Jueves 19 de Enero 2017

Una hermosa y peligrosa visita de pelícanos a México

La visita de los pájaros ha creado un desbalance en el ecosistema, advierten expertos

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Una hermosa y peligrosa visita de pelícanos a México
Pelícanos en el Lago de Chapala
Foto: Gobierno Municipal de Chapala

MÉXICO – De manera espontánea, sin horario ni acción aparente que los motive, miles de pelícanos cuyo cuerpo con alas extendidas pueden alcanzar hasta los tres metros de ancho, pueden alzar el vuelo y montar un ballet acuático con alineaciones casi tan perfectas como un coreografía sobre el lago más grande de México: Chapala.

Procedentes de Canadá, los pelícanos blancos americanos o pelícanos borregones (como se les conoce localmente) arriban año con año a la región limítrofe entre Michoacán y Jalisco y ofrecen uno de los espectáculos más hermosos de la naturaleza para festín de turistas y autoridades y preocupación de ecologistas y académicos.

Nadie sabe exactamente cuándo empezó la migración de las aves para hibernar desde el mes de noviembre y hasta el mes de marzo. Algunos pobladores calculan que inició hace unos 50 años aproximadamente en pequeños grupos atraídos por los desechos que los pescadores dejaban en las orillas después de filetear el producto para la venta y así atrajeron a otros hasta sumar miles.

La Secretaría de Cultura comenzó a fomentar el turismo para admirar el espectáculo del pelícano borregón desde hace ocho años en los poblados de Cojumatlán, Petatlán, Sahuayo y Vista Hermosa.

Se promueve incorporando artistas nacionales, teatro, circo, danza, ballet folclórico, flamenco y hasta u show que tiene como base una pelota ardiente saltando por los aires mejor conocido como Juego Purepecha.

La propaganda de leyendas también ha sido una estrategia. Se dice, por ejemplo, que la primera parvada de aves blancas de pico amarillo que llega en noviembre es guiada por el más grande de los pelícanos de plumaje particularmente gris que se posa en el centro del lago mientras el resto gira en derredor hasta que el líder se lanza en picada dentro del lago.

Aún no se ha podido documentar esta peculiaridad narrada de boca en boca y promovida en medios de comunicación.

“Queremos posicionar a este espectáculo al mismo nivel de la mariposa monarca”, dijo desde 2014 la secretaria de Cultura Argelia Martínez. Dos años después, la representante michoacana de la Secretaría de Turismo, Cecilia Amezola, declaró que los más beneficiados han sido los restauranteros.

Lejos de la gastronomía, el sector de la pesca aún no se ha declarado en contra de la presencia de los pelícanos borregones, pero desde la academia local comienzan a surgir las primeras alertas.

Florentino Fuentes, investigador de la Universidad Pedagógica Nacional afirma que el arribo de los pelícanos “que para muchos es un espectáculo” puede terminar con los peces locales y, por tanto, desestabilizar las cadenas alimenticias que incluye ranas, gallaretas, pato y charales.

“Son depredadores” , dice. Y sus métodos de caza son certeros y masivos: se agrupan en formación de U y arrastran peces hacia el centro o hacia las aguas bajas cuando bate sus alas para asustarlos y arrinconarlos.

Según los cálculos de Fuentes cada uno de los pelícanos borregones consume entre ocho y 10 kilos de peces al día, lo cual, multiplicado por 30 suma 240 kilos. Al seguir el cálculo durante la hibernación en México esto significa que cada animal consume al final 1440 kilos. Y son miles.

Lo peor, argumenta el analista, es que “en ninguna instancia gubernamental se hace algo para realizar una siembra que permita al mismo tiempo garantizar el sustento de los pobladores (que por siglos han vivido de esta actividad) y la presencia de estos animales”.

El pelícano blanco americano es una especie protegida por la Secretaría de Medio Ambiente (Semarnat), sin embargo, carece de un programa integral para el desarrollo sustentable de su hábitat de hibernación.

Desde 2005, el entonces diputado Miguel Amezcua promovió un punto de acuerdo para exhortar al ejecutivo federal a crear, mediante la Semarnat un programa integral de protección, aprovechamiento de recursos y desarrollo sustentable así como una declaración de Santuario para el pelícano borregón.

Hasta la fecha ninguna de estas peticiones se concretaron. Este diario intentó localizar a funcionarios de Medio Ambiente local y federal pero al momento no hay respuesta al respecto.

Te recomendamos