Faltan latinos en política de GA

Más hispanos con más negocios, pero no en la política local de ese estado

NORCROSS, Georgia.- A pesar del gran crecimiento de su población en la última década, los hispanos en Georgia no han igualado ese avance en la escena política local.

Los latinos representan el 8.8% de la población de Georgia, según estadísticas del Censo federal. La población casi se duplicó en la última década en el estado. Sin embargo, apenas dos de los 236 legisladores de Georgia son hispanos. A nivel local, éstos ocupan sólo dos bancas en el ayuntamiento, según la Asociación de Autoridades Latinas Electas de Georgia.

“Los hispanos van a ser una fuerza a tomar en cuenta en Georgia”, dijo el representante estatal demócrata Pedro Marín. “Pero sigue siendo una comunidad nueva que no está tan involucrada en la política como algunos de los que ya están más establecidos”.

La estricta nueva ley del estado dirigida contra los inmigrantes que carecen de permiso para residir en el país podría cambiar eso. Los críticos de esa legislación tienen la esperanza de que impulse la participación electoral hispana.

Con visión de oportunidad, el Partido Demócrata en Georgia -que ha estado inmerso en una reconstrucción interna tras perder todos los puestos de elección popular en el estado el año pasado- ha emprendido una dinámica campaña para empadronar a nuevos electores hispanos, presentándose en festivales latinos con numerosos formularios de registro y valiéndose de la ley redactada por los republicanos como una manera de atraer a los hispanos a la causa demócrata.

Según el presidente del Partido Demócrata en Georgia, Mike Berlon, entre 75,000 y 100,000 hispanos no se han empadronado como electores a pesar de que pueden hacerlo.

Uno de ellos es José López, copropietario del restaurante Zapata en Norcross, donde habita una gran concentración de hispanos.

“Sólo vivo enfocado en los asuntos diarios y supongo que no veo cómo me afecta (la política)”, dijo López, de 27 años, mientras se recargaba sobre la barra del restaurante en un atardecer soleado y reciente.

Pero López reconoció que ese acercamiento con los políticos podría hacerlo cambiar de opinión. “Nadie me ha dicho nunca ‘es por esto por lo que debes votar, es importante por esto”, señaló.

Los funcionarios del Partido Republicano en el estado también dicen estar cortejando a los electores hispanos. Pero muchos reconocen que para los republicanos es más difícil lograr un acercamiento, dada la ley para controlar la inmigración que impulsaron anteriormente este año.

“Ciertamente que (la legislación) no ayudó a los republicanos a lograr avances (entre los latinos)”, dijo el republicano Iván Figueroa, concejal hispano de Johns Creek City. “Hace que sea mucho más difícil salir allá afuera y decir ‘vengan a votar por mí”’.

Y los mapas de autoría republicana que redefinen los distritos políticos del estado podrían no mejorar pronto el éxito electoral de los latinos.

En cada uno de los siete distritos legislativos en los que los hispanos tienen ahora una presencia significativa, la población latina disminuyó. Eso fue cierto incluso en el único distrito de la Cámara de Representantes con mayoría hispana en el estado, ubicado en los alrededores de Norcross en el condado Gwinnett. Pasó de ser 57,5% hispano a 55,8%, de acuerdo con información estatal.

Los otros distritos de la cámara baja que tuvieron cada uno más del 40% de población hispana bajo los actuales mapas están en Gainesville, Atlanta, Duluth y Lilburn. Cada uno de ellos vio cómo disminuía su porcentaje de latinos. En un distrito del Senado estatal que circunda a Tucker los habitantes de origen hispano disminuyeron del 46 al 43%.

“Es ridículo que, a pesar de que la población hispana se ha duplicado en los últimos 10 años, se está viendo una reducción en la fuerza de voto”, dijo Jerry González, director de la Asociación de Autoridades Latinas Electas de Georgia.

Los críticos dicen que eso es una posible violación a la Ley de Derechos de Voto, diseñada para proteger la fortaleza electoral de las minorías.

Podría crear un problema con el Departamento de Justicia federal o en los tribunales federales, que aún no evalúan los mapas para su aprobación. Las autoridades estatales tienen que presentar dichos mapas ante sus contrapartes federales.

“Simplemente no sabemos”, dijo el representante estatal Roger Lane, presidente del comité de la Cámara de Representantes para el nuevo trazo de distritos. “Tendremos que esperar y ver qué dicen”.

La Ley de Derechos de Voto fue redactada para proteger a los afro-estadounidenses sujetos a discriminación en las urnas, pero los expertos dicen que no hay duda de que los tribunales han sostenido que también protege a los hispanos.

Aún así, Sam Zamarippa, ex senador estatal de Atlanta, dijo que ganó como hispano en un distrito habitado en un 60% por negros. Consideró que los candidatos latinos tienen una historia llamativa que contar, sin importar cuál sea la audiencia.

“No me preocupa nada de esto”, señaló Zamarippa. “El verdadero asunto no gira en torno a las cuestiones étnicas. El verdadero asunto es el liderazgo”.

Louis DeSipio, profesor de ciencias políticas en la Universidad de California en Irvine especializado en política hispana, dijo que la aprobación de una medida contraria a los inmigrantes en California impulsó la participación de los electores latinos, y lo mismo podría ocurrir en Georgia. Además, dijo, los hispanos tienden a votar por los demócratas.