Se necesitan más interpretes y personal bilingüe en cortes de California

Jueces y miembros de la comunidad se reúnen para buscar soluciones y ayudar a quienes tienen un inglés limitado

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Se necesitan más interpretes y personal bilingüe en cortes de California
Lorena Pike, Representante de Acceso Lingüístico en la corte de Santa Barbara, hace su comentario enfrente de el Juez Manuel L. Covarrubias, de la corte Ventura y Juez Mariano-Florentino Cuéllar. (Suministrada)

En un esfuerzo por mejorar la barrera del idioma en los tribunales de California, un grupo selecto se reunió esta semana en el condado de San Bernardino para formar estrategias de cómo obtener más intérpretes y personal bilingüe en las cortes del
Estado Dorado.

Alrededor de 40 jueces, intérpretes, defensores públicos y miembros de la comunidad se reunieron en Rancho Cucamonga para desarrollar un plan integral que proporcione recomendaciones, orientación y un enfoque consistente a nivel estatal para asegurar el acceso al idioma para clientes que tienen un inglés limitado.

“Los números cuentan la historia de los desafíos de acceso que enfrentan los californianos: Cerca del 40% de nosotros hablamos un idioma que no es inglés en casa; hay más de 200 idiomas y dialectos hablados y casi el 20% de nosotros [casi 7 millones] tenemos limitaciones en el inglés”, dijo Tani G. Cantil-Sakauye, jefa de Justicia de California, en el plan estratégico para el acceso de idiomas en el estado de California.

(De izq. a der.) Los jueces Mariano-Florentino Cuéllar y Manuel L. Covarrubias, de la corte superior Ventura; Steve Austin, de la corte de Contra Costa y Samuel Hamrick, CEO de la corte de Superior de Riverside. / Suministrada

“California, considerado el estado más grande del país en cuanto a población también es el más rico en lingüística”, dijo Mariano-Florentino Cuéllar, juez de la corte suprema de California.

“Si uno suma la población que tiene capacidad limitada para hablar inglés en Florida, Texas y Nueva York, más o menos todos esos estados juntos tienen una cifra parecida a la que tenemos aquí en California”, explicó. “Y la falta de intérpretes y personal bilingüe es alta”.

Cuéllar dijo que durante el año fiscal 2014-2015 se dieron 1,520,878 interpretaciones. De esas, 1.4 millones fueron en español .

“El 42.8% de esas interpretaciones ocurrió en el condado de Los Ángeles”, aseveró Cuéllar, quien dirige el Grupo de Trabajo de Implementación del Plan de Acceso a Idiomas en las Cortes de California.

El juez agregó que en California actualmente hay 1,691 intérpretes certificados —1,200 de ellos en idioma español.

Hay otros 229 personas registrados que tienen ciertas calificaciones, “pero que por una serie de razones, por ejemplo, que hablan un idioma donde no tenemos certificación participan pero no están certificados”.

Cuéllar enfatizó que en el sistema de justicia, el problema no solo se presenta en los tribunales sino desde el momento en que una persona llega a la puerta de la corte.

“Si intentan buscar ayuda con asuntos de violencia doméstica o con la posibilidad que alguien pierda su vivienda, etc. Hay que tener ayuda en diferentes idiomas”, dijo el juez.

Se necesita el acceso a formularios en diferentes idiomas así como rótulos y personas que ayuden a los clientes a navegar el sistema, explicó.

Las estrategias

Cuéllar dijo que afortunadamente el año pasado el gobernado Jerry Brown aprobó un incremento en las cortes de siete millones de dólares anuales para financiar intérpretes en California.

“Ese aumento va a continuar de manera indefinida… Esto aumentará el acceso a los intérpretes no solamente para casos penales pero también civiles”, comentó.

Ahora solo se debe trabajar en las estrategias, de las cuales el grupo intenta incluir más tecnología, reclutar a más personas para ser intérpretes y educar al público para que conozca sus derechos en los tribunales.

Cuéllar mencionó que el problema en los tribunales se agranda cuando las personas solo hablan lenguas indígenas.

El primer reto es encontrar las personas que tengan el conocimiento apropiado de esas lenguas y que sean evaluados de manera apropiada para verificar su traducción.

Otro reto es revisar la situación para ver qué progreso se ha hecho en las cortes en cuanto a representación de intérpretes.

“Un ejemplo de ello es si una persona quiere conseguir un intérprete y no se puede conseguir, que haya una oficina de reclamos”, dijo Cuéllar.

El trabajo más intenso debe enfocarse en utilizar efectivamente a los intérpretes existentes, conseguir a nuevos traductores y utilizar, cuando es apropiado, la tecnología en alguna corte de California donde no haya intérpretes disponibles, dijo el juez.

“Por ejemplo si no hay intérpretes en persona para traducir en chino o vietnamita, pero hay necesidad de interpretar para alguien que necesite ese idioma, se puede utilizar video”, dijo Cuéllar. “Pero para hacer eso debe haber estándares muy altos”.

Cuéllar dijo que aunque constantemente amigos y familiares tienen “buenas intenciones” para traducir en las cortes, no tienen la misma experiencia que un intérprete certificado.

“En un procedimiento legal los detalles son importantes; exactamente qué fue dicho, por quién, por qué, en qué momento. Todo eso tiene que ver con la justicia y con términos legales”, aseveró.

Te recomendamos