Madre pide santuario en iglesia cuando ICE iba a arrestarla

Jeannette Vizguerra decidió no presentarse a su "check-in" con ICE porque presintió que este sería el último. Y al parecer tenía razón

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Madre pide santuario en iglesia cuando ICE iba a arrestarla

Tal y como lo hiciera Elvira Arellano hace más de diez años en Chicago, una madre de cuatro hijos –tres ciudadanos- se refugió hoy públicamente en una iglesia de Denver, en vez de presentarse a una cita con ICE en la que temía ser arrestada y deportada de inmediato.

Jeannette Vizguerra, una activista de Denver que ingresó por primera vez al país en 1997 con su esposo y su hija Tania –ahora Dacamentada, de 26 años- tomó la decisión de buscar protección (santuario) de la iglesia First Unitarian Society of Denver, donde ingresó y permanecerá mientras se aclara su caso.

Vizguerra dijo el miércoles que decidió no presentarse a su “check-in” con ICE que estaba pautado para el miércoles por la mañana, porque presentía que, como ocurrió con Guadalupe García de Rayos la pasada semana en Arizona, la arrestarían de inmediato.  García fue deportada a México menos de 24 horas después de presentarse a su check in.

“Creo que hice lo correcto al venir aquí y no presentarme, porque yo presentía que me iban a negar la extensión de mi caso”, dijo Vizguerra durante una rueda de prensa y LIVE FACEBOOK que se llevó a cabo el miércoles por la mañana desde el recinto de la iglesia en Denver, Colorado.

Vizguerra resume el temor de muchos inmigrantes que tienen algún proceso pendiente de deportación ante las autoridades de ICE y que hacen “check-ins” periódicos con las autoridades, teniendo que presentarse a las oficinas de la agencia sin protección alguna.

Dijo la activista que el caso de García, y el arresto del joven con DACA Daniel Ramírez Medina indican que ICE “está dispuesto a romper las reglas” en esta era de Trump.

Vizguerra tiene una solicitud activa desde hace más de un año para una Visa U –para víctimas de la delincuencia- y también un proyecto de ley privado HR 752 para legalizar su situación, pero igualmente pende sobre ella una orden vieja de deportación que fue suspendida en varias ocasiones.

Ya había metido el papeleo para otra extensión, pero ICE guardó silencio hasta hoy.  Cuando su abogado Hans Meyer se presentó el miércoles a la cita con ICE sin Vizguerra, se encontró rodeado de agentes uniformados aparentemente listos para arrestar a la mujer. Allí le informaron que su solicitud había sido denegada.

“Jeannette ha tenido cinco extensiones de su deportación y lleva 13 meses esperando la resolución de su Visa U”, dijo Meyer. “Aparte de eso es madre de tres ciudadanos menores de edad y tiene dos décadas viviendo en Denver, es repulsivo que ICE haya decidido negarle una extensión para poder resolver su caso”.

Vizguerra tiene tres niños nacidos aquí, de 6, 10 y 12 años aparte de Tania, su hija adulta con DACA. El temor de su súbita y posible deportación provocó que actuara de esta manera, dijo.

Su caso tiene complicaciones. En 2009 fue detenida en Denver por conducir sin licencia ni seguro, y se descubrió que habría usado un número de seguro inventado en una solicitud de trabajo. Allí se le inició un proceso de deportación y se le dió salida voluntaria que ella apeló. Pero en 2012 viajó a México para ver a su madre moribunda -abandonando así la apelación- y fue arrestada al reingresar al país, tras lo cual estuvo detenida por ICE durante varias semanas.

Luego logró una suspensión de deportación, la que pudo posponer varias veces desde entonces alegando sus lazos con la comunidad, sus hijos y el haber sido víctima de un delito violento, por lo que tenía una solicitud de Visa U.

“Normalmente, las autoridades respetan personas que tienen este tipo de trámites pendientes”, dijo Julie González, una de las abogadas de Vizguerra. “Pero hoy ella sintió que no iba a ser así”.

Esta es el primer caso de santuario que se hace público en forma amplia desde que Donald Trump tomó la presidencia, aunque hay algunos otros casos en el país de inmigrantes que se han refugiado en iglesias y el Nuevo Movimiento Santuario cuenta con más de 800 recintos religiosos que se dicen listos para sumarse en caso de necesidad.

La idea de protegerse en un recinto religioso es que las autoridades migratorias generalmente no fuerzan su entrada en una iglesia.

El caso de Arellano fue uno de los más publicitados en su momento, se dio en el gobierno de George W. Bush y cuando el Congreso estaba considerando medidas anti inmigrantes bastante extremas en su momento (2006-2007) y también una reforma migratoria que fracasó.

Elvira Arellano vive en Chicago actualmente, y en la foto puede verse a su hijo Saúl, ahora ya convertido en un adulto. (Foto : Elvira Arellano Facebook)
Elvira Arellano vive en Chicago actualmente, y en la foto puede verse a su hijo Saúl, ahora ya convertido en un adulto. (Foto : Elvira Arellano Facebook)

Arellano vivió un año bajo santuario con su hijo ciudadano Saúl, quien entonces era pequeño, en la la Iglesia Metodista Unida Adalberto en Chicago tras entrar en agosto de 2006. Tras dejar la iglesia para participar en una marcha pro inmigrante en Los Angeles,  las autoridades la arrestaron y deportaron a  México.

Después de estar fuera 7 años, trabajando en pro de los inmigrantes en México, Arellano regresó en 2014 y pidió asilo por amenazas de muerte recibidas en su país. Aún se encuentra en esa ciudad.

Te recomendamos