Martes 24 de Enero 2017

La nominación de Puzder es una mala noticia para los trabajadores

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

La nominación de Puzder es una mala noticia para los trabajadores
La nominación de Puzder, mala noticia para los trabajadores

Andrew Puzder, el director ejecutivo de CKE Restaurants, sería una buena elección para dirigir una agencia gubernamental responsable de cuidar de los millonarios. En cambio, ha sido designado por el Presidente electo Trump para dirigir el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos, el cual, por más de 100 años, ha sido responsable “de promover el bienestar de los asalariados, de quienes buscan empleo y de los jubilados”.

El Departamento de Trabajo vela por los trabajadores comunes cuando se trata de mantener empleos seguros y garantizar que los trabajadores no sean defraudados o engañados en cuanto a sus salarios se refiere.

Sin embargo, parece posible que Puzder cambie todo esto. De acuerdo con sus declaraciones públicas, él se opone a muchas de las políticas y programas que será responsable de administrar. Por ejemplo, Puzder se opone a la norma de tiempo extra del Departamento de Trabajo y, de hecho, afirmó que lo que los trabajadores “pierden en pago de tiempo extra lo ganan en orgullo y sentido de logro” (Wall Street Journal, 3/25/14).

¿Qué significa esto para un trabajador, digamos, en la industria de la comida rápida? Según el Instituto de Política Económica, bajo la vieja norma, un subgerente en un restaurante de comida rápida podía ser obligado a trabajar de 60 a 70 horas a la semana sin ningún pago adicional después de su salario de 40 horas. Las 20-30 horas extra eran completamente gratis para el empleador, así que esas horas extra –recuerde, sin pago alguno–, habrían sido programadas sin restricciones.

Bajo la nueva norma, sólo a los empleados que perciben, por lo menos $47,476 al año, se les puede negar la paga de tiempo extra (la norma está siendo revisada por las cortes).

La noción de Puzder de “orgullo y sentido de logro” de hecho significa, cada semana, de 20 a 30 horas más de trabajo no remunerado para los empleados. Esas horas extras sin remuneración alguna pueden formar el carácter, de acuerdo a Puzder, pero definitivamente resultan en bonificaciones para los directores ejecutivos.

Puzder rechaza incrementar el salario mínimo. El salario mínimo federal actual es de $7.25 la hora y no ha sido incrementado desde julio de 2009. Con los años, el valor de compra del salario mínimo ha caído 10% y, en general, los trabajadores que perciben el salario mínimo ganan 25% menos hoy que el trabajador de salario mínimo en 1968. Puzder, erróneamente, sostiene que son principalmente los adolescentes quienes trabajan en empleos que pagan el salario mínimo. La realidad es que más de 49%de los trabajadores de salario mínimo tienen 25 años de edad o más, y cerca de una tercera parte trabaja en empleos de tiempo completo, incluyendo trabajos de ventas al menudeo, centros de llamadas, aeropuertos y la industria de la comida rápida. Muchas personas tienen que trabajar en dos o más empleos de salario mínimo para poder cubrir sus gastos.

Puzder también cree que los programas gubernamentales de apoyo para los trabajadores de salario mínimo –como aquellos que trabajan en sus propias franquicias de restaurantes– son un desincentivo para trabajar (The Hill, 6/22/15). Es una vergüenza que en el país más rico del mundo, los salarios para muchos trabajadores de comida rápida y de ventas sean tan bajos que califiquen para recibir cupones para comida (dentro del Food Stamp Program, dirigido a personas de muy bajos recursos o incluso sin ingreso), asistencia para vivienda pública y Medicaid. Sin embargo, ésa es la realidad para millones de trabajadores de salario mínimo. Son los empleadores de salarios mínimos –como las cadenas de comida rápida de Puzder– los causantes de que los trabajadores vivan en pobreza. Y aun así, Puzder parece escatimar que estos trabajadores tengan la capacidad de, incluso, recibir cupones para comida.

¿Qué es lo que Andrew Puzder piensa acerca de los trabajadores? Aparentemente piensa que no valen la pena la molestia y de hecho prefiere las máquinas. Puzder dice que al contrario que los trabajadores humanos, las máquinas son “siempre amables, siempre incrementan las ventas, nunca toman vacaciones, nunca llegan tarde, nunca hay accidentes por caídas, o casos por discriminación por edad, sexo o raza.” (Fortune, 3/17/16).

Dada su aversión expresada por los trabajadores humanos, no es de sorprenderse que Puzder también haya comentado acerca de los recesos obligatorios para los trabajadores, para descansar y comer, de 30 minutos en un período de cinco horas, y de 10 minutos en un período de cuatro horas, diciendo al Orange County Register que un gerente puede ser testigo de cómo un restaurante se viene abajo durante un período de mucha afluencia debido a que los gerentes no pueden tomar su descanso cuando ellos lo elijan (11/11/14).

Por supuesto que las máquinas no van a comprar muchas hamburguesas, ¿o sí?

La postura de Puzder proporciona un mapa de ruta preocupante sobre lo que intentaría hacer –o elija ignorar– como Secretario de Trabajo. Esto no es por lo que votaron los votantes de Trump. Los 150 millones de trabajadores en Estados Unidos merecen algo mejor. Merecen un Secretario de Trabajo que esté de su lado.

Hasta que eso suceda, mi sindicato y todo el movimiento laboral, lucharemos contra el robo salarial del empleador, nos aseguraremos de que los trabajadores puedan estar seguros en sus empleos, nos opondremos a los salarios de nivel de pobreza y desafiaremos el abuso del empleador. Seremos los defensores que los trabajadores necesitan ya que, tristemente, esa ayuda no vendrá del Departamento de Trabajo de Andrew Puzder.

 

*Shelton es el presidente del Sindicato de Trabajadores de Comunicaciones de América, representando a 700,000 hombres y mujeres en telecomunicaciones, aerolíneas, medios de comunicación, servicios públicos y cuidado de salud, y manufactura.

Te recomendamos