México.

Además de América Móvil, tiene Grupo Carso (Sanborns, Sears, Condumex y Carso Energy), Inbursa y Mina Frisco. Ha diversificado sus negocios en telecomunicaciones, bancos, tiendas departamentales, museos, fútbol, medios de comunicación e hidrocarburos.

En la primera potencia mundial, tiene negocios o acciones en telecomunicaciones (TracFone Wireless y T-Mobile); tiendas y hoteles (Saks Fifth Avenue, Sears, Ostar grupo hotelero y ramada Gateway); financieras (Blackrock, Citigroup y Condumex); medios (Ora TV, New York Times); y tecnología (Apple).

Donald Trump, magnate de negocios en bienes raíces, posee 3.7 mil millones de dólares, de acuerdo con Forbes. Tiene hoteles, edificios de lujo, campos de golf y casinos, entre ellos, la cede de Trump Organization, Torre Trump; el Hotel Plaza (sí, donde se hospedó el niño de Mi Pobre Angelito); dos clubes de golf; su programa de concursos por televisión “The Appretince”; su fallida aerolínea Trump; y el casino Taj Mahal que quebró.

Un amigo de Trump, consultado por el diario estadounidense, aseguró que el republicano quiere “neutralizar” a Carlos Slim, quien desde su periódico The New York Times apoyó a la candidata demócrata Hillary Clinton y, antes de las elecciones de noviembre, acusó que con la medida de colocar aranceles altos a las importaciones “destrozaría” la economía estadounidense al provocar una “inflación brutal”.

Desde que el neoyorquino declaró durante su primer discurso de campaña que los mexicanos no estaban mandando lo mejor a Estados Unidos, sino a “los criminales y violadores”, Ora Tv –televisión online en Estados Unidos propiedad de Carlos Slim– canceló un programa que estaba trabajando con una de las empresas del republicano.

En octubre Trump afirmó que Slim había dado “muchos millones de dólares” a los Clinton y a su fundación. Los reporteros de New York Times, añadió, son “cabilderos corporativos” de Carlos Slim y para Hillary Clinton.

Días antes de esas declaraciones, el diario estadounidense había publicado testimonios de mujeres sobre acoso sexual del magnate. Aunque Slim es el principal accionista, este medio ha respaldado ininterrumpidamente a candidatos demócratas.

Después de que Trump ganó la Presidencia de Estados Unidos en noviembre, Slim aseguró en un evento de Bloomberg en la Ciudad de México que su victoria “es una oportunidad” para que México fortalezca el mercado interno. Si a Estados Unidos le va bien, también al país, añadió.

El Washington vio el encuentro como el último ejemplo de “la reconciliación del Presidente electo con sus antiguos enemigos” y “un gesto de paz” que señala un posible “descongelamiento” entre el Presidente electo y la élite política y empresarial de México, “que él había utilizado implacablemente durante toda su campaña”.

Compartir mesa fue, de acuerdo con personas citadas por el periódico, un plan diseñado para “abrir una amistosa línea de comunicación” entre ambos empresarios.

Y EL GOBIERNO…

En contraste con la unión entre empresarios, ante los insultos y amenazas del dueño de la Torre Trump, en el plano visual las autoridades financieras mexicanas solo han elevado las tasas de interés a un ritmo vertiginoso (cinco veces en un año), que traerá consecuencias negativas en el consumo y recortes al gasto, han dicho economistas.

El lunes el Gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens Carstens, dijo ante empresarios en Guadalajara que durante estos meses “fuimos al cine y vimos los cortos, pero a partir del 20 de enero va a correr la película de terror”.

Durante uno de esos cortes, el magnate mobiliario publicó en su cuenta de Instagram un video donde se le ve bajar de un helicóptero de la Fuerza Aérea Mexicana durante su visita a México.

“Gracias al Presidente Enrique Peña Nieto por la invitación para reunirme con él en la Ciudad de México. Maravilloso liderazgo y personas de alta calidad. Ya estoy a la espera de nuestra siguiente reunión”, escribió.

Siguiendo la analogía, durante el tráiler los mexicanos han visto cómo el peso se depreció un 18 por ciento frente al dólar y la tasa de inflación rebasó el 3 por ciento. Ya viviendo la película, si llegan a materializarse los escenarios, tendrán que pagar más por bienes y servicios, e incluso se enfrentaría una recesión parecida o peor a la crisis de 1994, han previsto economistas.

Te recomendamos