Miércoles 22 de Febrero 2017

Trump culpa a la prensa y servicios de inteligencia por renuncia de Flynn

Flynn renunció a su cargo en medio de informes de que mintió al vicepresidente, Mike Pence, y a otros funcionarios sobre sus contactos con el embajador ruso, Sergey Kislyak, por las sanciones contra Rusia.

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Trump culpa a la prensa y servicios de inteligencia por renuncia de Flynn
La culpa de todo la tienen los otros

WASHINGTON.- El presidente Donald Trump echó la culpa este miércoles a la prensa “falsa” y a los servicios de inteligencia por la renuncia de su asesor de Seguridad Nacional, Mike Flynn, mientras crece la tormenta política por los presuntos contactos de su equipo con el gobierno de Moscú.

Flynn renunció a su cargo la noche del lunes en medio de informes de que mintió al vicepresidente, Mike Pence, y a otros funcionarios sobre sus contactos en diciembre pasado con el embajador ruso, Sergey Kislyak, por las sanciones contra Rusia.

El presidente Barack Obama impuso las sanciones como castigo a la presunta injerencia de Rusia en las elecciones de EEUU el año pasado. Al parecer, Flynn pidió a Rusia mantener la calma, sugiriendo que vendrían cambios con la nueva Administración.

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo ayer que Trump había perdido la confianza en Flynn y le pidió su renuncia, además de que justificó el interés del mandatario en buscar un acercamiento con el gobierno del Kremlin.

Pero, en una rueda de prensa conjunta con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, Trump afirmó hoy que Flynn fue víctima del “maltrato” de los medios de comunicación y de las filtraciones de los servicios de inteligencia.

“Creo que (Flynn) fue tratado muy, muy injustamente por los medios –como les llamo, los medios falsos, en muchos casos- y creo que es algo muy triste que haya sido tratado tan mal”, se quejó Trump, omitiendo que él solicitó su renuncia.

“Creo que además de eso, los (servicios) de inteligencia, filtran documentos, filtran cosas”, afirmó Trump, al calificar esas supuestas filtraciones como un “acto criminal”.

Sin ofrecer detalles, Trump aseguró que las filtraciones obedecen a que “la gente está tratando de encubrir la terrible pérdida que tuvieron los demócratas bajo Hillary Clinton” en los comicios del pasado 8 de noviembre.

Horas antes, Trump acudió a Twitter para denunciar las filtraciones “sin sentido” que, a su juicio, tenían el objetivo de “encubrir los muchos errores que se cometieron en la perdedora campaña de Hillary Clinton”, su rival en la contienda.

Sus declaraciones sobre las filtraciones de las llamadas de Flynn llaman la atención porque, durante la contienda electoral el año pasado, Trump generó controversia al elogiar la filtración a WikiLeaks de los correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata (DNC) y de la campaña de Clinton.

El “hackeo”, vinculado a Rusia, también afectó al Comité Nacional Republicano, pero no hubo filtraciones relacionadas con los republicanos.

Citando a funcionarios del gobierno de EEUU, tanto antiguos como actuales, el diario “The New York Times” ha dicho que asesores y allegados de Trump realizaron múltiples contactos con funcionarios rusos durante la contienda electoral en 2016.

Hasta la fecha, sin embargo, no han surgido indicios de que la campaña de Trump haya actuado en contubernio con Rusia para el “hackeo” del DNC o para tratar de influir en el proceso electoral.

En su cuarta semana en el poder, sin embargo, la Administración Trump afronta fuertes presiones de varios legisladores demócratas y republicanos que exigen respuestas claras sobre los contactos con Rusia, cuándo ocurrieron y quiénes estaban al tanto.

Los republicanos han dejado entrever que es muy posible que Flynn tenga que comparecer ante el Comité de Inteligencia del Senado, aunque no han dado fecha ni han indicado si sería en una audiencia pública o a puerta cerrada. También han expresado interés en investigar las filtraciones de los servicios de inteligencia.

Te recomendamos