Un propósito, solo uno, que debe mantener este año

La subida de tasas de interés hace aconsejable que la resolución de rebajar la deuda se mantenga todo el año

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Hace dos años, quien escribe esto tomó la firme resolución de ir al gimnasio para nadar. En enero ya estaba hecho el contrato. En abril llegó la excusa para no ir (la piscina siempre estaba llena con distintos cursos). El propósito del nuevo año en 2016, con una buena motivación (ahorrar), era cancelar el contrato cuanto antes con el gimnasio.

Fue un fracaso anunciado como lo es para la mayor parte de quienes tienen buenos propósitos de primeros de año cuando hay un cierto espíritu de renovación. Según los datos publicados por la Universidad de Scranton en Pensilvania, solo el 8% de quienes se ponen metas a partir del 1 de enero tienen éxito.  Y es una lastima porque muchas de los objetivos a alcanzar habrían asegurado personas más esbeltas (la primera resoluciónes perder peso), más organizadas y en mejor situación financiera. El tercer objetivo vital es normalmente ahorrar más y gastar menos.

Ahorrar más es un importante propósito que tener muy presente en 2017 porque está previsto que las tasas de interés en EEUU vayan subiendo a lo largo del año. La Reserva Federal subió un cuarto de punto la tasa que se aplica a los préstamos a corto plazo este mes de diciembre y anticipó que llegarían más, quizá tres, en 2017. Esto cambia el panorama de los últimos años en el que las tasas tanto a largo como a corto plazo han estado en mínimos históricos y convertido a la deuda en una carga más o menos llevadera.

No está previsto que el precio del dinero suba radicalmente pero hay que prepararse para ir pagando más en los próximos meses por el balance en la tarjeta de crédito y todos los préstamos que como este tienen una tasa variable.

Pagar deuda requiere ahora una cierta urgencia para evitar mayores costos mientras que ahorrar puede ser más fácil. Los salarios, al menos en algunos sectores, están empezando a experimentar presiones al alza porque hay menos candidatos para cubrir ofertas de empleo y los empresarios tienen que empezar a ofrecer mejores compensaciones para conseguir empleados o mantenerlos.

Si está convencido ya de que devolver  deuda es un propósito con el que hay que llegar hasta diciembre de 2017 les damos algunas pistas para no tirar la toalla a lo largo del año. Son consejos que lleva años dando el profesor de psicología clínica de la Universidad de Scranton, John Norcross y otros del libro The Happiness Project de Gretchen Rubin.

  • Hay que ser realista. Fíjese metas que sean posibles de alcanzar porque de lo contrario no hay forma de mantener el espíritu de superación o sacrificio suficiente. Muchas de los propósitos de primeros de año son, en esencia, un guión para un cambio de estilo de vida y eso, no es tarea fácil. Sea generoso consigo mismo y no se lo ponga difícil. Con respecto a sus deudas, haga un presupuesto de sus ingresos y gastos, calcule una cantidad o porcentaje dedicada a rebajar lo que debe y sepárelo del dinero al que tiene acceso para gastos corrientes. Parta de una cantidad cómoda y progresivamente vaya subiéndola.
  • Recuerde su motivación. En este caso es fácil: si mantiene un alto nivel de dinero a devolver le va a salir caro. Si tiene un balance en la tarjeta de crédito fíjese en las proyecciones que hace el emisor de esta sobre lo que le cuesta pagar la deuda al ritmo que tiene. Si decidió no recibir este correo, normalmente le dan estas proyecciones en la red. En caso de que no las encuentre, hable con un representante del emisor.
  • Señálese metas a corto plazo. No intente batir récors sino medir los pasos que da para llegar a su objetivo. En caso de que en un momento no llegue, no deje de tomar el siguiente paso. Procure que esas metas sean fácilmente cuantificables porque si son muy vagas el objetivo que busca puede irse al traste arropado con sus excusas.
  • No lo intente todo a la vez. No trate de cambiar su vida de un día para otro porque raramente funciona y desde luego no es un proceso que motive. Póngase un calendario de propósitos mensuales. No trate de dejar de fumar, comer menos y pagar la deuda el mismo día. Quizá es mejor rebajar lo que debe a partir de enero, cambiar su dieta a partir de febrero e ir a la piscina a nadar para ponerse en forma desde abril (cuando los que son como yo ya no le van a molestar) .

 

Te recomendamos