San Luis Potosí tras la partida de Ford

Los trabajadores se quedan en el aire y las empresas proveedoras con sus proyectos en la mano

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

San Luis Potosí tras la partida de Ford
Vista general de la planta de Ford en el estado de México. / EFE

MÉXICO

La desilusión, el miedo y la incertidumbre de Manuel, un técnico de mantenimiento de San Luis Potosí, tomó forma luego de un “boletinazo” de la compañía Ford.

En él informó la decisión de no abrir la planta en dicho estado por presiones del presidente electo de Estados Unidos que quiere empleo para los suyos y no para quienes están a 2,200 millas al sur.

Manuel había esperado con paciencia desde el 25 de mayo cuando llegó al alba, currículm en mano, y se convirtiró en primer aspirante en las largas filas de reclutamiento en la Escuela Politécnica de San Luis Potosí (EPS) y sonreía ante las cámaras de la prensa local.

Desde entonces imaginaba el momento de hacerse de unos pesos, calculaba unos 12,000 al mes si le iba bien ($600). Además de un seguro social y un crédito popular que ofrecía la compañía a los empleados de nivel técnico que llegaron por miles: la empresa aseguraba entonces 2,800 puestos de trabajo directos.

La planta de montaje de vehículos en San Luis Potosí tenía calculado ofrecer . / EFE
La planta de montaje de vehículos en San Luis Potosí tenía calculado ofrecer más de 2,000 puestos de trabajo. / EFE

Ahí estaban Rocío Álvarez, Óscar Macías, Sergio Paolo Ortega y Elizabeth Ortiz tal y como prometieron en la página web de la EPS, que fue sede y cómplice del proceso de reclutamiento, que hoy se escurre uno a uno por las políticas nacionalistas del republicano antimexicano aún cuando le faltan tres semanas para tomar el cargo.

Manuel se afinca así a su larga historia de desempleo: desde mayo dijo al diario local Enfoque Informativo que llevaba 30 días en la calle cuando se enteró que Ford abriría su nueva planta para producir el modelo Focus con una inversión de 1,600 millones de dólares.

La tasa de desempleo de San Luis Potosí es una de las más bajas del país con 2.3% de su población económicamente activa, más de un punto porcentual debajo de la media naciona,l en parte por una agresiva política del estado para atraer inversión extranjera.

Entre las ventajas que ofreció a Ford —y por las que fue duramente criticado— se registraron exenciones fiscales de hasta el 100% de los impuestos de nómina y predial por 10 años además de la concesión de un pozo con capacidad para suministrar un millón de metros cúbicos anuales de agua; una línea de 40 MW “alimentadas por dos subestaciones” y 30 MW para el “proceso productivo”; además del abastecimiento de gas natural.

“¡Todo a cargo y costo del gobierno del estado!”, destacó el notario potosino Eduardo Martínez Benavente.

Este analista potosino, quien mantuvo en su momento una campaña informativa contra la nueva planta de Ford, hoy destaca que aún con las desventajas que tenía el estado, lamentará la partida: no será fácil lograr empleos de calidad y cantidad ni de manera directa ni indirecta.

La Industria Nacional de Autopartes informó que entre las 40 y 50 pequeñas y medianas empresas que serían proveedores se quedaron con sus proyectos en la mano y todavía no saben qué hacer con sus finanzas y menos con la gente que quedó en la calle en uno de los estados más golpeados por la delincuencia.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública, la percepción de inseguridad de los potosinos es del 72% entre asesinatos, feminicidios, robos y otros actos delictivos.

 

 

Te recomendamos