Argumentos para la defensa

C

Nueva York – Un abogado criminalista explica los posibles escenarios en que podría basarse la defensa de José Pimentel.

“En un caso como este, donde la fuente de los cargos viene de un informante policial, la defensa común es que el acusado no estaba dispuesto a cometer el crimen pero fue alentado por el informante que le ayudó a crear las circunstancias para cometer el delito”, dijo el abogado Barry Deonarine.

Fue en el apartamento del informante, en el oeste de la calle 147 que Pimentel fue detenido y fue en él donde la policía instaló cámaras cuyas grabaciones son las pruebas principales de la fiscalía.

Para Deonarine lo interesante será cuando se averigüe si el informante, a la vez que estaba alentando a Pimentel a realizar el acto terrorista, estaba peleando su propio caso en la corte y llegó a un acuerdo para hacerlo “a cambio de conseguir un castigo reducido para sí o que se le desestimaran sus cargos”.

“Las autoridades tienen que lograr un peligroso y difícil equilibrio entre ese informante, que tiene sus propios intereses para construir un caso y que la persona acusada no sea víctima de una encerrona”, señaló Deonarine.

El otro aspecto del caso es que Pimentel será juzgado por la ley estatal no por la federal que es la que habitualmente se sigue contra los terroristas. Para Deonarine la razón puede ser que la ley federal no permite acusar de conspiración cuando los conspiradores son el informante y el acusado. “Tiene que haber al menos una tercera persona. Sin embargo en la ley estatal si el acusado está de acuerdo con el informante en ese acto terrorista se puede presentar el cargo de conspiración”.

Respecto a una posible defensa por locura, Deonarine indicó que aunque el acusado ha tenido historial de problemas emocionales no cree probable que se utilice.