El programa que trata de conseguir empleo a universitarios, no deudas

El programa piloto se enfoca en programas educativos no tradicionales que ofrecen capacitación laboral específica

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

El programa que trata de conseguir empleo a universitarios, no deudas

La administración Obama está lidiando con dos problemas clave en la educación superior actual: demasiados estudiantes se endeudan para obtener un título universitario y muy pocos consiguen un trabajo en el que puedan aplicar su costosa educación.

Hoy, el Departamento de Educación anunció un programa piloto,  el programa Calidad educativa mediante asociaciones innovadoras (the Educational Quality Through Innovation Partnerships, EQUIP) que por primera vez ofrecerá ayuda financiera a los estudiantes inscritos en programas de educación no tradicional, como los campos de entrenamiento en programación, los cursos en línea y las iniciativas de capacitación de las corporaciones.

El objetivo es darles a más estudiantes la posibilidad de capacitarse para los trabajos de mayor demanda de forma rápida y económica. En esta fase piloto, la iniciativa  de ayuda financiera concederá hasta $17 millones en becas y préstamos a estudiantes inscritos en 8 programas preseleccionados. Los programas son asociaciones entre universidades públicas y proveedores de educación menos tradicionales. Todos les brindan protecciones a los estudiantes, incluso reembolsos si no consiguen trabajo después de finalizar la capacitación.

Capacitación para futuros ingenieros y gerentes

Los programas EQUIP, que se enfocan principalmente en brindar las capacidades necesarias para los trabajos de alta tecnología, incluyen lo siguiente:

  • Colorado State University Global Campus y Guild Education. Un programa certificado de un año sobre las bases de la gerencia y el liderazgo que apunta a ayudar a los estudiantes a cambiar los trabajos con salarios bajos por puestos de supervisión.
  • Marylhurst University en Oregon y Epicodus. Un programa certificado de 27 semanas sobre desarrollo de software web y móvil para que los estudiantes de bajos ingresos consigan trabajos que requieren habilidades de codificación de software de computación.
  • Northeastern University y General Electric. Una licenciatura (bachelor of science) acelerada en fabricación de alta tecnología, solo abierta a los empleados de GE que hacen la capacitación en una planta de fabricación de motores a reacción de GE.
  • University of Texas Austin y MakerSquare. Un curso de programación de computadoras de 13 semanas para preparar a los estudiantes para puestos de ingeniería informática de nivel medio.

Los programas apuntan a los estudiantes de bajos ingresos y no tradicionales que son mayores, estudian medio tiempo o quieren actualizar sus habilidades a mitad de su carrera.

“En muchos casos, los estudiantes de bajos ingresos no han podido obtener la capacitación que necesitan porque no tienen acceso a ayuda financiera”, comentó el secretario general, Ted Mitchell, en una conferencia de prensa. Además, agregó que la posibilidad de las personas de conseguir empleo después de hacer la capacitación es fundamental. «No alcanza con medir el acceso y la inscripción. Necesitamos enfocarnos en los resultados».

En la próxima década, 11 de las 15 ocupaciones de más rápido crecimiento  requerirán tener algún tipo de educación superior.

El nuevo modelo es aceptable, pero no es la cura para todo

Los defensores del consumidor aplaudieron el cambio.

“Se sabe que hay puestos cualificados en Estados Unidos que los empleadores encuentran difíciles de ocupar, y que la educación y la capacitación en línea tienen un papel más amplio en la expansión del acceso a las oportunidades de aprendizaje”, comentó Suzanne Martindale, una abogada de Consumers Union, la división de política y movilización de Consumer Reports, que se enfoca en los asuntos de la educación superior.

El programa de ayuda financiera llega debido a que cada vez se cuestiona más el costo de la educación superior. Actualmente, 4 años de educación en una universidad estatal, que incluye matrícula, cuotas, techo y comida, cuesta aproximadamente $78,000; en una universidad privada, es más del doble de eso. Más del  70% de los graduados terminan la universidad endeudados. Y eso causa estragos financieros en su vida.

Una encuesta a nivel nacional (PDF) de Consumer Reports de más de 1500 estudiantes que poseen un préstamo mostró que el 44% de los que terminaron la universidad dicen que han tenido que reducir sus gastos diarios, el 28% ha tenido que postergar objetivos importantes como la compra de una casa y el 37% pospuso los ahorros para la jubilación. El impacto financiero es tan abrumador que el 45% de los prestatarios dicen que saben que su experiencia universitaria no valió el costo.

Los programas EQUIP no son la cura para todo, expresó Martindale. “No serán adecuados para todos, no todos van a ser ingenieros informáticos”, mencionó.

Es importante que estos programas sean económicos, “en especial si reclutan gente de las comunidades de bajos ingresos, para que si el programa no funciona para el estudiante, no quede endeudado al final”, comentó ella.

Los programas de ayuda financiera se lanzarán a principios del próximo año. Las instituciones están en el proceso de establecerse y obtener la aprobación final del Departamento de Educación. Mitchell estima que se inscribirán aproximadamente 1,500 estudiantes el primer año.

– Donna Rosato

Te recomendamos