Una puerta a la oportunidad para desempleados de larga duración

Más de un centenar de empresas tratan de mejorar sus procesos de contratación para no desestimar trabajadores capacitados

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Una puerta a la oportunidad para desempleados de larga duración

Los desempleados de larga duración, los infraempleados, veteranos y personas con discapacidades, además de muchos jóvenes, suelen quedarse apartados de las oportunidades de empleo en los primeros filtros de los procesos de reclutamiento de empresas. Su búsqueda de ocupación es muy complicada. De hecho, las oportunidades de trabajo suelen dejarles de lado incluso aunque su formación y experiencia laboral sea muy similar a la de las personas que terminan consiguiendo el empleo.

Para tratar de poner fin a esta situación y hacer que la mejora del mercado laboral no pase por alto a amplios grupos de personas, varios centenares de corporaciones que representan diversas industrias como Aetna, The Gap, Viacom, Prudential, Wells Fargo o The Rockefeller Foundation se han comprometido a volver a examinar sus prácticas de contratación y reclutamiento para ser más inclusivos en la búsqueda de mano de obra.

Ahora, una organización de empleadores, no partidaria ha respondido a la llamada de la Casa Blanca para buscar soluciones al problema del desempleo de larga duración y han lanzado Ready To Work Business Collaborative (RTWBC).

“Queremos nuevas prácticas de contratación”, explicaba a este periódico Beverly Riddick, directora ejecutiva de de RTWBC. “Queremos que los empleadores vean el valor que aportan estos trabajadores”, explica. “Muchos de ellos han estado sin trabajo más de seis meses pero tienen capacidades, se han puesto al día y han mejorado su preparación, hay gente que está muy preparada pero continua siendo ignorada por los empleadores y llevando encima un estigma”, lamentaba Riddick.

Una de las maneras de abrir las puertas a estos potenciales empleados es hacer cambios en los sistemas automatizados que hacen las primeras revisiones de curriculum. La realidad es que, consciente o inconscientemente, estos procedimientos de revisión dejan en desventaja a las personas que buscan trabajo solamente por su estatus como empleado.

Adicionalmente hay que asegurar que los anuncios de empleo no disuaden a nadie de presentar su curriculum o, desde luego, discriminan a quien no esté en ese momento en activo. Riddick explica que incluso las descripciones de empleo, el lenguaje que se usa, la nomenclatura y definición de tareas es algo que no ayuda a hacer más inclusivo el mercado. “Muchas personas ni siquiera reciben respuestas a sus propuestas”, explica.

Riddick sugiere que cuando se busque personas con experiencia no se haga basada en un actual trabajo sino en la experiencia que tengan sobre el trabajo y admite que se va a tener que dar un giro “en cómo se hace reclutamiento actualmente”.

Esta organización quiere elaborar una serie de claves para mejorar los procesos y que estos sean más inclusivos y se abra la competencia en el trabajo, sobre todo en un momento en el que aún faltan trabajadores con ciertas capacidades para cubrir demandas de empleo. El 15 de marzo en una mesa redonda el RTWBC habrá una mesa redonda para empezar a analizar la mejora de las prácticas de contratación.

Te recomendamos