¿Tú también ya pusiste tu nacimiento para Navidad?

A pesar de tener muchos años fuera de sus países de nacimiento, ponerlo es revivir sus orígenes y pasar la tradición a las nuevas generaciones

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

¿Tú también ya pusiste tu nacimiento para Navidad?
En hogares cristianos se acostumbra poner un nacimiento.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

El nacimiento de Rosa Gutiérrez llama la atención de propios y extraños que cruzan por su casa en el este de Los Ángeles.

“Es muy sencillo, muy sencillo”, insiste la inmigrante mexicana mientras muestra emocionada y orgullosa, el pesebre colocado en el garaje, a la vista de todo el que pase frente a su hogar.

Pero poner el nacimiento de más de 70 piezas traídas de Tonalá, México, le llevó casi una semana a Gutiérrez.

12/13/16 /LOS ANGELES/Rosa Gutierrez displays her nativity scene in front of her East Los Angeles home. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)
Rosa Gutiérrez pone su nacimiento afuera de su casa para que todos los que pasan por ahí puedan apreciarlo (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)

“Me ayudan mis dos nietos, Victor, de seis años, y Max de tres años”, explica.

Diablitos y holgazanes

No faltan las piezas claves, el Ángel, la figura de María y José, así como los tres Reyes Magos. También tiene borregos, caballos y hasta un diablo. “¿Por qué el Diablo? Porque el Diablo siempre anda merodeando y es bueno ponerlo porque nos recuerda que hay que tenerle temor“, explica.

Gutiérrez hace uso de toda su creatividad y recrea todo un pueblo en su nacimiento, por el que atraviesa un río, hay pozos de agua, palmas, carretas cargadas de frutos, campesinas echando tortillas y personajes como “Bartolo” que tienden a la holgazanería y se observa tomando la siesta.

12/13/16 /LOS ANGELES/Rosa Gutierrez displays her nativity scene in front of her East Los Angeles home. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)
Con la ayuda de dos de sus nietecitos, Rosa Gutiérrez monta su nacimiento en su casa del Este de Los Ángeles (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)

Lo construye a base de papel roca, heno, cartón y papel brilloso, materiales a los que da forma con sus manos para montar un pesebre muy mexicano que en lugar de parecerse a Belén donde nació Jesus, luce como una comunidad rural del país Azteca con cactus llenos de moras.

Llevo 11 años que pongo nacimientos. Con los años, lo he hecho más grande”, confía.

Y tanto gusto le da montarlo que confiesa que a veces ha dormido en el porche de su casa al lado del pesebre que por las noches cobra vida al iluminarse con las lucecitas de colores que lo adornan. “Se me hace tan bonito, y lo que más gusto me da es que la gente venga a verlo y que mi familia valore esta tradición”, dice.

12/13/16 /LOS ANGELES/Rosa Gutierrez displays her nativity scene in front of her East Los Angeles home. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)
Rosa Gutiérrez muestra la figura del niño Jesús que pone en su nacimiento el 24 de diciembre a la medianoche (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)

Gutiérrez coloca al niño Jesús en el nacimiento el 25 de diciembre. Y lo desmonta el 2 de febrero, día de la presentación de Jesús en el Templo y de la fiesta católica de la Candelaria. “Ese día termina la cuarentena de la Virgen Marí,a pero si por mí fuera, lo dejaría todo el año”, dice.

Muchas familias católicas así como iglesias y algunos comercios acostumbran a poner junto al árbol navideño, la representación plástica o de barro del nacimiento de Jesucristo con figuras tamaño miniatura que recrean el establo donde nació el niño Jesús. Para las familias simboliza unión familiar y una nueva oportunidad.

Una bebé infante

Alberta Vázquez dice que pone un nacimiento muy grande en su casa desde hace 15 años que emigró de Puebla, México a Los Ángeles.

Vázquez sostiene en brazos una figura de una bebé que acaba de comprar en el mercado del este de Los Ángeles para que la ponga en su nacimiento. “Es la Virgen María cuando era infante. Se la vine a comprar de regalo a mi hija. Ella anhela tener una niña porque tiene sólo niños. Tengo fe que la niña infanta, le haga el milagro de tener una hija”, explica.

12/09/16 /LOS ANGELES/Alberta Vazquez shops for her nativity scene at the popular Mercadito in East Los Angeles in preparation for the upcoming Christmas festivities. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)
Alberta Vázquez compró una niña infante para el nacimiento de su hija (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)

Un nacimiento en comunidad

Cecilia Orendaín de León, Guanajuato, México, dice que desde que vino a Los Ángeles en 1962 no ha dejado de poner el nacimiento navideño. “Después de la Virgen de Guadalupe lo ponemos y ahora lo hacemos más grande con toda la comunidad católica de Koreatown”, comenta esta madre de siete hijos.

Añade que el 24 de diciembre en la noche, arrullan al bebé. “Para nosotros el nacimiento significa paz y la humildad que siempre debemos tener por los demás. Es una cosa muy grande, nos da fuerza y luz para seguir adelante”, observa.

Comenta que está feliz porque aunque llevan mucho tiempo en este país, en su casa no pierden la tradición de los nacimientos que para ella significa también un recordatorio de no perder el cuadro familiar. “Mi hijo se casó con Amalia, una anglosajona. Y en la primera Navidad ya de casados, en la posada viviente, ellos se vistieron de María y José. Mi nuera estaba muy embarazada. El 2 de enero nació mi nieto”, cuenta.

12/09/16 /LOS ANGELES/ Cecilia Orendain (R) with daughter in law Amanda Hall and grandson Alex Orendain, 3, shops for their nativity scene at the popular Mercadito in East Los Angeles in preparation for the upcoming Christmas festivities. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)
Cecilia Orendain, su nuera Amanda Hall y su nieto Alex Brendan compran en el mercado del Este de Los Ángeles las figuras para poner su nacimiento (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)

Nacimientos de todos los tamaños

Desde hace 10 años, Blanca Jara monta en su casa de Santa Ana cuatro nacimientos en un solo espacio. “Tengo tres hijas, pongo uno por cada una, y uno más por mi nieta. Es un tradición religiosa que yo aprendí de mi mamá quien siempre ponía su nacimiento”, observa.

Jara invirtió 500 dólares en la compra de las figuras para su pesebre. “Son piezas grandes de casi un metro de alto. Y uno las tiene que reponer porque con el tiempo se deterioran. Pero hay para todos los precios, dependiendo de la economía”, dice contenta mientras en un puesto del Mercadito del Este de Los Ángeles le empacan las figuras para el Nacimiento de Jesús.

12/09/16 /LOS ANGELES/Blanca Jara shops for her nativity scene at the popular Mercadito in East Los Angeles in preparation for the upcoming Christmas festivities. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)
Blanca Jara pone cuatro nacimientos en su casa en Santa Ana, uno por cada una de las hijas que tiene y otro por su nieta (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)

Te recomendamos