Veteranos, los nuevos deportados

A pesar de ser residentes legales, un error les cuesta la deportación pero no se resignan a vivir en México, ya que la mayoría de ellos fueron traídos a EEUU siendo niños

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Veteranos, los nuevos deportados
Héctor Barajas vive hoy en Tijuana. En su juventud fue miembro del Ejército de EEUU. / Aurelia Ventura
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

TIJUANA – Edwin Vladimir Salgado, un joven veterano de la Guerra de Irak, vive desde el año pasado entre Tijuana y Ensenada.

Pese a ser residente legal de Estados Unidos fue deportado a México en marzo de 2016 debido a que cometió varios delitos relacionados con drogas y armas. De nada le valió su trabajo en la Marina estadounidense, en la que estuvo desde los 18 hasta los 22 años.

12/08/16/ TIJUANA/ Deported immigrant and US veteran Edwin Salgado was a legal resident, but committed a crime that led him to deportation, and separation from his US family. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
El excombatiente Edwin Salgado cometió un crimen que lo llevó a ser deportado a México. / Foto: Aurelia Ventura

No lo creía cuando me deportaron. Ha sido muy difícil. Uno no sabe cómo funcionan las cosas aquí, cómo moverse, nada”, exclama Salgado de 35 años de edad.

“A mí me llevaron a Estados Unidos a los tres años y medio de edad. Me crié en Santa Ana”, dice.

Con la ayuda económica de su madre y una hermana, el veterano ha logrado sobrevivir en la frontera mexicana pero asegura que le preocupa su hija de 15 meses que dejó en California.

12/08/16/ TIJUANA/ Deported immigrant and US veteran Edwin Salgado was a legal resident, but committed a crime that led him to deportation, and separation from his US family. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
El veterano Edwin Salgado deportado a México ha vivido del apoyo económico de su madre y hermana. / Foto: Aurelia Ventura

Salgado es parte de un ejército de veteranos de las fuerzas armadas, quienes han sido deportados en años recientes debido a que cometieron delitos.

“No se vale que nos olviden por un error que ya pagamos. Estuvimos dispuestos a dar la vida por Estados Unidos”, se lamenta Salgado.

12/08/16/ TIJUANA/ Deported immigrant and US veteran Hector Barajas was a legal resident, but committed a crime that led him to deportation, and separation from his US family. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
Hector Barajas, un veterano deportado creó la Casa de Apoyo a los Veteranos Deportados para ayudarlos en México tras la deportación. / Foto:  Aurelia Ventura

El número exacto de veteranos residentes legales que han sido deportados es incierto pero Héctor Barajas, un veterano deportado de 39 años y quien es director y fundador de la organización no lucrativa Casa de Apoyo a los Veteranos Deportados (Deported Veterans Support House) con sede en Tijuana, estima que se trata de alrededor de 300 los que han sido expulsados a unos 36 países.

“La organización se creó en 2013. Antes no había nadie que documentara el número de veteranos deportados. Pero el número puede haber crecido en los últimos años porque con antelación a 2009, los fiscales tenían discreción para decidir si era deportado un veterano que cometiera un delito”, expone.

Jennie Pasquarella, directora de derechos de los inmigrantes de la Unión Americana de las Libertades Civiles (ACLU), dijo el Día de los Veteranos que con Obama han sido deportados miles de veteranos más que en ninguna otra administración.

hector-barajas
Héctor Barajas fue miembro de la División de Paracaidistas del Ejército de Estados Unidos. / Foto suministrada.

Por disparar a un vehículo

Barajas fue deportado en 2004 por lanzar disparos a un vehículo, luego regresó a Estados Unidos como indocumentado pero una falta de tráfico hizo que el Servicio de Migración y Aduanas (ICE) se percatara de su estancia en el país y lo deportaron de nuevo.

“Yo nací en Fresnillo, Zacatecas. A los siete años me llevaron a Estados Unidos. Crecí en Compton. Mis papás y hermanas todavía viven ahí. Tengo una hija de 11 años que vive en La Puente”, explica.

En su juventud por casi seis años, estuvo en la División de Paracaidismo del Ejército. Sirvió en tiempo de guerra y salió con honores.

12/08/16/ TIJUANA/ Deported immigrant and US veteran Hector Barajas (R) was a legal resident, but committed a crime that led him to deportation, and separation from his US family. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
El veterano Héctor Barajas ayuda a otros veteranos como él que han sido deportados a  México a adaptarse a su nueva vida. / Foto: Aurelia Ventura

“Yo era residente legal y no le di seguimiento a hacerme ciudadano”, confiesa.

Es posible que un cambio en las leyes de migración permita a Barajas regresar a Estados Unidos.

“Se comprobó que el delito que cometí no me hace deportable, y por eso me permitieron presentar mi examen de ciudadanía en noviembre pasado en la  Garita de Tijuana. Espero una respuesta en los próximos 70 días”, comenta Barajas quien tiene la asesoría legal de ACLU.

12/08/16/ TIJUANA/ Deported immigrant and US veteran Mario Rodriguez was a legal resident, but committed a crime that led him to deportation, and separation from his US family. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
Mario Rodriguez lleva deportado a Tijuana desde 2005. / Foto: Aurelia Ventura

Tráfico de drogas: la principal causa

Barajas explica que los veteranos deportados han cometido faltas relacionadas sobre todo con la posesión y venta de drogas. “La mayoría tienen más de 50 años por lo que es difícil que a esa edad los contraten para trabajar en México”, explica.

Ese es el caso de Mario Enrique Rodríguez, de 71 años de edad y quien en los años 70’s combatió en Vietnam. Un error lo mandó a prisión por siete años y luego le causó la deportación.

“Estoy en Tijuana desde 2005. Yo vivía en Bakersfield y trabajé en el campo muchos años. Pensé que por haber estado en el Ejército ya era ciudadano”, dice.

12/08/16/ TIJUANA/ Deported immigrant and US veteran Mario Rodriguez was a legal resident, but committed a crime that led him to deportation, and separation from his US family. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
Mario Rodriguez ha perdido la esperanza de regresar a Estados Unidos tras su deportación. / Foto: Aurelia Ventura

Rodríguez se hizo residente legal desde los 12 años de edad, tres años después de que sus padres lo trajeron de Durango, México.

Acepta que cometió una falta. “Me equivoqué. Hice algo que no debí pero ya lo pagué. Ya no quiero regresar a Estados Unidos, solo quisiera que me dejen cobrar mi pensión”, comenta.

Rodríguez vive de la caridad. Le permiten dormir en el albergue de los Veteranos Deportados. En Estados Unidos, dejó esposa y tres hijos de quienes que no sabe nada.

12/08/16/ TIJUANA/ Deported immigrant and US veteran Mario Rodriguez was a legal resident, but committed a crime that led him to deportation, and separation from his US family. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
Mario Rodriguez recibe albergue en la Casa de Apoyo a los Veteranos Deportados de Tijuana. / Foto: Aurelia Ventura

Barajas dice que básicamente la Casa de Apoyo para los Veteranos Deportados en Tijuana es un centro de recursos. “A veces les damos despensas, doctores, los ayudamos a obtener beneficios. Y contamos con la asesoría legal de ACLU. Ellos revisan los casos y si hay algo que se pueda hacer legalmente, lo hacen gratis”, indica.

La recomendación que dan a los veteranos es que se busquen  un propósito de vida al ser deportados. “Uno tiene que mantenerse ocupado sino caes en las drogas y la depresión”, observa.

12/08/16/ LOS ANGELES/ Veteran and immigrant Mario Martinez is fighting his deportation (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
Mario Martinez pelea contra su deportación a México. / Foto: Aurelia Ventura.

En la lucha contra la deportación

Mario Martínez, un residente legal que sirvió en el Ejército de los 18 a los 23 años lleva dos años en la lucha para que no lo deporten a México.

“Tengo 53 años. A mí me trajeron a Estados Unidos en 1968 pero cometí un delito de violencia doméstica por el que me dieron cárcel de 2009 a 2013. Al salir, ICE [la Oficina de Inmigración y Aduanas] me mantuvo detenido por siete meses. Salí libre con una fianza en 2014 pero me quieren deportar y estoy trabajando para evitarlo”, expone.

Martínez, residente de El Cerrito dice que los veteranos de las fuerzas armadas tienen que cuidarse mucho.

“Cualquier delito por chico que parezca, nos puede conducir a la deportación. Mi esposa, a quien le lancé una botella y le pegué en el cachete, trató de ayudarme pero no se pudo hacer nada. Me llevaron preso”, comenta Martínez a quien ACLU lo ayuda con su caso.

12/08/16/ LOS ANGELES/ Mario Martinez shows a family photograph of him with his two sons. Veteran and immigrant Mario Martinez is fighting his deportation (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
Mario Martínez, veterano del Ejército,  muestra una foto de él con sus dos hijos. / Foto: Aurelia Ventura

Regresa de la deportación

Fernando Cervantes, de 63 años de edad, nunca dejó de luchar por regresar a Estados Unidos mientras estuvo deportado en México de 2009 a 2010.
“Lo conseguí porque pude probar que mi abogado nunca me dijo que si me declaraba culpable, me iban a deportar”, observa.

Cervantes llegó a Estados Unidos a los 5 años de edad. Sirvió en el Ejército desde los 19 a los 23 años. Estuvo un año y medio en la cárcel por posesión y venta de drogas y otro año y medio en un centro de detención de ICE.

fernando-cervantes
Fernando Cervantes es hasta ahora el único veterano deportado que ha logrado regresar a los Estados Unidos. / Foto: suministrada.

“Yo pensaba que era ciudadano. Cuando a mí me reclutaron para el Ejército, el reclutador me dijo que automáticamente sería ciudadano porque ya era residente legal. Le creí. Pero era pura mentira”, dice.

En Delicias, Chihuahua, México trabajó hasta de Papá Noel en un Walmart.

Cervantes regresó a EEUU en 2010. “Contraté una firma de abogados de San Diego que me ayudó mucho para que pudiera reingresar. Y fue fantástico volver al país a donde yo pertenezco”, indica.

12/08/16/ LOS ANGELES/ Veteran and immigrant Mario Martinez is fighting his deportation (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
Imagen de grupo en la que aparece Mario Martínez quien busca evitar que lo deporten a México porque dice que ya pagó su falta. / Foto: Aurelia Ventura

El miedo a la deportación persiste

El residente de San Bernardino, revela que como aún no ha podido hacerse ciudadano vive con miedo y angustia de que lo vuelvan a deportar.

“La preocupación siempre está ahí presente”, dice este veterano, padre de tres hijos, abuelo de seis y bisabuelo de dos menores.

El excombatiente comenta que le gustaría que en la ley de Clinton de 1996, que estableció que todas las personas con récord criminal son deportables, se estableciera una cláusula para que queden exentos los militares que han puesto sus vidas en riesgo para servir a la patria.

En el Congreso, hay tres propuestas de ley de los legisladores demócratas Raúl Grijalva y Rubén Gallego de Arizona y Juan Vargas de California, que apoyan que los veteranos deportados regresen legalmente, tengan acceso a servicios médicos y reciban servicios de naturalización desde que prestan su servicio militar

 

Te recomendamos