Sábado 21 de Enero 2017

Los medicamentos que NO debes mezclar con el alcohol

Es frecuente combinar ambos, pero puede ser peligroso

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Los medicamentos que NO debes mezclar con el alcohol

Todavía faltan celebraciones de fin de año, así que es muy probable que tomes una o dos copas de vino. Pero si estás tomando medicamentos de venta libre, esa combinación puede ser peligrosa.

Más de 100 medicamentos pueden interactuar con el vino, la cerveza y el licor fuerte, lo que genera problemas que pueden ser desde molestos (como náusea y dolor de cabeza) hasta mortales, como sangrado interno y dificultad para respirar.

Muchas personas combinan regularmente el alcohol y los medicamentos, según los investigadores de los Institutos Nacionales de Salud, que analizaron los patrones de consumo de bebidas alcohólicas y medicamentos entre cerca de 26,000 adultos. Encontraron que el 42% de las personas que consumían bebidas alcohólicas también tomaban medicamentos que podían interactuar con el alcohol.

Sorprendentemente, casi el 80% de las personas mayores de 65 años que consumían bebidas alcohólicas, combinaban el alcohol con medicamentos peligrosos. El envejecimiento reduce la capacidad del cuerpo para descomponer el alcohol, así que este permanece en el sistema durante más tiempo.

Además, es más probable que los adultos mayores estén tomando más de un medicamento a la vez, lo que multiplica el riesgo de interacciones.

Esas interacciones pueden hacer que el alcohol tenga un efecto mayor, que aumente el riesgo de sufrir los efectos secundarios del medicamento o que haga que este sea demasiado potente, dice Aaron White, Ph.D., coautor del estudio y asesor científico principal del Instituto Nacional sobre el Abuso de Alcohol y Alcoholismo (NIAAA). Con algunos medicamentos, incluso tomar una sola bebida puede presentar riesgos. Y es posible que tengas que abstenerte de consumir alcohol un día antes o después de tomar ciertos medicamentos.

Así que si bebes alcohol, habla con tu médico o farmacéutico antes de tomar cualquier medicamento, especialmente los que aparecen a continuación:

Medicamentos posiblemente peligrosos si se combinan con bebidas alcohólicas

Estos medicamentos pueden ocasionar problemas si se toman con alcohol.

MEDICAMENTO

MAYOR RIESGO

 

Medicamentos contra la ansiedad, como
• alprazolam (Xanax), diazepam (Valium) y lorazepam (Ativan)

 

Antihistamínicos, como
• Bromfeniramina (Dimetapp), cetirizina (Zyrtec), clorfeniramina y difenhidramina (Benadryl Allergy, Sominex)

 

Antibióticos
• azitromicina (Zithromax)
• doxiciclina (Vibramycin)
• eritromicina
• metronidazol (Flagyl)

 

Medicamentos para la presión arterial, como
• captopril (Capoten), felodipina (Plendil),
nifedipina y diuréticos, tales como
hidroclorotiazida

 

Anticoagulantes
• warfarina (Coumadin)

 

Medicamentos para el colesterol
• estatinas, como atorvastatina (Lipitor) y
simvastatina (Zocor)


Relajantes musculares, como

• carisoprodol (Soma) y
ciclobenzaprina (Flexeril)

 

Analgésicos opioides, como
• hidrocodona/acetaminofeno (Vicodin),
meperidina (Demerol), morfina (Kadian) y
oxicodona/ acetaminofeno (Percocet)


Analgésicos de venta libre

• antiinflamatorios no esteroides, como aspirina, ibuprofeno (Advil, Motrin IB) y naproxeno (Aleve)
• acetaminofeno (Tylenol)

 

• Mareos
• Somnolencia
• Mayor riesgo de sobredosis
• Dificultad para respirar o respiración lenta

• Mareos
• Somnolencia
• Mayor riesgo de sobredosis

 
• Náusea, vómitos y rubor (con azitromicina y metronidazol)
• Eficacia reducida (con doxiciclina)
• Mayor intoxicación con alcohol (con eritromicina)

• Mareos
• Somnolencia
• Desmayos
• Problemas cardíacos, como arritmia

 

• Sangrado interno (con el consumo de alcohol ocasional)
• Coágulos de sangre, ataque cerebral y ataque cardíaco (con mayor consumo de alcohol)

 

• Daño hepático

 

• Mareos
• Somnolencia
• Mayor riesgo de convulsiones
• Mayor riesgo de sobredosis
• Dificultad para respirar o respiración lenta

• Mareos
• Somnolencia
• Mayor riesgo de sobredosis
• Dificultad para respirar o respiración lenta

• Sangrado interno y úlceras (con NSAID)
• Daño hepático (con acetaminofeno)

Te recomendamos