Vigila lo que pasa en casa desde tu smartphone

Servicios y aplicaciones para ver qué pasa en tu hogar cuando no estás, desde cualquier parte del mundo

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Vigila lo que pasa en casa desde tu smartphone

Una de las típicas preocupaciones de todos aquellos que pasan mucho tiempo fuera de casa es la seguridad del hogar que dejan atrás. Sean las vacaciones, una salida de fin de semana o, simplemente, que la casa está sola todo el día.

Más allá de pedirle a algún pariente o vecino que le eche un ojo, o armar un Circuito Cerrado de Televisión (CCTV), una alternativa permite tener la seguridad en la palma de la mano: recurrir a un sistema que combine las alarmas y cámaras con una aplicación que alerte si algo anda mal a través del smartphone, aprovechando la tecnología de Internet de las cosas (IoT).

Instalar cámaras de seguridad en el hogar es una buena forma de descubrir la verdad sobre algunas incógnitas hogareñas. Por ejemplo, así se han descubierto a niñeras que maltrataban a niños o a ancianos, además de servir para llenar horas de noticieros con bloopers o para películas como Actividad Paranormal. Al contar con la opción de la activación por movimiento, pero con la opción de poder monitorear lo que ocurre, también evita llamados a las empresas de seguridad por falsas alarmas (por ejemplo, si la alarma fue activada por un gato).

Las aplicaciones de los servicios de alarma hogareña (ADT, en este caso) permiten ver qué sucede en casa cuando no estamos
Las aplicaciones de los servicios de alarma hogareña (ADT, en este caso) permiten ver qué sucede en casa cuando no estamos.

Así, por ejemplo, la aplicación Smart Security de la empresa ADT es un sistema que integra IoT, cámaras CCTV y alarmas en un smartphone para ver lo que sucede en cada rincón de la casa donde se haya puesto una cámara IP, en tiempo real y a través de la conexión a Internet.

En la pantalla del smartphone es posible acceder, contraseña mediante, a todas las cámaras, para ver qué ocurre en cada ambiente (o en el jardín), armar o desarmar las alarmas (por ejemplo, para que la madre diligente que va a regar las plantas no se espante del susto si suena la alarma cuando abre la puerta). Pero también es posible en forma remota bloquear puertas y ventanas y, como medida de seguridad extra, para simular que hay alguien en casa, prender y apagar las luces a determinadas horas, modificar su intensidad e incluso subir y bajar las cortinas (sumando equipamiento adicional al hogar). Está disponible tanto como página web como en forma de aplicación para dispositivos Android y IPhone.

Las aplicaciones permiten también definir horarios de alarmas, de encendido de luces (si el sistema es compatible)

No es la única forma de protegerse, claro. La empresa LoJack incluye entre sus servicios de seguridad la aplicación LoJack APP, para iOS y Android , que a través de la pantalla del celular también permite controlar lo que ocurre tanto con el auto, la mascota o el hogar, según el abono que se haya contratado. En la versión hogareña, desde el smartphone es posible monitorear durante las 24 horas lo que ocurre en la casa e incluso modificar la posición de las cámaras. También es posible encender las luces antes de llegar. Y en caso de notar que algo no está como debería, oprimiendo el “botón de vida” se alertará a la empresa.

En un estilo similar, X28, también especializada en alarmas, ofrece su app Home, que permite activar y desactivar las alarmas que se tengan instaladas en el hogar. Entre sus funciones, también incluye la opción para activar la función de simulación de presencia, que prenderá y apagará las luces a determinadas horas, incluso de noche.

En todos los casos, las aplicaciones no tienen un precio adicional al valor del abono mensual de los servicios básicos de alarmas hogareñas, que parten, aproximadamente, de los $ 349 mensuales (varía según la empresa contratada). Claro, la instalación va por separado.

Celulares en desuso como cámaras de seguridad

Cambiamos de celular constantemente, pero ¿qué hacemos con los modelos que dejamos atrás? Algunos los guardan para su museo personal, otros directamente los tiran, pero hay una opción más interesante para estos tiempos. Si el celular todavía funciona, puede ser usado como cámara de seguridad.

Con la aplicación Alfred (en Android y en iOS), el celular anterior y el nuevo encendidos, conexión a Internet vía Wi-Fi y una cuenta de Google, es posible monitorear a través de un smartphone lo que pasa en el otro. Incluye detección de movimientos, envía fotos, se puede activar el audio y hasta trae modo nocturno para ver lo que ocurre cuando no hay luz solar.

Otras opciones

La mayoría de las cámaras IP viene con un software que va enviando fotos o videos a un servidor para que el dueño acceda desde cualquier parte del mundo, con una PC o un teléfono celular. Siempre que haya luz y la conexión a Internet casera funcione, por supuesto.

Algunos se conforman con una simple webcam y un software gratis para Windows que sirve para chequear lo que ocurre en la casa o el comercio y lo muestra a través de Internet. Por ejemplo Yawcam, un simple freeware que permite ver lo que capta la cámara web en cualquier computadora o smartphone conectado.

Otra opción similar es Active Webcam, que transmite por Internet audio y video desde webcams o cámaras IP. Permite grabación y transmisión simultánea desde varias cámaras al mismo tiempo. Las imágenes se publican en una página web que se genera de forma automática, y la actualización es de hasta 20 imágenes por segundo. Cuesta unos 30 dólares.

iCam está pensado para monitorear el video y audio que llegue desde cualquier cámara web en un iPhone/iPad. Cuesta $4.99 y también está disponible para Android. Es posible configurarlo para que se active solo al detectar movimiento.

Y también es posible probar con WebCam XP, que permite ver lo que ocurre en una o varias cámaras web. Posee un servidor integrado para que la configuración sea sencilla y soporta hasta 10 cámaras web simultáneamente. La versión Private cuesta alrededor de 50 dólares.

Te recomendamos