Moda Vs. estilo: no son enemigos

La moda es cara, el estilo no lo tiene que ser.

Las mujeres con más estilo no necesariamente son las que tienen más dinero pero si son las que, por querer ahorrar, usan mucho más su creatividad.

En este periodo de compras de fin de año no tienes que gastar mucho dinero para lucir bien: solo aprende algunas técnicas para no derrochar y comprar con más cuidado, teniendo en cuenta que vestirse bien sigue siendo una prioridad.

Cuando salimos a comprar en las rebajas terminamos gastando el doble de los que teníamos pensado. Por eso hay que ser inteligentes y saber exactamente qué necesitamos antes de salir de casa.

Aquí siguen algunos trucos para tener en cuenta a la hora de comprar ropa:

Prepara tu presupuesto y bajo ninguna circunstancia gastes más. Ahorra esta cantidad con anterioridad, para no tener que cargar tus tarjetas de crédito.

Evita las prendas sueltas: estas son muy difíciles de combinar. Te puedes enamorar de algo que no combine con el resto de tu vestuario y por esta razón estarás derrochando el dinero.

Ten en cuenta la paleta de colores que quedan bien a tu piel, y no te desvíes de esta. Una prenda puede ser muy bella y muy económica, pero si no te hará lucir bien es inútil hacerla tuya.

Haz una lista de complementos que te servirán para rejuvenecer lo que ya tienes en tu armario. Los accesorios son más baratos que un nuevo conjunto de ropa: solo tienes que renovarlos para hacer lucir como nuevo el resto de tus atuendos.

Reevalua donde haces tus compras. Pequeñas boutiques donde diseñadores locales venden sus diseños pueden ser sitios ideales para encontrar prendas de calidad a precios económicos. eBay es otra fuente de oportunidades muy buenas como lo es Craiglist; sin hablar de las tiendas de segunda mano donde con poquísimo dinero puedes encontrar ropa usada y hasta algunas prendas vintage.

Invierte en los clásicos. Las mujeres mejor vestidas nunca caen en la trampa de la moda. Desarrolla tu propio estilo y compra prendas de calidad que serán duraderas en el trascurso de los años.

Compra fuera de temporada. No compres a principios de la temporada: si ves algo que te gusta en una tienda, apúntalo y espera hasta que haya rebajas, ya que hay posibilidades que lo encuentres a mitad de precio.

Intercambia prendas con tus amistades. Puede ser que lo que ya no uses sea un tesoro para el closet de una amiga. Haz una reunión de intercambio de prendas y verás que forma tan económica de renovar tu armario.

Tal vez si estas obligada ahorrar dinero no seguirás tan de cerca las tendencias de la moda, y por esa razón utilizarás mas tu creatividad. Considera tus compras con más cuidado y mezcla prendas caras con las más económicas que aprendiste a comprar. Sea cual sea la razón, recuerda, el dinero no te hace estar mejor vestida, sino es tu ingenio que logrará esto.