Comerciantes ayudan a los más necesitados

Comerciantes ayudan   a los más necesitados
Christian Cruz, junto a otros 44 niños de escasos recursos, se fueron de compras navideñas de la mano de un uniformado de la policía.
Foto: Iza Montalvo. La Prensa

KISSIMMEE

Christian Cruz no tiene en su lista de Navidad las carísimas consolas de vídeo juegos electrónicos.

En cambio, sus deseos son menos ambiciosos: un abrigo para su hermanito mayor, lápices, ropa para su papá, cepillos de dientes, zapatos y jabón de lavar la loza.

Esta semana, Cruz, de 8 años de edad, junto a otros 44 niños de escasos recursos, se fueron de compras navideñas de la mano de un uniformado de la policía.

Y es que, el cuadro de pobreza y de indigencia que afecta a los estudiantes en el condado Osceola es preocupante y va en aumento.

Unos 1,250 estudiantes están desamparados actualmente, ya sea viviendo en carros o en moteles, de acuerdo con la organización benéfica Foundation-Education, en el condado Osceola.

Por tal motivo, algunas de las agencias policiales locales y de la ciudad, ya están poniendo en marcha distintas actividades para dar a los más necesitados, especialmente a los niños, durante ésta época.

Mark Morris, un oficial de seguridad escolar, acompañó a Cruz a buscar una camisa de su tamaño para la escuela, aunque no la consiguió.

“El dijo que compraría para sus papás primero y sus hermanos”, expresó Morris sobre la lista de regalos que Cruz le escribió a Papá Noel. “Este es el segundo año que participo. Es una alegría compartir con estos niños”, expresó.

El evento,”De compras con un policía”, es una actividad anual que realiza el Departamento de Policía de Kissimmee con la ayuda de algunos comerciantes del área.

Este año, todos los menores recibieron una tarjeta de regalo de $100 de las tiendas Walmart.

Muy agradecido y contento, Cruz buscó los artículos de primera necesidad para su familia antes que, como todo niño de su edad, se dirigiera hacia los jueguetes.

“Estoy muy, muy feliz”, repetía con una desbordante sonrisa mientras empujaba el carro de compras.

El pequeño escogía partida doble del mismo artículo:”Uno para mí y otro para mi hermano”.

Aunque el menor no pudo obtener todo lo que quería y necesitaba, como por ejemplo una camisa nueva para la escuela y unos zapatos para reemplazar los que llevaba puestos, él se sentía muy agradecido.

Además recibió para él y su familia un certificado de regalo de parte del director de operaciiones de los supermercados Bravo US Group, Michael Verde.

“Este es uno de los mejores programas en los que estamos involucrados”, dijo la jefa de la Policía de Kissimmee, Fran Iwanski. “Es reconfortante ver las sonrisas en las caritas de todos estos niños”.

Al finalizar la jornada de compras, los estudiantes se fueron a almorzar trocitos de pollo, hamburguesas y papitas fritas a McDonald’s.

El mismo evento se realizará este próximo 15 de diciembre en la tienda Walmart de la calle Vine, en Kissimmee.

Del mismo modo, la Policía de Orlando estará celebrando su fiesta navideña anual en Parramore para los niños menos privilegiados.

La celebración se llevará a cabo en el John H. Jackson Center en la calle Carter a las 6 p.m. Habrá comida y regalos para los niños de la mencionada comunidad.