Denuncian a Banco Popular por nuevo cargo de ATH

Denuncian a Banco Popular  por nuevo cargo de ATH
Los detallistas y otros instaron a los empresarios y a los consumidores a explorar sus alternativas bancarias.
Foto: Archivo

San Juan

El Centro Unido de Detallistas (CUD) y la Asociación de Detallistas de Gasolina (ADG) alertaron a los consumidores de un nuevo cargo de $2 adicionales que impondrá el Banco Popular de Puerto Rico (BPPR) a partir del 2 de enero del 2012, a todos los que retiren dinero en efectivo en cajeros automáticos que no pertenezcan a la Red ATH.

Esta nueva imposición podría alcanzar hasta los 4 millones en transacciones realizadas en Puerto Rico, lo que afectaría a más del 60% de la población, que son los que poseen alguna cuenta con el BPPR.

“Este anuncio del Banco Popular representa una medida injustificada, que tiene el efecto de limitar las alternativas de los clientes en el acceso de su efectivo, encarecer los costos operacionales de los empresarios y obligar al consumidor a utilizar sólo los cajeros automáticos de su red, lo que implica un intento de acaparar el mercado”, denunció Ignacio Veloz, presidente del CUD.

Por su parte, el presidente de ADG, Rafael Mercado, recordó que hace algunos años Evertec, empresa que se relaciona con el Banco Popular, impuso un aumento significativo a los comercios por las transacciones realizadas con tarjetas de débito y crédito, por lo que muchos detallistas de gasolina vieron incrementar sus costos de operación.

“A raíz de esto los detallistas optaron por la instalación de cajeros automáticos con el fin de minimizar el impacto y ofrecer opciones variadas a los consumidores, sin que se afectaran sus operaciones”, añadió Mercado.

Sostienen que esto es un intento adicional del BPPR por eliminar del mercado a los cajeros automáticos independientes del país, los cuales, en estos momentos, son su mayor competidor.

Mencionaron como ejemplo el cabildeo que realizan por el Proyecto de la Cámara 1302, que se encuentra ante la consideración de la Asamblea Legislativa, y que busca una serie de requerimientos que incluyen la imposición de un marbete de $500 por cajero automático.

Veloz y Mercado instaron a los empresarios y a los consumidores a explorar sus alternativas bancarias.

Destacaron que presuntamente la estrategia del Banco Popular es similar a una que trató de establecer el Bank of América en los estados y que fracasó ante el rechazo de la opinión pública y los consumidores.