Lunes 23 de Enero 2017

El 42% de California ha salido de la sequía con las recientes lluvias

El sur del estado, sin embargo, aún está lejos de alcanzar esa meta

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

El 42% de California ha salido de la sequía con las recientes lluvias
Las inundaciones y nevadas han causado grandes daños pero han ayudado al norte de California a decir adiós a la sequía que ya había entrado en su sexto año consecutivo.
Foto: USA Today via Twitter

El Gobierno Federal anunció este jueves que el tercio norte de California se encuentra por fin libre de la sequía, que ya había entrado en su cuarto año en todo el estado. Según el U.S. Drought Monitor, los reservorios están llenos, los ríos discurren con gran cantidad de agua y los bancos de nieve superan el tamaño medio para este momento del año, alcanzando cifras récord.

El porcentaje de California que ha logrado dejar atrás las condiciones de sequía ha subido del 19% al 35% a lo largo de la semana pasada, y los monitores federales lo cifraban afecha del jueves ya en el 42 con más tormentas invernales todavía previstas hasta el viernes. Hace solo tres meses, la totalidad del estado se encontraba en un cierto nivel de sequía.

En solo una semana la situación de sequía en el estado ha mejorado notablemente (Foto: U.S. Drought Monitor)
En solo una semana la situación de sequía en el estado ha mejorado notablemente (Foto: U.S. Drought Monitor)

Los niveles de lluvia y nieve que se han registrado en gran parte de la California, sobre todo en el norte, han sido los más altos en décadas. Algunas zonas han recibido valores de precipitaciones mayores que en los últimos 20 años, y el vital banco de nieve de Sierra Nevada se ha doblado en espacio de una semana después de producirse las nevadas más fuertes en seis años.

Esto supone un cambio drástico y muy positivo con respecto a la misma época del año pasado, cuando el 97% del estado presentaba condiciones de sequía.

Sin embargo, se sigue recomendando cautela y el Gobernador Jerry Brown probablemente espere hasta que llegue la primavera para decidir si el impacto de este invierno particularmente húmedo es suficiente como para retirar el estado de emergencia por la sequía.

Cabe recordar que el sur del estado continúa inmerso en la sequía, con amplias zonas presentados condiciones extremas. Las mejoras en las reservas de agua en el sur de California, aunque se han producido, son mucho más modestas y están lejos de ahuyentar la amenaza de la sequía.

Aún así, las precipitaciones han sido suficientes como para hacer que el National Weather Service emita un aviso por inundación para el este del condado de Los Ángeles esta mañana del jueves, y provocar inundaciones de las carreteras en Altadena y en zonas de Long Beach, Chino, Seal Beach, Rancho Palos Verdes, Whittier, Redondo Beach, Torrance, Pasadena, Griffith Park, Culver City, downtown Los Angeles, Inglewood, Santa Mónica, San Dimas, Venice, Manhattan Beach, Glendora, Beverly Hills, Alhambra y West Covina.

También se ha advertido de riadas de barro y detritos en las zonas donde se produjeron los recientes incendios conocidos como “Fish” y “Reservoir”.

Asimismo, las zomas montañosas del este de Los Ángeles están bajo alerta por tormenta invernal debido a las fuertes rachas de viento y a las bajas temperaturas, que pueden provocar nevadas a altitudes superiores a los 4,000 pies.

Algunas áreas del sur del estado han registrado hasta media pulgada de lluvia por hora, y se espera que las precipitaciones continúen hasta la tarde del día de hoy.

El miércoles una porción del Laurel Canyon Boulevard en Hollywood Hills tuvo que ser cerrada después de que una plataforma de cemento de 9,000 libras de peso se desprendiera de un domicilio y se precipitara por la ladera de la montaña hasta la carretera. El tráfico en el área aún no se ha restablecido, y las autoridades no han indicado cuándo puede esperarse que esto suceda.

Las lluvias provocaron un tráfico aún más denso de lo normal y largos atascos en las carreteras. Incluso quienes utilizan el transporte público para desplazarse hasta sus trabajos han podido encontrarse hoy con retrasos, ya que Metro reportó que parte de las vías de la Línea Dorada estaban obstaculizadas por desperdicios que estaban trabajando en retirar y habían obligado a los trenes a compartir una única vía entre Fillmore y South Pasadena.

Te recomendamos