Compradores compulsivos: una adicción que requiere ayuda

La adicción a las compras puede ser tan peligrosa y perjudicial como la del alcohol y las drogas

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Compradores compulsivos: una adicción que requiere ayuda
Los compradores compulsivos adquieren productos que no necesitan.

A partir del día de Acción de Gracias y hasta pasadas las fiestas de fin de año, las tiendas y centros de compra del país se llenan de compradores en busca de ofertas especiales y regalos para Navidad. Y cada año, nuevos videos muestran a compradores que aparentemente pierden la razón tratando de encontrar ofertas.

Pero para Elvia (quien pidió no usar su apellido, por cuestiones de privacidad), la ansiedad y la compulsión por las compras no se limita a las compras de fin de año.

“Las compras para mi siempre fueron una droga. Mi familia y mis amigos trataban de advertirme, pero yo no lo podía ver”, confesó.

Según un estudio realizado por la Universidad de Stanford, la adicción y compulsion por las compras es un desorden que afecta aproximadamente al 6% de la población, esto es a alrededor de 17 millones de norteamericanos. La adicción afecta a hombres y mujeres por igual.

“En mi caso particular, compraba lo que fuese. Después de dejar a los niños en la escuela, siempre pasaba por una o más tiendas, y cuando estaba en casa me metía a la internet y siempre terminaba comprando algo”, relató.

Cuando se acumularon las deudas y los problemas financieros, la pareja de Elvia le dio un ultimátum.

“Mi novio me advirtió que si no hacía algo por tratar mi enfermedad, me dejaría y se llevaría a los niños”, recordó Elvia. Esto la empujó a buscar ayuda profesional. Elvia también comenzó a asistir a Deudores anónimos, un programa de 12 pasos, similar al programa de Alcohólicos Anónimos.

“Allí aprendí que el cerebro de las personas adictas produce endorfinas y dopamina cuando hacen una compra y este sentimiento como de euforia es lo que inicia la adicción”, explicó.

“No puedo decir que estoy ‘curada’, pero el apoyo de otras personas con la misma adicción me ayuda a controlar la compulsión de comprar”, admitió. “Esta Navidad, mi novio se encargó de comprar los regalos”, agregó.

¿Adicción o sólo una buena oferta?

No todas las personas que disfrutan salir de compras son necesariamente adictas. Estas son algunas de las características de la compulsión.

  • Sentimientos de culpa. La euforia inicial de los compradores compulsivos siempre es seguida por sentimientos de culpa por haber gastado el dinero.
  • Sentimientos de ansiedad. Los días que la persona no puede salir a comprar se siente de mal humor y muchas veces se vuelca a las compras online para calmar la compulsión.
  • Cajas sin abrir. Los compradores compulsivos generalmente adquieren objetos que no necesitan y terminan escondiéndolos para que no los descubra la familia, en muchos casos, sin siquiera abrir el envoltorio.
  • Sentimiento de euforia. El acto de comprar un objeto produce una especie de adrenalina o euforia similar a la que experimentan los adictos a la droga o los alcohólicos después del primer trago. Las compras buscan compensar sentimientos de baja auto estima, o de falta de control en otras áreas de la vida de la persona.

Recursos

Si crees que tú o un ser querido tiene una compulsión por las compras y que ya no puede controlar sus deudas y situación financiera, puedes visitar:

Deudores anónimos del sur de California: http://www.socalda.org/
Deudores anónimos: http://debtorsanonymous.org/

Para información sobre otros programas de recuperación de 12 pasos, puedes visitar: http://www.12step.org/

Te recomendamos