Sigue viva la opción de que peloteros cubanos de Ligas Mayores representen a su país

Jugadores como Yoenis Céspedes y Yulieski Gurriel podrían volver a lucir los colores de su Cuba natal en el Clásico Mundial

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Sigue viva la opción de que peloteros cubanos de Ligas Mayores representen a su país

Las conversaciones entre las autoridades del béisbol cubano y las Grandes Ligas para que los jugadores de ese país que se marcharon para probar suerte en el mejor béisbol del mundo representen a Cuba en torneos internacionales continúan vivas, aunque bajo un estricto manto de silencio.

Por un momento, este intento parecía haberse diluido entre los muchos temas complejos que encaran los gobiernos de Cuba y Estados Unidos para normalizar sus deterioradas relaciones políticas y diplomáticas. Sin embargo, las palabras de Higinio Vélez, presidente de la Federación Cubana de Béisbol, este miércoles durante una presentación ante la prensa en el estadio Latinoamericano, a menos de un mes de que la selección de la Mayor de las Antillas inicie en tierras japonesas su participación en el Clásico Mundial, apuntan a que la posibilidad sigue latente.

“Cuando logremos avanzar en las negociaciones y lleguemos a algún tipo de acuerdo, lo informaremos”, declaró el directivo, en referencia a la posibilidad de que jugadores cubanos de MLB puedan representar a la Isla en torneos internacionales.

Vélez confirmó que la incorporación a selecciones d jugadores nacionales activos en MLBe Cuba de, entre los que se cuentan Yoenis Céspedes (Mets), Aroldis Chapman (Yankees) y Yasiel Puig (Dodgers), entre otros, era uno de los temas sobre la mesa en el diálogo entre ambas entidades, cuyas relaciones sufrieron un notable impulso luego de que a finales del año 2015 una delegación de MLB, integrada por algunos jugadores cubanos que decidieron continuar sus respectivas carreras en las Mayores, visitaron la capital cubana y la ciudad de Matanzas para concretar un intercambio de buena voluntad.

Un año más tarde el acercamiento tuvo su punto más alto. En marzo de 2016 el equipo de Tampa Bay Rays disputó un partido de exhibición frente a una selección cubana que contó con la presencia de los presidentes Raúl Castro y Barack Obama, durante la histórica visita del exmandatario estadounidense a la capital cubana.

Poco se conoce acerca de los detalles de las conversaciones. Cualquier tipo de entendimiento sigue de momento lastrado por la ley estadounidense que sostiene el embargo económico mantenido por Estados Unidos sobre la isla caribeña durante más de cinco décadas.

De momento, Cuba se apresta a incursionar por cuarta ocasión –ha participado en todas las versiones precedentes- en el certamen con un elenco conformado por jugadores que participan en la Serie Nacional. La única excepción es la del “slugger” granmense, Alfredo Despaigne, quien estuvo contratado durante las tres últimas campañas por el Chibba Lotte Mariners de la liga profesional japonesa (NPB), y acaba de firmar un contrato multimillonario con los Hawks Softbank de ese mismo circuito.

El grupo de 28 jugadores inscritos para el torneo continúa su puesta en forma en las instalaciones del principal estadio del país, y tiene previsto partir el viernes 17 de marzo hacia China Taipéi, primera escala de un periplo asiático que incluirá también un paso previo por Corea del Sur y partidos de preparación en Osaka frente a equipos de la NPB.

“Serán un total de 11 partidos de fogueo, y el objetivo es llegar en la mejor forma posible al torneo, en el que tendremos como objetivo principal avanzar a la segunda ronda”, expresó el dirigente Carlos Martí durante la conferencia de prensa, en la que adelantó que, aunque aun faltan algunos días para el inicio (Cuba debuta el 7 de marzo frente a los anfitriones japoneses), entre sus planes está utilizar a los derechos Lázaro Blanco, Vladimir García y Bladimir Baños en su rotación de abridores, en dependencia de la alineación rival.

El experimentado estratega, quien llevó en la finalizada campaña a los Alazanes de Granma a su primer título doméstico y luego a una esperanzadora actuación en la Serie del Caribe que se celebró recientemente en la ciudad mexicana de Culiacán, indicó su inclinación a darle la titularidad de la receptoría al capitalino Frank Camilo Morejón, pues “es el más defensivo, aporta mucho atrás de home, y esa es una posición muy importante en el juego”.

Asimismo, aclaró que para cubrir los jardines tendrá en cuenta el lanzador oponente, pues frente a zurdos la opción sería la de Víctor Víctor Mesa en el jardín central, con Roel Santos en la misma posición ante los derechos.

Después del estreno ante los nipones, la selección cubana enfrentará a sus similares de la República de China y Australia por ese orden, estas dos últimas más cerca del actual nivel del béisbol cubano, que en la primera edición del Clásico Mundial dio la sorpresa al conquistar el segundo lugar del certamen.

Hace cuatro años, en la tercera edición, con equipo integrado por muchos jugadores que luego ficharon para equipos de la MLB, Cuba estuvo muy cerca de avanzar al tramo semifinal, pero terminó cediendo por la mínima diferencia frente a Holanda en un partido crucial que terminó certificando el avance de los europeos

Te recomendamos