Qué hacer contra esa alergia al moho que te pone tan mal

Las esporas flotantes pueden ser demasiado pequeñas para verlas a simple vista, pero de seguro pueden causar grandes problemas

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Qué hacer contra esa alergia al moho que te pone tan mal

¿Estás teniendo episodios de estornudos acompañados de secreción o congestión nasal? ¿Tienes comezón en los ojos, labios, boca o nariz? Si experimentas estos tipos de síntomas de alergia, incluso cuando el conteo de polen es bajo, es posible que tengas una alergia al moho. Uno de cada 20 estadounidenses la tiene.

Otoño y parte del invierno es la época en que el moho alcanza su punto máximo en las áreas del norte de EEUU. Es el turno de la región del sur durante los meses más cálidos. Pero los desagradables síntomas de una alergia al moho pueden surgir durante cualquier época, ya que los hongos que causan las alergias comunes como alternaria y aspergillus pueden crecer al aire libre y en lugares húmedos en interiores durante todo el año.

Además, las esporas del moho que crece al aire libre pueden flotar hacia el interior cuando abres una ventana o puerta, y pueden transportarse en el pelo, la ropa, los zapatos, las bolsas e incluso sobre tus mascotas.

Muchas de las aproximadamente 1,000 especies de moho que se encuentran en Estados Unidos son casi invisibles sin un microscopio. Eso puede hacer que sea un reto averiguar cuándo estás expuesto y cuál hongo específico puede ser la fuente del problema. Pero si sospechas que tienes ese tipo de alergia, las siguientes medidas pueden ayudarte a encontrar alivio.

Qué médico puede ayudar

Para determinar si tienes o no una alergia al moho, deberías hacer una cita con un alergólogo, un médico que se especializa en el diagnóstico y tratamiento de afecciones alérgicas. Probablemente van a hacerte una prueba de punción o una prueba de sangre para determinar si tienes una alergia al moho y detectar qué hongo está desencadenando tus síntomas.

Los medicamentos de venta libre y de venta con receta como los antihistamínicos orales pueden ayudar a calmar los síntomas según sea necesario. La inmunoterapia, o las vacunas contra la alergia, pueden brindar un alivio más duradero.

La Academia Estadounidense del Asma, Alergia e Inmunología (American Academy of Asthma, Allergy & Immunology, AAAAI), sugiere que podrías tomar un medicamento para la alergia con anticipación si sabes que estarás expuesto a posibles fuentes de moho, como un montón de hojas en el jardín.

Cómo evitar y eliminar el moho

Si tienes una alergia al moho, es esencial mantenerte alejado de los hongos. El moho crece en las hojas caídas y en las plantas en descomposición, incluyendo troncos y en las pilas de composta. Así que debes asegurarte de limpiarlos. Idealmente, pide a alguien más que haga el trabajo por ti. Si tienes que hacer el trabajo de jardinería tú mismo, debes colocarte primero una mascarilla que puedes comprar en la ferretería.

Cuando el conteo de moho es alto (consulta los informes locales del clima o el mapa de los Estados Unidos de AAAAI en línea para conocer los conteos actuales de polen y esporas), reduce tu exposición al moho manteniendo cerradas las ventanas de tu casa y vehículo (pon a funcionar el aire acondicionado para filtrar las esporas hacia afuera) y si sales, date un baño, lávate el cabello y cámbiate de ropa cuando regreses a casa.

Limpia y seca también cualquier área en donde el moho pueda proliferar adentro de la casa. Las manchas oscuras en las paredes o en otras superficies o un olor a moho pueden indicar su presencia. Mata el moho limpiando el área con una solución de una taza de cloro para lavandería disuelto en un galón de agua.

Independientemente de lo que hayas escuchado, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC),  no es necesario hacer una prueba para determinar el tipo de moho presente. La prioridad es eliminar todo el moho que haya en tu casa y evitar que regrese manteniendo bajo el nivel de humedad. Una revisión de investigación reciente determinó que reparar los edificios que tienen humedad redujo las probabilidades de los síntomas de alergia aproximadamente en 40% para los adultos.

Revisa las ventilas del aire acondicionado, la bandeja de goteo debajo del refrigerador, los humidificadores, los azulejos y la resina con moho en el baño, y las alfombras mojadas. Repara las tuberías con fugas, los drenajes, las ventanas y los techos. Limpiar los pisos y las alfombras con vapor también puede matar el moho.

Desinfecta con frecuencia los botes para basura que se encuentran en el interior; así como las cubetas de composta, y considera regalar las plantas para interiores ya que la tierra de estas puede albergar moho.

También debes reducir la humedad en el aire. Pon a funcionar el ventilador de extracción mientras tomes una ducha. Trata de tener un nivel de humedad entre 30 y 50% en las áreas húmedas como tu baño. Instala un deshumidificador en el sótano si está húmedo; controla la humedad en las áreas habitables con un aire acondicionado.

– Sari Harrar

Te recomendamos