Martes 24 de Enero 2017

Trump busca acercamiento con latinos republicanos…y muchos le abren los brazos

El presidente electo considera a varios para su gabinete y selecciona a pastor evangélico latino para su toma de posesión. Algunos que lo habían criticado antes, ahora están felices de colaborar con el nuevo mandatario.

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Trump busca acercamiento con latinos republicanos…y muchos le abren los brazos
Trump busca acercamiento con latinos republicanos en nombramientos y participación en su investiura/ DAVID MCNEW/AFP/Getty Images)

A tres semanas de su toma de posesión como presidente de los Estados Unidos, Donald Trump está consolidando el apoyo de latinos republicanos y conservadores y considerando la selección de varios de ellos para formar parte de su gobierno, además de nombrar a un pastor evangélico latino para participar en su toma de posesión.

La campaña de Trump se caracterizó por su retórica antimexicana y antiinmigrante, parte central del mensaje que le ayudó a ganar la primaria presidencial y a movilizar a los votantes de clase trabajadora blanca del corazón del país, que se sienten desplazados económicamente, en parte, por los inmigrantes.

Esta semana se anunció, por ejemplo, que el pastor latino Samuel Rodríguez, presidente de la Conferencia Nacional de Liderazgo Cristiano Hispano (NHCLC), participará en la ceremonia de toma de posesión de Trump, junto con otros cinco líderes de fe y será uno de tres religiosos que harán la invocación en la ceremonia.

Rodríguez, quien en el pasado ha llamado a la compasión hacia inmigrantes y refugiados y criticado la retórica “que provoca divisiones”, también defendió a Trump durante la campaña, opinando que realmente no era un racista.

“Eso es hipérbole”, dijo Rodríguez en abril durante una entrevista televisiva. “Es exageración de los medios liberales para pintar la imagen de un fascista o racista Donald Trump que en mi opinión no es para nada exacta”.

Rodríguez no respondió en meses pasados a solicitudes de entrevista por parte de La Opinión para comentar sobre Trump.  Ante la invitación del presidente electo, el líder evangélico dijo que “no hay más honor que el de servir al país de uno en una forma especial” y agregó que ha disfrutado el proceso de “conocer al que ahora es el presidente electo y su equipo durante muchos meses”.

En Los Ángeles, líderes evangélicos latinos agrupados en la Coalición de Pastores Latinos de Los Ángeles (COPALA), dijeron que la participación de Rodríguez “está bien, si la intención es influenciar al gobierno hacia una reforma migratoria”.

“El hecho que Trump tenga simpatía con líderes evangélicos nos ayuda a nosotros para levantar un movimiento de influencia para impulsar una reforma migratoria y defender a los inmigrantes”, dijo Melvin Valiente, de la Primera Iglesia Bautista de Maywood. “Yo sé que Samuel ha luchado mucho en el pasado en defensa de los inmigrantes y que sea una voz de influencia allí nos ayuda, siempre y cuando no se desvíe del propósito”.

Líderes de NHCLC -organización liderada por Rodríguez- se congratularon por la selección de Rodríguez para participar en la investidura de Trump.

Posibles nombramientos para el gabinete

Hasta ahora Trump no ha nombrado a ningún latino para altos cargos en su gobierno, pero en este momento se barajan los nombres de varios para puestos en el gabinete, específicamente la Secretaría de Agricultura, el Representante de Comercio (Trade Representative) y la Secretaría de Asuntos de Veteranos.

Dos latinos están siendo considerados para la Secretaría de Agricultura: el primero es Abel Maldonado, el ex legislador y ex vice gobernador de California cuya carrera política se apagó tras varias derrotas electorales y que ahora está dedicado al negocio agrícola fundado por su familia en Santa María, California.

Maldonado es mejor recordado como legislador de California y la cara latina más prominente en la convención nacional republicana que eligió a George W. Bush en 2000, y por ofrecer un discurso totalmente en español en el evento, la primera vez que eso ocurría en un evento nacional republicano.

La otra persona considerada para el mismo cargo es la cubana americana residente en Texas Elsa Murano, ex presidenta de la Universidad A & M.

Ambos se reunieron el miércoles con Trump en Nueva York sobre la posibilidad de ocupar ese cargo.

Según fuentes, Trump también está considerando a Jovita Carranza, ex funcionaria de Bush, para Representante de Comercio de Estados Unidos, y a Luis Quiñones, quien como Carranza formó parte del “Grupo de asesores hispanos de Trump”, para liderar la Secretaría de Veteranos

Quiñones y Carranza nunca renegaron de Trump, como si lo hicieron por algún tiempo otros miembros de ese grupo de asesores, entre ellos el cubano americano Alphonso Aguilar, ex director de USCIS bajo el gobierno de Bush y Jacobo Monty, un abogado de inmigración de Houston Texas.

Aguilar y Monty están entre los miembros del grupo que apoyaron inicialmente a Trump durante la campaña e intentaron asesorarlo en temas migratorios, pero que se alejaron de él luego que este diera un discurso sobre inmigración en el que enfatizó las posturas más extremistas hacia la comunidad inmigrante.

Monty presentó un proyecto de reforma migratoria a Trump que fue totalmente ignorado por el candidato durante el famoso discurso del mes de agosto. Incidentalmente, lo mismo pasó en el gran discurso de Trump en la convención nacional, en el que presentó una imagen de la comunidad indocumentada como criminales, asesinos y violadores, de la misma manera que lo hizo en su primer discurso de campaña.

Tanto Aguilar como Monty indicaron que no votaron por Trump y que dejaron en blanco el voto presidencial, pero ahora han dicho que volverán a apoyarlo y que están listos para trabajar con él en el tema migratorio.

Monty dijo al Huffington Post que esperaba “cosas muy buenas de Trump en el campo migratorio y que probablemente sorprenderá a muchos”.

Aguilar dijo por Twitter que estaba “listo para trabajar con Trump”.

Trump no tocó a la puerta de algunos latinos republicanos, como Rosario Marín, ex tesorera de los Estados Unidos, quien durante la campaña anunció su apoyo a Hillary Clinton.

En entrevista con La Opinión, Marín dijo que “no voté por él, pero le deseo lo mejor, por el bien del país le pido a Dios que lo ilumine”.

“Te digo con sinceridad, yo preferiría mil veces decir que me equivoqué y realmente es un buen hombre a decir híjole, qué lástima, es exactamente como yo pensaba”, dijo Marín. “Pero también espero ver lo que va a hacer en lo concreto porque mucho de lo que dijo fueron cosas de campaña”.

Marín apuntó al nombramiento del senador Jeff Sessions como Procurador de la Nación como “una señal preocupante”.

“Es una persona con ideas muy radicales y preocupantes para los inmigrantes y diferentes segmentos de la población”, dijo. “Pero veremos qué pasa”.

Te recomendamos