Vivo y con agenda llena

Baby Rasta se refugia en la música para olvidar día en el que por poco muere balaceado en San Juan

SAN JUAN, Puerto Rico.- El reggaetonero puertorriqueño Baby Rasta dice que trata de olvidar a diario los ocho balazos que recibió en marzo del año pasado y que casi le cuestan la vida cuando salía de un estudio de grabación en Puerto Rico.

Wilmer Alicea Curras, conocido como Baby Rasta, fue tiroteado el 3 de marzo de 2010 cuando salía del estudio de grabación del productor musical DJ Memo en Carolina, ciudad aledaña a San Juan.

Herido en el abdomen, brazo, muslo derecho y espalda, un vecino del área lo trasladó a un hospital donde permaneció ingresado varias semanas.

Los médicos le dijeron que si quería volver a cantar tenía que cuidar sus pulmones, afectados por las heridas provocadas por el ataque.

“Esto que me pasó, ni le he dado mucha mente. No puedo vivir con eso. No puedo vivir del pasado, la agenda está tan llena que ni me da tiempo de pensar”, dijo Baby Rasta, de 34 años, en entrevista.

El veterano rapero y compañero de dúo junto a Gringo dijo que lo que le ocurrió no se lo desea a nadie y que todas las noches se arrodilla para dar gracias a Dios, porque, dijo, “nadie se salva de recibir ocho balazos”.

Destacó que en el momento del incidente, cuya autoría todavía se desconoce, no tenía problemas con nadie.

“Está todo bien callado. Parece que cuando vieron en las noticias de que eran artistas, pues se quedaron callados”, opinó.

Gringo, por su parte, enfatizó que Baby Rasta se ve “súper motivado y bien contento” de regresar a los escenarios.

“Al volver a ver la luz y los escenarios, se siente más motivado de cuando antes de que pasara el incidente. Ahora tiene muchas ganas de trabajar. Es cuestión de nada la recuperación”, abundó el cantante, de 33 años.

Baby Rasta señaló que pese al incidente, la carrera del dúo ha ido en ascenso por las colaboraciones que han hecho con otros reggaetoneros y las presentaciones del último año y que continuarán próximamente.

Tan pronto Baby Rasta salió del hospital, el dúo hizo la remezcla de La la la la, con Daddy Yankee, y recientemente el trío de cantantes se unió en el tema Llegamos a la disco junto a otros raperos de la nueva generación como De La Ghetto, Ñengo Flow, Arcángel, Farruko, Alek Kyza y Kendo Kaponi.

Baby Rasta reconoció que en estos tiempos hay más competencia por la gran cantidad de reggaetoneros que hay en el mercado, pero que si los cantantes de la nueva generación quieren prevalecer entre los veteranos tendrá que “darle duro y sobresalir”.

El rapero admitió que usualmente no graban canciones con otros cantantes, a menos que “tengan talento” y no se escuchen muy románticos, estilo que ellos mismos impusieron a finales de la década de los años 90 con el disco Romances del ruido.

“Cuando dejes de ver a Baby Rasta, es cuando los artistas cambien el formato de las canciones. En nuestros inicios, Gringo y yo, siempre tratamos de vernos diferentes frente otros reggaetoneros”, dijo.

Afirmó que si la calidad de la música del reggaetón ha disminuido “es por culpa del artista” que dejan de ser versátiles y se mantienen con el mismo estilo.

Baby Rasta inició su carrera musical cantando junto a Gringo en 1988 en las producciones MC non stop reggae y las versiones de The noise: Underground, de los veteranos productores puertorriqueños Playero y DJ Negro. Otras producciones de Baby Rasta y Gringo son The Prophecy y Desde el más allá

, Romances del Ruido I y II, The Socre, Sentenciado y La película

.