Miércoles 22 de Febrero 2017

Puzder retira su candidatura a secretario de Trabajo

La resistencia al empresario desde la izquierda del país ha llegado a las filas republicanas en el Senado donde no se podía asegurar el voto a su favor

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Puzder retira su candidatura a secretario de Trabajo

Andrew Puzder ha rechazado la candidatura como secretario de Trabajo ofrecida por el presidente Donald Trump. En un comunicado Puzder dijo que ha sido “un honor ser considerado por el presidente Donald Trump para liderar el departamento de Trabajo y poner a los trabajadores americanos y los negocios de nuevo en el camino de la prosperidad sostenible”.

El presidente de las cadenas de comida rápida CKE Restaurants dijo que aunque no será parte de la administración de Trump apoya al presidente y a su “cualificado equipo”.

Puzder tenía cita el jueves ante el Comité del Senado de Salud, Educación, Trabajo y Pensiones y según CNN hasta 12 miembros republicanos de esta Cámara habían mostrado su intención de votar en contra de él.

Algunos como Susan Collins y Lisa Kurkowski, que ya votaron contra la candidatura de Betsy DeVos a liderar el departamento de Educación, habían señalado sus reservas con respecto al muy controversial Puzder. La retirada de este ejecutivo del puesto de máxima autoridad laboral a nivel federal llegaba pocas horas después de que se verificara que era complicado que su candidatura pudiera pasar el necesario voto del Senado.

Esta salida sería un revés para el presidente Trump que ya esta misma semana ha tenido que aceptar la dimisión de su asesor de seguridad nacional, Michael Flynn, por el escándalo de los contactos que mantuvo con Rusia.

Uno de los primeros en reaccionar fue el senador Bernie Sanders quien dijo estar satisfecho con que este ejecutivo de el paso atrás. “La verdad es que dada su relaciones con los empleados de las compañías que dirige, no era la persona adecuada para asumir la responsabilidad de defender los derechos de los trabajadores”, explicaba el demócrata. “Necesitamos un secretario de Trabajo que luche por elevar el salario mínimo a $15 la hora y por la igualdad de los salarios para las mujeres. No necesitamos un secretario que gana millones mientras sus trabajadores ganan salarios que les condenan al hambre”.

Sindicatos y organizaciones laborales llevaban semanas criticando al elegido por Trump por su preferencia por robots frente a trabajadores porque estos “ni se enferman ni piden vacaciones” y  por su rechazo a elevar el salario mínimo. Además, los trabajadores de sus cadenas, Carl’s Jr. y Hardee’s han interpuesto demandas por robo de salarios y acoso sexual ante el departamento que podría liderar.

CKE tiene también demandas por prácticas laborales injustas ante el Consejo Nacional de Relaciones Laborales. Adicionalmente su ex esposa le acusó en el pasado de abusos y se ha sabido que empleó a una persona indocumentada para las labores de su hogar.

Chuck Schummer, líder de los demócratas en el Senado pidió hace días a Trump que retirara la candidatura de este empresario y propusiera a otra persona.

Christine Owens, directora ejecutiva de National Employment Law Project (NELP) ha agradecido la oposición de diversos grupos de americanos preocupados por el tratamiento de los trabajadores y mujeres que dispensa Puzder “que ha convencido a suficientes senadores de que tenían que forzar la retirada de Puzder de la nominación”.  Owens califica la candidatura de este hombre como una muestra de que no se está pendiente de lo que necesita y quieren la mayoría de los americanos.

“Los americanos apoyan subir el salario mínimo, aumentar los critierios con los que se califica para el pago de horas extra, asegurar la seguridad y la salud en los lugares de trabajo, expandir el cuidado de salud asequible”, enumera.

The Washington Post hizo pública una carta abierta de empleados y ex empleados del propio departamento de Trabajo instando al Comité del senado a que no voten a favor de la candidatura de Puzder. Lo hacen como ciudadanos privados y aseguran que ninguno de ellos ha participado en un escrito similar anteriormente pero ahora se sienten obligados a hacerlo por las serias preocupaciones que tienen de que este ejecutivo “sea capaz o tenga la voluntad de servir” en un departamento que protege a los trabajadores. En la larga misiva, los trabajadores recuerdan sus palabras, su trato y comentarios sobre sus trabajadores y expresan su preocupación por el tono con el que se refiere a las mujeres.

Te recomendamos