Obama pone fin a política migratoria que favorecía a cubanos

En una de sus últimas acciones ejecutivas, el presidente Obama deja sin efecto una medida tomada por la administración Clinton en 1995 tras la crisis de los balseros

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Obama pone fin a política migratoria que favorecía a cubanos

WASHINGTON – A solo siete días de la transición de poderes políticos en Washington, la administración Obama pone fin a la regulación que permitía que los cubanos que entraban a Estados Unidos sin visa obtuvieran la residencia permanente bajo la política de “pies secos, pies mojados”.

“Con efecto inmediato, los ciudadanos de Cuba que intenten entrar a los Estados Unidos ilegalmente y que no cualifiquen para auxilio humanitario serán sujetos a ser devueltos a Cuba, en concordancia con las leyes de Estados Unidos y las prioridades en su aplicación”, dijo Obama a través de un comunicado.

“Al tomar esta medida tratamos a los migrantes cubanos de la misma manera que tratamos a los migrantes de otros países”, añadió.

Estados Unidos también pone fin al programa especial “Cuban Medical Professional Parole” (admisión provisional para profesionales cubanos de la salud).

Se espera una declaración conjunta de ambos países sobre un tema que ha sido meridiano en este segundo mandato del presidente demócrata, quien hace dos años restableció las relaciones diplomáticas con el gobierno de La Habana y fue el primer presidente en funciones en visitar la isla comunista desde 1928.

Estados Unidos y Cuba llevan varios meses negociando un cambio en la política migratoria, que para muchos iba quedando obsoleta después del descongelamiento de las relaciones.

Comunicado oficial del presidente Obama

Hoy los Estados Unidos está tomando medidas importantes para normalizar las relaciones con Cuba y establecer una mayor consistencia en nuestra política de inmigración. El Departamento de Seguridad Nacional eliminará la política denominada “wet-foot/dry foot” (pies secos/pies mojados), que fue creada hace más de veinte años y diseñada para una era diferente. Con efecto inmediato, los ciudadanos de Cuba que intenten entrar a los Estados Unidos ilegalmente y que no cualifiquen para auxilio humanitario serán sujetos a ser devueltos a Cuba, en concordancia con las leyes de Estados Unidos y las prioridades en su aplicación. Al tomar esta medida tratamos a los migrantes cubanos de la misma manera que tratamos a los migrantes de otros países. El gobierno cubano ha aceptado el retorno de los ciudadanos cubanos que serán ordenados a volver a Cuba, así como ha venido aceptando el retorno de los migrantes interceptados en el mar.
El Departamento de Seguridad Nacional también ha puesto fin al Programa de Parole de Médicos Cubanos (“Cuban Medical Professional Parole”). Estados Unidos y Cuba están trabajando juntos para combatir enfermedades que ponen en peligro la salud y las vidas de nuestros pueblos. Al dar tratamiento preferencial al personal médico cubano, el programa condicional para los médicos contradice esos esfuerzos, y arriesga causar daño al pueblo cubano. El personal médico cubano será ahora elegible para solicitar asilo en las embajadas y consulados de Estados Unidos en todo el mundo según los procedimientos aplicables a todos los extranjeros.
Estados Unidos, una tierra de inmigrantes, desde hace más de un siglo se ha enriquecido con las contribuciones de los estadounidenses de origen cubano. Desde que asumí este cargo, hemos colocado a la comunidad cubano-estadounidense en el centro de nuestras políticas. Con este cambio seguiremos recibiendo a los cubanos así como recibimos a los inmigrantes de otras naciones, en concordancia con nuestras leyes. Durante mi Administración, hemos trabajado para mejorar la vida del pueblo cubano, dentro de Cuba, al proporcionarles un mayor acceso a recursos, información y conectividad con el mundo. Sostener ese enfoque es la mejor manera de asegurarnos de que los cubanos disfruten de la prosperidad, persigan reformas y determinen su propio destino. Como dije en La Habana, el futuro de Cuba debe estar en manos del pueblo cubano.

Te recomendamos