ICE inició deportación contra joven con DACA el mismo día de su arresto y le quitó el beneficio

El arresto de Daniel Ramirez Medina ha sembrado temor entre los cientos de miles de jóvenes con DACA. El gobierno asegura que el joven es una amenaza para la seguridad pública, pero dos veces le dieron visto bueno a sus antecedentes.

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

ICE inició deportación contra joven con DACA el mismo día de su arresto y le quitó el beneficio
Daniel Ramirez Medina, de 23 años y beneficiario de DACA, quien ICE alegó después de arrestarlo como "colateral" que confesó ser pandillero.

Los documentos presentados por el gobierno de Estados Unidos en el tribunal federal respecto al caso de Daniel Ramírez Medina, beneficiario de DACA arrestado el viernes, revelan que las autoridades iniciaron un proceso de deportación en su contra el mismo día de su arresto y que esto automáticamente canceló sus beneficios de Acción Diferida. 

Cómo se reportó anteriormente, ICE alegó en declaraciones oficiales que el muchacho había “aceptado estar en pandillas”, una aserción que los abogados que lo representan rechazan como una “mentira” y que han indicado que están dispuestos a debatir ante un juez federal cuando se realice una audiencia sobre su caso este viernes. 

El gobierno alega que Ramírez, arrestado el pasado viernes cuando ICE fue a buscar a su papá a un apartamento de Des Moines, estado de Washington, tiene un “tatuaje de pandillero” y que luego en un interrogatorio accedió que había “andado” con pandillas en California y Washington. 

Andar con pandillas puede ser una de las razones para considerar a alguien como “amenaza para la seguridad pública” y cancelar un beneficio como DACA, pero el joven pasó dos revisiones de antecedentes penales, una en 2014 y otra en 2016, cuando le renovaron su permiso bajo el programa de Acción Diferida iniciado por el Presidente Barack Obama en 2012. 

El tatuaje de Ramírez aparentemente dice “La Paz BCS”, que quiere decir La Paz, Baja California, el lugar donde nació el muchacho de 23 años y no es una señal de afiliación a ningún grupo en particular.

Los abogados que representan al joven dijeron que el gobierno no ha presentado verdaderas pruebas para demostrar que el joven realmente es pandillero. “Siguen alegando que se trata de un tatuaje de pandillas, sin embargo han censurado la única foto en la que podría verse el tatuaje”, dijo su abogado Mark Rosenbaum, quien aseguró que “probaremos que no es cierto”.

En el documento, el Departamento de Justicia también alega que Ramirez Medina aceptó que en el pasado fue parte de pandillas y que en el pasado “solía andar con los sureños en California”, que se fue de California “huyendo de la pandilla” y que aún se reune con los “Paizas del estado de Washington”.

“Lo que alega el gobierno es falso”, alegó su abogado, de la firma de abogados públicos Public Counsel. “Ramirez no dijo estas cosas porque simplemente no son ciertas, es completamente fabricado, y aunque no lo fueran, estas declaraciones no son suficientes para revelar que el señor Ramírez es una amenaza para la seguridad nacional o pública”.

El gobierno también alega que las cortes federales no pueden intervenir, puesto que el muchacho no ha pasado aún por el proceso administrativo de deportación que apenas está comenzando.

Las dos partes se enfrentarán mañana viernes en una audiencia federal, luego que un equipo de abogados presentó una solicitud en favor del detenido ante esa instancia.

Bajo el gobierno de Donald Trump, hasta ahora, el programa DACA iniciado por el presidente Barack Obama en 2012 sigue vigente y no se ha publicado ninguna orden ejecutiva para anularlo, aunque circuló un borrador que supuestamente se estaba considerando.

DACA sigue andando y el gobierno continúa procesando casos pendientes, pero el caso de Ramírez ilustra un hecho importante: DACA es un beneficio que el gobierno da utilizando su propia “discreción  legal”, y también se puede suspender de la misma manera.

 

Te recomendamos