El fósil que puede dar pistas sobre origen de papas, tomates y pimientos

Fue hallado en Argentina y tiene 52 millones de años

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

El fósil que puede dar pistas sobre origen de papas, tomates y pimientos
Esta es la baya que se ha convertido en carbón.
Foto: Peter Wilf / Penn State

Un fósil de un fruto “increíblemente inusual”.

Así lo describió Peter Wilf, el científico que lideró el descubrimiento en la Patagonia argentina de un fruto fosilizado que data de 52 millones de años.

El fruto antiguo pertenece a una familia de plantas que incluye alimentos populares como papas, tomates y pimientos.

La historia del origen de esta familia es en gran parte desconocida ya que hasta ahora, solamente se habían encontrado algunas semillas.

Los científicos dicen que los orígenes de esta clase de fruto se remontan decenas de millones de años, mucho más de lo que se pensaba anteriormente.

La planta, un tipo de Physalis, se encontró en una selva fosilizada en la Patagonia.

Pertenece a la Solanaceae, o hierba mora, familia de plantas con flores, que incluye cultivos, tabaco, plantas medicinales y flores de jardín como la petunia.

“Inusual y delicados”

Peter Wilf además de dirigir el equipo que descubrió el fruto antiguo es profesor de Geociencias en la Universidad Estatal de Pensilvania, en EE.UU.

“Es la única fruta fósil que se ha encontrado en todo este grupo de plantas, que ahora tiene más de 2.000 especies”, explicó a la BBC.

Especímenes de frutos secos de una cereza de tierra costera moderna de Florida
Especímenes de frutos secos de una Physalis costera moderna de Florida. PENN STATE

“Mucha de la historia evolutiva de la vida, especialmente de las plantas, que es raro encontrarlas como fósiles, es en gran parte desconocida”.

“Aquí tenemos este descubrimiento de estos increíblemente inusuales y delicados fósiles. Es casi inaudito que tal cosa pueda fosilizarse“.

Esta fruta está estrechamente relacionada tanto a los tomatillos, que se utilizan comúnmente en la cocina mexicana, como a las Physalis.

Tienen cáscaras parecidas a los farolillos de papel que crecen alrededor de carnosas y a menudo comestibles bayas.

Previamente se pensó que los tomatillos y lasPhysalis evolucionaron más recientemente alrededor del tiempo en el que la cordillera de los Andes se levantó.

Hace unos 50 millones de años, Sudamérica estaba más cerca de la Antártida y Australia de lo que está hoy y la temperatura del mundo también era mucho más elevada.

Los investigadores creen que el área producirá muchos más descubrimientos de plantas fósiles.

“Los descubrimientos paleobotánicos en la Patagonia probablemente están destinados a revolucionar algunas visiones tradicionales sobre el origen y la evolución del reino vegetal”, dijo Rubén Cuneo investigador del CONICET en el Museo Palentológico Egidio Ferulgio, en Chubut, Argentina.

Te recomendamos